Buscar en este blog

domingo, 18 de julio de 2010

Escudo de monseñor Santiago Olivera


A diferencia de lo que ocurre en otras diócesis, en el sitio web de la diócesis de Cruz del Eje se le da bastante relevancia al escudo episcopal. El blasón del obispo diocesano, monseñor Santiago Olivera, encabeza esta entrada, y puede verse nuevamente en una mejor resolución un poco más abajo.

Transcribimos textualmente a continuación la explicación que ofrece la página web de la diócesis acerca del significado de este escudo, que -como podrá apreciarse- es parlante del apellido del obispo.


El Obispo asume como blasón episcopal el escudo de su familia como un signo de acción de gracias por el don de la fe recibido de sus mayores y reconoce como providencial que el olivo caracterice a la vida de la tierra a la que es enviado.

La figura en jefe es un ramo de olivo verde. Simbolo de Cristo, Sacerdote y Principe de la Paz. El Obispo en nombre del Señor, llevará el olivo de la paz de Cristo a todos los hombres y santificará al pueblo de Dios que se le ha encomendado.

El fondo color plata, evoca a María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, “estrella de la evangelización renovada, primera discípula y gran misionera de nuestros pueblos”, en cuyas manos maternales el Obispo pone su vida y ministerio.

La Cruz, que timbra el escudo, evoca el anonadamiento de Cristo que por amor se hizo hombre, tomando la condición de siervo hasta llegar, con la ofrenda de su vida, al sacrificio que nos conduce a la salvación. El Obispo expresa que desea “tener los mismos sentimientos que Cristo” (Fil. 2,5) en su lema episcopal: “los amó hasta el extremo”.

Recorriendo la página web de la diócesis podemos encontrar que el escudo se encuentra reproducido en la cátedra episcopal, como puede apreciarse (aunque no de manera óptima) en esta foto:




Observemos de paso que en la reciente fiesta patronal de la diócesis, el 16 de julio (fiesta de Nuestra Señora del Carmen) el obispo celebró la misa en un altar erigido frente a la Catedral, adornado con un hermoso escudo en madera de la orden carmelitana:




Todo ello habla de una delicada preocupación por el universo simbólico, tan central para la vida humana y tan esencial en el ámbito religioso-sacramental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario