Buscar en este blog

jueves, 1 de julio de 2010

Escudo del cardenal Antonio Caggiano



El escudo sobre estas líneas (lamentablemente aun no he podido hallarlo en colores), corresponde al segundo purpurado argentino, el cardenal Antonio Caggiano.

Nacido en la provincia de Santa Fe en 1889, en 1934 fue designado Obispo de la nueva diócesis de Rosario. Fue ordenado Obispo y tomó posesión de la diócesis en 1935. En 1946 fue creado Cardenal Presbítero del Título de San Lorenzo in Panisperma.

El 26 de mayo de 1959, a causa de la designación del cardenal Copello al frente de la Cancillería Apostólica, la sede de Buenos Aires quedaba vacante, por lo que el Arzobispo Coadjutor y Administrador Apostólico "Sede Plena", monseñor Fermín Lafitte, fue promovido automáticamente a Arzobispo de Buenos Aires. Pero monseñor Lafitte murió repentinamente menos de tres meses después, el 8 de agosto.

Una semana más tarde, el Cardenal Caggiano fue trasladado a la sede porteña, de la que tomó posesión el 24 de octubre de 1959.

El blasonamiento de su escudo cardenalicio -tomando como base el publicado en una Guía Eclesiástica Argentina de 1960, aproximadamente, que se transcribe entrecomillado- sería como sigue:.

Cortado, 1°, "en fondo de plata, una paloma, símbolo de la paz espiritual, y el monograma constantiniano de Cristo, surmontado de una corona de oro, para representar con ambos emblemas la finalidad propuesta por el Sumo Pontífice a la Acción Católica, que es 'La paz de Cristo en el reino de Cristo'"; 2°, "sobre el fondo azul y blanco de la bandera argentina, desplegada por primera vez en la jurisdicción de Rosario de Santa Fe" -primera Sede confiada a su cuidado pastoral-, "encerrada en un círculo, la carabela ´Santa María de los Buenos Aires´, símbolo del nombre de la cristiana ciudad de Buenos Aires". "Timbrado con el capelo de quince borlas que corresponde a los Emmos. Cardenales".

Creo que el blasonamiento no es del todo preciso, pero proporciona al menos una pista respecto de los colores del escudo.

El lema del escudo está tomado de 2 Cor 12, 15: "Impendam et superimpendar ipse pro animabus vestris": "Entregaré lo que tengo y hasta me entregaré a mí mismo, para el bien de ustedes".

2 comentarios: