Buscar en este blog

jueves, 25 de mayo de 2017

"Seguidillas de mayo y de julio"

Rastreando  referencias heráldicas en la Literatura argentina, nos encontramos con estas sencillas rimas de Baldomero Fernández Moreno titulada "Seguidillas de mayo y de julio".



¡Cuántos lindos colores
sobre la piedra!,
las casas estén blandas
con las banderas. 
Todo forrado
llevo el corazón rojo
de azul y blanco.



Guirnaldas de bombillas
blancas y azules,
faroles con escudos
y multitudes.
Para mañana
mi trajecito pardo
pero de gala.




Yo me quedo en la cama,
tranquilamente,
porque hace sol o frío
o porque llueve.
Pero si suenan
clarines y tambores,
que me detengan.



Perdido entre el gentío
uno de tantos,
sin charoles, sin fajas,
sin entorchados...
En la Avenida,
yo soy siempre el que manda
toda la línea.


El que mires las tropas
con entusiasmo,
brillo de bayonetas,
lumbre de cascos,
que no te impida
echar una ojeada
a tu vecina.



Vienen los granaderos
de oro y de grana,
verticales y negras
llevan las lanzas.
Viento de gloria 
adormece o despierta
las banderolas.



Como rotundo vientre
avanza el bombo,
entre los instrumentos
es el más bobo.
Hondo y pausado,
no hay que verlo, señores,
hay que escucharlo.



Rivadavia y Moreno
raudos y torpes,
con la doble carlanca
de los cañones.
Mastines fieros
y la alegre jauría
de torpederos.


¿De qué nido salieron,
tres golondrinas,
quién disparó esa flecha
de la escuadrilla?
¿A dónde, madre,
mas allá de las nubes
irá a clavarse?




Hemos ilustrado esta entrada con diversas imágenes tomadas de la Red, que corresponden a festejos patrios de las fiestas mayas y julias;  varias de las imágenes fueron capturadas en las celebraciones de los bicentenarios de 2010 y 2016.  Hemos procurado que las fotos elegidas guarden relación con lo evocado por el poeta:  casas embanderadas, guirnaldas con los colores patrios, faroles con escudos y banderas, granaderos con lanzas y banderolas, tropas que desfilan, el tambor de la fanfarria, los tres aviones sutilmente aludidos en la última estrofa. Mención especial merece la foto de los acorazados Rivadavia y Moreno, tomada de Histarmar, a los que se refiere Fernández Moreno en la penúltima estrofa. Dichos acorazados llegaron a la Argentina en 1914 y 1915, respectivamente. 

Es la leve referencia heráldica de la estrofa que dice

Guirnaldas de bombillas
blancas y azules,
faroles con escudos
y multitudes


la que justifica esta entrada, que cerramos con un par de fotos antiguas que también guardan relación con el  verso "faroles con escudos".



Celebramos de esta manera un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Escudo de monseñor Uladislao Castellano

Monseñor Uladislao Castellano fue el tercer Arzobispo de Buenos Aires. Ejerció ese cargo entre 1895 y 1900. Nacido en 1834, este sacerdote cordobés había sido elevado al orden episcopal en 1892, como Titular de Anchialus y Auxiliar de Córdoba.





El mismo año de su asunción en Buenos Aires, monseñor Castellano peregrinó hasta el Santuario de Luján, como lo recuerda esta placa:



A monseñor Castellano le tocó volver a coronar en 1897 la imagen de la Virgen de Luján, después del robo y posterior recuperación de la corona que le había sido impuesta en 1887.

Carlos Ruiz Santana, en su nota sobre "Heráldica Eclesiástica Argentina" publicada en 1945 en  la revista (número 4/5) del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, describe así el escudo episcopal:
Su escudo: Cortado. 
Al primero de azur, la Virgen de Luján.
Al segundo de gules, el libro de los Evangelios abierto.                                                 En letras de sable:"Evangelizare paupéribus misit me" (San Lucas).
Lema: "Sub tuum praesidium".




Además de la cruz arzobispal, de la mitra y el báculo acolados, y del galero arzobispal, añadamos la curiosidad de las ramas de laurel atadas a la base de la cruz. 

Mas datos acerca de este escudo pueden verse en nuestra entrada del 23 de noviembre de 2010

Tomé las fotos de esta entrada durante una visita al Santuario Nacional de Luján, en diciembre de 2014. La publicamos en el día en que invocamos a María como "Auxilio de los Cristianos", porque el lema episcopal de monseñor Castellano, tomado de la más antigua oración a la Madre de Dios, parece invitar especialmente a ello:

Sub tuum praesidium confugimus,
Sancta Dei Genitrix.
Nostras deprecationes ne despicias
in necessitatibus nostris,
sed a periculis cunctis
libera nos semper,
Virgo gloriosa et benedicta.


Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no deseches las súplicas
que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien, líbranos siempre de todo peligro,
¡oh Virgen, gloriosa y bendita!

martes, 23 de mayo de 2017

"50 años de rock en Argentina"

Sólo queremos hacer notar hoy que la portada del libro "50 años de rock en Argentina" hace una clara referencia heráldica: concretamente, al Escudo Nacional. La imagen precedente procede de la Red, pero la que sigue es una foto tomada en una librería porteña, con cartel de precio y todo.


La forma oval es reemplazada por la de un plectro; los campos parecen invertidos (el blanco aparece en la parte superior); las manos estrechadas sostienen una guitarra eléctrica de la que se ve el clavijero y las clavijas. Los ornamentos exteriores son muy similares a los del emblema patrio, aunque sin la cinta argentina en la parte inferior.



lunes, 22 de mayo de 2017

Escudo de monseñor León Federico Aneiros

León Federico Aneiros nació en Buenos Aires en 1826. Monseñor Medrano lo ordenó presbítero en 1848. Tras ocupar diversos cargos pastorales y en la Curia porteña, cuando Buenos Aires fue elevada a sede metropolitana, Aneiros fue nombrado Provisor y Vicario General por decreto del 1º de marzo de 1865.  En 1869, al ausentarse el arzobispo Escalada para participar del Concilio Vaticano I,  Aneiros quedó a cargo del gobierno de la Arquidiócesis. 

Una vez en Roma,  Escalada logró del Papa el nombramiento de Aneiros como Obispo Titular de Aulón y Auxiliar de Buenos Aires, que Pío IX firmó y publicó el 21 de marzo de 1870. Pero antes de su consagración episcopal,  ocurrió la inesperada muerte de monseñor Escalada en la Ciudad Eterna.  Sin embargo, a los pocos días de conocida la noticia en Buenos Aires, el  Cabildo Eclesiástico nombró a Aneiros como Vicario Capitular,  y poco después, el 23 de octubre de 1870, se llevó a cabo la consagración episcopal en la capilla interna de la Casa de Ejercicios de Buenos Aires. El consagrante fue el Obispo de San Juan, Mons. José Wenceslao Achával.



Aneiros era, pues, Obispo Auxiliar de un arquidiócesis que no tenía Arzobispo...  Suponemos que las difíciles circunstancias que se vivían entonces en Roma demoraron el esperable nombramiento, que sólo se concretó tres años después. Monseñor Aneiros  tomó posesión de la sede porteña en octubre de 1873, y ejerció el cargo de Arzobispo de Buenos Aires hasta su muerte en 1894.


Nos hemos referido a su escudo episcopal en dos entradas cercanas entre sí, pero ya lejanas en el tiempo: el 23 de julio y el 23 de agosto de 2010. Mostramos allí el mismo cuadro que vemos hoy, sólo que las fotos de la actual entrada las tomé personalmente en el museo de la cripta de la Basílica de Luján.

El vínculo de monseñor Aneiros con Luján es destacado, pues le cupo al Arzobispo el insigne privilegio de presidir la coronación pontificia de la imagen de Nuestra Señora de Luján, el 8 de mayo de 1887, en medio del concurso de más de 40.000 fieles.

Vemos aquí con más detalle el escudo arzobispal:


En campo de azur, una cruz de oro. Lema: "In cruce salus et vita": "En la cruz está la salvación y la vida". Lleva la cruz de doble travesaño, y mitra y báculo acolados, como era costumbre.

En los bellos y abigarrados ornamentos que luce monseñor Aneiros vemos otros escudos: los de las tres Repúblicas del Plata, a las que se extiende el patronazgo de la Virgen de Luján. También por ello esta entrada es publicada durante la Semana de Mayo.

domingo, 21 de mayo de 2017

Escudos de la Nación y de la Ciudad en la Basílica de San José de Flores


Del sitio oficial de la Basílica de San José de Flores, y a efectos de preparar la celebración de la fiesta patria, tomamos las imágenes de los escudos de la Nación y de la ciudad de Buenos Aires para confeccionar este collage.  El Escudo Nacional no existía en 1810, pero representa a la Patria que nació entonces; el escudo de la Ciudad presidió las deliberaciones y actos realizados en el Cabildo, que era el organismo municipal. ¡Feliz Semana de Mayo para todos!

sábado, 20 de mayo de 2017

Variantes del Escudo Nacional

Las siguientes imágenes, halladas aquí y allá en la Red, muestran diversas versiones, seguramente antiguas, de nuestro Escudo Nacional.

En la primera se muestra el escudo acolado de seis banderas, con un sol algo pequeño, y una cinta roja uniendo las ramas vegetales (que claramente no son iguales entre sí) que rodean al campo. La bandera "presidencial", la bandera "de guerra" y  "los colores nacionales en forma de bandera" acompañan la ilustración.



La segunda imagen, de llamativo fondo rojo, se destaca por el curioso sol, las hermosas banderas, la destacadas ramas de laurel, muy frutadas,  y la larga cinta patria que las une.


Mientras que la tercera, que es obviamente una de las "figuritas" que acompañaban a paquetes de cigarrillos, muestra la bandera sin sol y una extrañísima versión de las armas patrias,  por la anómala forma, por los brazos vestidos y por los laureles introducidos en el campo del escudo



Un homenaje a la Patria, en la Semana de Mayo.

viernes, 19 de mayo de 2017

"Banderas mellizas"

En el blog titulado The Voice of Vexillology, Flags & Heraldry encontramos esta imagen, que compara, por su parecido, las "banderas antárticas" de la Argentina y de Chile. Una sección habitual en ese blog, justamente, se dedica a encontrar banderas "mellizas", es decir, muy semejantes entre sí.

"Actualmente dos naciones han creado banderas para sus territorios en la Antártida: Chile y la Argentina. Sorprendentemente, el color y los patrones son notablemente similares. Ambos emplean los colores azul, blanco y naranja en tonos ligeramente diferentes. Chile tiene la Cruz del Sur apuntando hacia abajo mientras que Argentina tiene la Cruz del Sur apuntando hacia arriba.

¿Por qué estas dos naciones diseñarían tan semejantes banderas azules, blancas, y anaranjadas para la  Antártida?

¿Tal vez hay algún tipo de extraña conexión inconsciente colectiva con las dos banderas más frecuentes ya diseñadas para la Antártida?

La primera bandera "vexilológica" para la Antártida fue diseñada por un norteamericano en 1978. Esa bandera utiliza el naranja como su color primario. Más de veinte años más tarde, fue lanzada otra bandera de la Antártida, que había sido diseñada por un ciudadano británico en  1996. 

La interesante coincidencia a notar es que las banderas de Chile y de la Antártida Argentina parecen ser la fusión de esas dos banderas diseñadas por destacados vexilólogos". 

[Traducción libre propia].

En el caso de nuestro país, es ocioso aclarar para el lector argentino que la bandera a que hace referencia esta nota es la de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.


jueves, 18 de mayo de 2017

Escudo de Venecia en Pinamar


Ayer vimos una señal en un árbol a la entrada de Pinamar, con el escudo de esa localidad. Pero también hay otro escudo en ese tronco:


Se trata del escudo de Venecia, con el León de San Marcos, tallado en madera. 
Está allí porque, suponemos, las tallas en madera que esa gran señal ostenta habrán sido donadas por Maderera Véneto, importante comercio de Pinamar.


Otra talla nos informa que ese magnífico árbol es un ejemplar de yvyrá-pytá, con más de 10 metros de circunferencia y casi 1000 años de antigüedad.


Tomé todas estas fotos en enero de 2015.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Escudo de Pinamar


En la entrada a Pinamar, no lejos de la Terminal de Ómnibus, se encuentra esta señal, que fotografié durante una visita a la localidad balnearia en enero de 2015. 


En el cartel puede verse el curioso escudo de Pinamar, difícil de blasonar. 


Consta de un campo único de plata con una gaviota de plata volando a la siniestra sobre tres líneas ondeadas de azul, de desigual grosor, sobre un terrasado de oro; la silueta de un pino de sinople; dos ramos de pino, uno a cada lado; como timbre un sol naciente con siete rayos flamígeros. Todo sobre una cartela elíptica de plata con borde de sable, con la expresión "Partido de Pinamar" en la parte inferior, dentro de la cartela, en letras capitales de sable.


El observador atento habrá  notado que hay otro escudo en esa especie de mangrullo que señala el ingreso a Pinamar; mañana volveremos sobre él.


martes, 16 de mayo de 2017

Fachadas: Tarija 3752


En Castro Barros y Tarija, un notable edificio cuyo destino de demolición, lamentablemente, no es difícil de profetizar, exhibe un par de interesantes motivos decorativos.





Sobre la ochava, en la parte más alta de la edificación, un conjunto alegórico en el que se ve una especie de escudo vacío, sostenido por ángeles y rodeado de ornamentación.



Más abajo, sobre la puerta que ocupa el lugar central de la ochava, un escudo propiamente dicho.




Se trata con certeza de un motivo meramente decorativo: cuartelado, con bandas, palos, y una infaltable flor de lis.


Fotos de noviembre de 2015.

lunes, 15 de mayo de 2017

Escudo de monseñor Juan Nepomuceno Terrero y Escalada

A monseñor Juan Nepomuceno Terrero y Escalada, siendo Obispo de La Plata, le tocó el privilegio de inaugurar oficialmente el colosal templo consagrado a la Virgen de Luján en la ciudad epónima,  aun no terminado, y trasladar a él la imagen milagrosa. 



Seguramente por eso, sus restos reposan en la grandiosa Basílica, cerca del altar del Sagrado Corazón.






En la lápida se ve su escudo episcopal,  al que nos hemos referido ya en las entradas del 12 de agosto y 13 de agosto de 2013, así como el año pasado, justamente el 8 de mayo.


Así lo describe Carlos Ruiz Santana en su nota "Heráldica Eclesiástica Argentina" de la revista del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas (n° 8, año 1948/49):




Cuartelado en cruz; el primero de gules, un frente de fortificación antigua, terminado en dos torreones, todo él de plata. El segundo de sinople, con torre de plata, puertas y ventanas  azules, en medio de ella, estrella de gules, arrimada al lado diestro, una escalera de oro, encima del homenaje un hombre armado, con espada y rodela, todo de plata; al mismo lado de la torre, a la diestra una menguante de plata y más alto una estrella de oro de ocho rayos; al siniestro lado, una flor de lis, de oro, y encima de ésta otra estrella de plata, la torre asentada sobre peñas de sable y sinople. El tercero, en campo de plata un castaño de sinople, con su fruto y erizo de oro mazonado de sable y dos bolas de sable a los lados, atadas al tronco, con trahíllas de gules. El cuarto, en campo de gules, un galgo de plata a toda carrera con collar azul. Sobre el todo un escudo en losange, que es propio de Monasterio de religiosas, y en campo azul los sagrados corazones de Jesús y María en carnación. El escudo entero con orla de plata y en ella ocho sotueres azules. La leyenda: "Omnia Ómnibus".  
La versión que vemos a continuación, que publicamos en las entradas anteriores ya mencionadas, no coincide exactamente con esta descripción.



Las fotos del escudo de monseñor Terrero en la Basílica de Luján las tomé durante unas visitas que hice al Santuario en mayo de 2015.