Buscar en este blog

viernes, 9 de diciembre de 2022

Escudo del Colegio de la Inmaculada Concepción, de Santa Fe (2 de 3)

Continuando el tema abordado ayer, presentamos ahora otro fragmento de la nota que, en el sitio web institucional, se refiere al escudo del Colegio de la Inmaculada Concepción de la ciudad de Santa Fe.  Este parágrafo lleva en la nota original el título «Características de nuestro escudo actual».

«Se divide en dos cuarteles, los escudos de las Casas de Oñaz y Loyola, casas y familias que, unidas mucho tiempo atrás por lazos matrimoniales, dan origen a Ignacio de Loyola, que nace por el año 1491, en el solar de que tenían en Guipúzcoa.

El primer cuartel es de los Oñaz, por ser el solar más antiguo. Los Oñaz recibieron este escudo  después de la batalla de Beotíbar en 1321, de manos del Rey Don Alfonso XI. Los siete hijos del Señor de Oñaz se distinguieron notablemente en dicha batalla y el Rey les concede este escudo: sobre campo de oro (hidalguía, heroísmo, fidelidad) siete barras de color sangre, la derramada en la batalla por los siete hijos del Señor de Oñaz.



El cuartel de la derecha pertenece a los Loyola. Tienen un escudo que expresa una virtud de dicha Casa y que era propia de todas las casas, castillos y caseríos de Vasconia, ya desde el siglo XIII: la hospitalidad. Este sentimiento está expresado por dos lobos pardos a ambos lados de una olla suspendida del llar en sable (negro) sobre campo de plata. Es decir, la hospitalidad de los Loyola se extiende aún a las fieras de la montaña, a todos reciben sin miramientos.

En la parte superior se le agregó el sol naciente con el cristograma IHS, símbolo de la Compañía de Jesús; por debajo de este se encuentran dos estrellas y una luna que representan a Nuestra Señora y en el cuartel de la izquierda las iniciales IC de Inmaculada Concepción».

En el Colegio de la Inmaculada estuvimos en julio de 2018, y tomamos allí las dos fotos del escudo que ahora compartimos: la que precede a estas líneas y la que cierra esta entrada.

jueves, 8 de diciembre de 2022

Escudo del Colegio de la Inmaculada Concepción, de Santa Fe (1 de 3)

En el día de la Inmaculada Concepción, compartimos esta información -tomada del sitio web institucional, con algunas correcciones gramaticales propias- sobre el escudo del célebre colegio que lleva ese nombre en la ciudad de Santa Fe. Mañana y pasado mañana ampliaremos la información acerca del escudo que usa esa escuela histórica.

«Hasta 1900 el Colegio no contaba con escudo propio, ya que el usado eran las iniciales I.H.S. y el de los dos lobos pardos, que corresponde a la familia Loyola.

Fue el Padre Solá sj quien arbitró en la confección de un escudo para el Colegio, y así, en marzo de 1899, se solicitó del Hermano Juan Coronas sj conocido y apreciado pintor aragonés, que bosquejara un escudo para el Colegio,  que fue utilizado hasta la década del 60.


Entre  1970 y 1980 se comenzó de a poco a unificar la identidad visual de las obras de la Compañía de Jesús en Santa Fe, incluyendo partes del escudo de armas de la casas de Oñaz y de Loyola,  junto a otros agregados».


Hasta aquí, lo publicado en el sitio del colegio. Sobre este primer escudo no hay más información en esa página oficial institucional. Pero el emblema es sumamente interesante, y merece que indaguemos un poco más acerca de él, o al menos arriesguemos algunas hipótesis.

El escudo es un partido y entado en punta, con un escusón circular en la parte superior.  El escudo y el escusón están fileteados en oro.

Los dos campos superiores forman los colores de la Inmaculada, que son los de nuestra bandera: el celeste del cielo y el blanco de la pureza. 

El primer campo, de azur-celeste, tiene cinco símbolos: una paloma de oro auroleada de plata, un sol de oro, un lirio de su color (tallo de sinople, flores de plata) y un orbe de plata (con dos líneas de sable en el ecuador) rodeado por una serpiente de su color. No es arriesgado suponer que ese conjunto de elementos aluden al misterio de la Inmaculada Concepción. 

El mundo rodeado por una serpiente parece evocar el texto bíblico llamado "Protoevangelio", que justamente se lee en la misa de hoy, y cuyo fragmento decisivo a nuestros fines es este:

El Señor Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho esto, maldita seas entre todos los animales domésticos y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre, y comerás polvo todos los días de tu vida.  Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo. Él te aplastará la cabeza y tú le acecharás el talón» (Gén 3, 14-15).

En efecto, la Virgen Inmaculada, sutilmente aludida en este texto ("la mujer" que aplastará la cabeza del demonio) suele ser representada pisando una serpiente.

Sobre el mundo se ve un sol figurado, y a su vez de la esfera terrestre brota un lirio, que queda brochante sobre el sol.  El lirio es un símbolo de pureza, y por ello representa en primer lugar a la Virgen María.  Algunos textos bíblicos parecen resonar en esa imagen:

En aquel día brotará un renuevo del tronco de Jesé, un vástago florecerá de su raíz. Sobre él se posará el espíritu del Señor (Is 11, 1).

¡Destilen, cielos, desde lo alto, y que las nubes derramen la justicia! Que se abra la tierra y produzca la salvación, y que también haga germinar la justicia! (Is 45, 8)

Para ustedes, los que temen mi Nombre, brillará el sol de justicia que trae la salud en sus rayos (Mal 3, 20)

El «vástago» que florece es el «linaje» de la mujer aludida en el Génesis; «el espíritu del Señor» que se posa sobre él está representado por la Paloma, símbolo del Espíritu Santo; el «sol de justicia» al que alude Malaquías es Cristo, anunciado por el Lucero de la Mañana que es María Santísima. 

Mientras los  símbolos del primer campo aluden a la Inmaculada Concepción, que da nombre al colegio, el segundo campo parece evocar el nombre de la ciudad. 

Lo que vemos en ese campo es una alegoría de la Fe, que evidentemente está  haciendo referencia al nombre de la ciudad de Santa Fe.

La Fe es representada habitualmente como una mujer con los ojos vendados («felices los que creen sin haber visto»; «la fe es...la plena certeza de las realidades que no se ven»), a veces tocada con una corona o, como en este caso, con una lengua de fuego sobre su cabeza (la luz de la fe).   Lleva una gran cruz latina en su diestra (símbolo de la Fe entre las tres virtudes teologales) y sostiene un libro (las Escrituras) y un cáliz y una hostia (la Eucaristía) en la mano izquierda.

El entado en punta, de sinople, reproduce los elementos del escudo provincial en oro. Es decir: la lanza y las dos flechas entrelazadas, atadas con  una cinta de gules, junto con una corona de 19 estrellas, que representan a los departamentos en que está dividida la provincia de Santa Fe. 



Finalmente, el escusón superior, de sinople, trae los símbolos principales del emblema de la Compañía de Jesús:  las iniciales IHS (de azur), la cruz,  de sable, y los tres clavos, de oro.


El escudo se ubica sobre un complejo pergamino lleno de volutas entre las que se lee el nombre de la institución; al pie del escudo, sostenida por una de las volutas, un ramo de laurel.


Un interesantísimo escudo lleno de simbolismos, muy apto para celebrar la fiesta de hoy, en que «se celebran conjuntamente la Inmaculada Concepción de María, la preparación radical (cf. Is 11, 1.10) a la venida del Salvador y el feliz exordio de la Iglesia sin mancha ni arruga» (Pablo VI, Exhortación Apostólica Marialis Cultus, número 3).

miércoles, 7 de diciembre de 2022

Fachadas: Helguera 2678

 



Un escudo usado como motivo decorativo en varios edificios de  Buenos Aires (lo hemos registrado en diversas ocasiones en nuetsro Blog) adorna también el frente de la casa ubicada en Helguera 2678.



Hace más de tres años (aquí) ya nos habíamos ocupado de esta fachada. 

martes, 6 de diciembre de 2022

Escudo de la Basílica de San Nicolás de Bari



En la fiesta de San Nicolás de Bari, compartimos el escudo de la basílica a él consagrada, que es la Catedral de La Rioja.

Cuando en 1898  Abel Bazán y Bustos asumió como Vicario Foráneo de La Rioja, se abocó  al proyecto de construcción de una nueva Iglesia Matriz, ya que el anterior templo había sido destruido por el terremoto de 1894.  Además, teniendo en cuenta la acendrada devoción riojana por San Nicolás, «pensó en la aprobación pública y solemne que la Iglesia acostumbra hacer del culto tributado a determinadas imágenes por medio de la ceremonia llamada de la coronación». Sin embargo, recibió la sugerencia de que lo procedente en este caso era la aureolización, y no una coronación, ya que aquel  honor sólo se concede a las imágenes venerables de Jesús y de su Madre. 

El papa Pío X concedió la gracia en 1913 y designó a monseñor Bazán y Bustos, a la sazón Obispo de Paraná, como su delegado para la ceremonia. Sin embargo, la muerte del pontífice unos meses después obligó a tener que solicitar un nuevo permiso al sucesor de Pío X.


La nueva autorización, en este caso de Benedicto XV, llegó en 1919. Al año siguiente se procedió a la solemne aureolización de la imagen de San Nicolás que se venera en la ciudad de La Rioja. El acto tuvo lugar el 29 de junio de 1920, con todo esplendor y con presencia de varios obispos y autoridades civiles. El delegado papal era monseñor Bazán y Bustos, quien impuso al santo la misma aureola que había sido bendecida años antes por San Pío X. 

La aureola de San Nicolás, como veremos, forma parte fundamental del escudo que hoy estamos compartiendo.


El templo matriz riojano fue elevado a la dignidad catedralicia cuando fue creada la diócesis de la Rioja, en 1934.  Y fue designado como Basílica Menor por el papa Pío XII, a través del Breve Ornatissimum Templum, del 14 de enero de 1955. 


El escudo basilical, de plata, está formado por tres elementos: el cerro Famatina, la inicial "n", de Nicolás, estilizada, y la aureola de la que hemos venido hablando.

El cerro General Belgrano o Nevado de Famatina es el único motivo del escudo provincial de La Rioja. En el escudo basilical, el cerro Famatina, de color gris oscuro, está superado por la aureola de la imagen riojana de San Nicolás, de oro. Brochante sobre el todo, una "n" de imprenta, estilizada, cuyo trazo vertical incluye un pequeño travesaño horizontal que le da forma de cruz.



A  los ornamentos exteriores propios de la dignidad basilical (pabellón al timbre y llaves cruzadas acoladas) se añade el lema: «Domus orationis vocabitur», «Será llamada "casa de oración"». La frase está presente en los tres evangelios sinópticos (Mt 21, 13; Mc 11, 17; Lc 19, 46) y corresponde a una expresión de Jesús al expulsar a los mercaderes del templo («¿Acaso no está escrito: "Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las naciones"?»).

lunes, 5 de diciembre de 2022

Panadería "La Nueva España"

Bulnes al 1600.  La panadería y confitería "La Nueva España" se identifica con un símbolo de indudable sabor heráldico.


Además de la forma del escudo -la clásica "piel de toro", son dignas de mención las dos espigas de trigo que acompañan por ambos flancos al emblema.

domingo, 4 de diciembre de 2022

Escudo del Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires

 


Siguiendo en líneas generales el diseño de los escudos de colegios de escribanos, el emblema del bonaerense tiene la balanza de la justicia apoyada sobre un libro cerrado, en sable, soportados por un águila estilizada de azur-celeste y plata, auroleada de oro, y que sostiene en sus garras sendas ramas vegetales (¿laurel y roble?) de oro.

El conjunto se encuentra sobre un campo oval de plata y filete de sable, añadiendo en arco el nombre de la institución.

sábado, 3 de diciembre de 2022

Escudo de María de las Mercedes Cafiero

Del sitio del Instituto Heráldico de Buenos Aires (en el apartado "Ejecutorias")  tomamos la imagen y la información que sigue. 


Se trata del escudo de María de las Mercedes Cafiero. Ignoramos si se trata de una familiar de los Cafiero que ejercieron y ejercen diversos cargos públicos en la Argentina.

«Español tradicional tajado». 1° de azur, un grifo de oro linguado de lo  mismo, «representando la fuerza, el valor y la vigilancia imperecederas»; 2° de oro, una llave de sable en palo, dentada arriba a siniestra, «representando el reposo, la tranquilidad y la seguridad afianzadas en la prudencia y la honestidad»

En la misma imagen se leen otros datos relacionados con este escudo y con su certificación.