Buscar en este blog

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Fachadas: Pasco 980

Un motivo decorativo con reminiscencias heráldicas, en Pasco 980. 
Una curiosidad, más que un escudo.


martes, 18 de septiembre de 2018

"Zum Edelweiss"


En la vidriera de Zum Edelweiss, un tradicional casa de comida alemana en el centro porteño, se exhibe este bello recipiente que tiene un soberbio escudo. Heráldica a cada paso en nuestra misteriosa Buenos Aires.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Escudo de Joaquín de la Pezuela

Los argentinos -al menos los que hicimos la Primaria en los años 60 ó 70- conocemos a Joaquín de la Pezuela sobre todo por dos hechos vinculados con nuestra historia patria: fue el jefe de las fuerzas realistas que derrotaron a las patriotas en Vilcapugio, Ayohúma y -sobre todo- Sipe-Sipe, y era Virrey del Perú cuando San Martín llegó hasta allí para coronar su campaña libertadora.


Joaquín González de la Pezuela Griñán y Sánchez de Aragón Muñoz de Velasco había nacido en Huesca en 1761. Desempeñó diversos cargos en la Península y en América del Sur hasta que en 1813, tras las derrotas realistas en Tucumán y Salta, fue nombrado para reemplazar a Goyeneche al frente de las fuerzas del Alto Perú. Tras las dos victorias obtenidas contra Belgrano, llegó la tercera y definitiva en lo que respecta al Alto Perú: la Batalla de Sipe-Sipe, el 29 de noviembre de 1815. En la Batalla de Sipe-Sipe (también llamada Batalla de Viluma) las fuerzas españolas infligieron a las fuerzas patriotas la mayor derrota de la Guerra la Independencia después del Desastre de Huaqui.

Meses después de la victoria de Sipe-Sipe, Joaquín de la Pezuela fue designado Virrey del Perú. Se encontraba ocupando ese cargo cuando San Martín llegó al Perú con su ejército. Pezuela, a raíz de desacuerdos internos con sus oficiales (incluyendo al general José de la Serna, que había sido jefe de las tropas del Alto Perú) terminó siendo destituido por ellos, y poco después, tras conferenciar con el Libertador, se embarcó rumbo a España, donde continuó su carrera. José de la Serna pasó a ser Virrey del Perú: fue el último en ocupar ese cargo.



El 31 de marzo de 1830, el Rey Fernando VII  nombró Marqués de Viluma a Pezuela, en recompensa "de los distinguidos servicios contraídos en vuestra dilatada carrera militar, y particularmente los hechos como General en Jefe del Egército del Alto Perú en las gloriosas acciones de Vilcapujio, el día primero de octubre de mil ochocientos trece, y de Ayouma el catorce de noviembre siguiente, y en la batalla de Viluma el veintinueve de noviembre de mil ochocientos quince, destruyendo dos egércitos organizados y muy superiores en fuerzas de los ynsurgentes de Buenos Ayres, reconquistando y conservando las Provincias del Alto Perú y asegurando el basto Reino del mismo nombre: acciones por las cuales tuve a bien mandar por mi Real Orden de treinta y uno de mayo de mil ochocientos diez y seis, se cantase un solemne Te Deum en todas las yglesias de mis Reynos". 

Añade Alfonso de Ceballos-Escalera y Gila, Vizconde Ayala y Marqués de la Floresta,  en una nota publicada en la revista del Instituto Sanmartiniano del Perú, que "esta merced regia era entonces la suprema recompensa a que podía aspirarse en España, y convirtió al anciano Pezuela -que ya contaba 69 años, una edad avanzada para aquella época- en cabeza de una Casa nobiliaria. Era ya hora, pues todos sus iguales contemporáneos la habían logrado antes: Abascal fue creado Marqués de la Concordia en 1812; Goyeneche, Conde de Guaqui en 1817; y hasta el golpista Laserna era Conde de los Andes desde 1824". De estos personajes también ligados a la Argentina, y de sus armas, también nos ocuparemos en su momento.

El escudo del Marquesado de Viluma es este:

Estas armas fueron publicadas en la misma revista mencionada arriba (año 80, número 29, de octubre de 2015) por "cortesía de su descendiente directo don Alfonso de Ceballos-Escalera y Gila, Duque de Ostuni, Vizconde de Ayala y Marqués de la Floresta".

En el blog "Hidalgos en la historia" encontramos también estas "armas plenas (Pezuela y alianzas)":



Y las armas de la familia -menos visibles- en la casa de los Pezuela en Entrambasaguas:



Dejamos a lectores más capaces la interpretación de estas armas; nosotros nos limitaremos a llamar la atención acerca del lema que acompaña al escudo: 'Prius mori, quam foedari', es decir, "Antes morir que traicionar" o "Antes morir que mancharse".

domingo, 16 de septiembre de 2018

Fachadas: Roca 1868 (Florida)


Viajamos hoy a la localidad de Florida, en la zona norte del Gran Buenos Aires. Allí, en la calle Gral. Julio A. Roca 1868,  registré en enero de este año las fotos que publico hoy.


Se trata de un hermoso escudo cuartelado. El primer campo ostenta dos torres. Lo que hay en el segundo campo es difícil de precisar (parecen dos animales apoyados sobre un aljibe). El tercero tiene cinco hojas en sotuer. El cuarto, un creciente ranversado.

No se trata de un escudo común; no creemos que sea un motivo decorativo estándar como los que hemos visto varias veces. ¿Será un escudo "auténtico", es decir, corresponderá realmente a una familia que lo hizo poner en el frente de su casa? Hasta el mismo yelmo terciado y la cruz acolada le dan un aire infrecuente de majestad...


Si alguien conoce a qué linaje corresponde este escudo, le agradeceremos comentarlo bajo estas líneas.

sábado, 15 de septiembre de 2018

Escudo de monseñor Gabriel Mestre


Gabriel Antonio Mestre, actual Obispo de Mar del Plata, cumple hoy 50 años. Nació en esa ciudad atlántica, en la que también fue ordenado presbítero (en 1997) y obispo (en 2017). Recibió la consagración episcopal y tomó posesión de la sede marplatense el 26 de agosto del año pasado, reemplazando a monseñor  Antonio Marino, quien había cumplido la edad canónica.


Su escudo episcopal lo encontramos descripto y explicado en una suerte de "estampa" publicada en el sitio de una parroquia de Villa Gessell, cuyo texto transcribimos a continuación:

«El texto de la Palabra de Dios aparece en la base del escudo, marcando su connotación de fuente, centralidad e inspiración de toda la vida de la Iglesia.
Heb 4, 12: “La Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de doble filo: ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.

Sobre la Palabra emerge la Roca, símbolo de Dios mismo, de Jesucristo como el “amén” de Dios; pero también símbolo del hombre de Dios que edifica su casa sobre roca.
Mt 7,24: “Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca”.

Sobre la roca crece un pequeño retoño de Olivo, símbolo de la paz, acompaña el lema episcopal elegido por Mons. Gabriel. Aparece como retoño porque la paz es un don de Dios que el hombre debe cuidar y custodiar.
Gn 8,11: Esta [la paloma] regresó al atardecer, trayendo en su pico una rama verde de olivo”.

De fondo aparecen el Cielo y la Tierra; reconciliados y pacificados por Cristo.
En la tierra, el Mar evoca una parte importante de la geografía de la Diócesis de Mar del Plata, pero en la reminiscencia evangélica representa el lugar del llamado de los primeros discípulos
Mc 1,16: “Mientras [Jesús] iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”. Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron”.

El Cielo lleva la particularidad del amanecer, como símbolo de la virtud de la esperanza.
Rom 13, 11b-12a: Porque la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche esta’ muy avanzada y se acerca el día”.

Sobre el cielo brilla una Estrella de cinco puntas, símbolo de María, estrella de la evangelización que acompaña a la Iglesia peregrina mientras el día se acerca.
Jn 19, 26: “Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: "Mujer, aquí tienes a tu hijo"”.

El Báculo aparece por detrás del escudo, símbolo del pastoreo bueno que el nuevo obispo quiere encarnar a imagen de Jesús el Buen Pastor.

Debajo del escudo, la cita de Ef 2, 14: "JESUCRISTO ES NUESTRA PAZ", lema episcopal elegido por Mons. Mestre».

Pero la Red nos ofrece la sorpresa de que este escudo episcopal aparece también explicado mediante un vídeo publicado en YouTube.



El escudo de monseñor Mestre, lamentablemente, no responde adecuadamente a las pautas de nuestra disciplina:   ni los esmaltes, ni los muebles, ni los ornamentos exteriores...

viernes, 14 de septiembre de 2018

Escudo de monseñor Jorge Novak

En agosto de 2010, este Blog tuvo el orgullo de publicar, por primera vez en la historia de la Red, el escudo episcopal de monseñor Jorge Novak, primer Obispo de Quilmes. 

Lo hicimos tomando el escudo de una fuente "de primera mano": la invitación a la ordenación episcopal de Novak, dirigida a mi familia en el año 1976 y firmada de puño y letra por el obispo recién preconizado.

Estuve presente, cuando apenas tenía 15 años, en la solemne celebración de la ordenación episcopal de Jorge Novak, que tuvo lugar en la Catedral de Quilmes.

En la tarjeta de invitación se encontraba el escudo, en una versión muy sencilla en sus esmaltes (sólo estaba coloreado el campo mismo y no los ornamentos exteriores), junto con la correspondiente explicación. Mostramos esta tarjeta en la entrada del 6 de agosto de 2010. Más tarde nos referimos al blasón del obispo al constatar, con orgullo, que la Fundación Novak había "levantado" aquella entrada (que representaba, insistimos, la primera aparición tanto del escudo de Novak como de su explicación en Internet) y la publicaba en su propia página. La misma Congregación del Verbo Divino hizo lo propio en su momento.

Hoy nos alegramos de poder mostrar esta versión, más bonita y colorida, de las armas de monseñor Novak. Aparece en Wikipedia y es obra del autor que se hace llamar Quijótiz.

Transcribimos la explicación que traía la invitación que mencionamos arriba:


ELEMENTOS SIMBÓLICOS DEL ESCUDO SON: LA PALOMA, LA CRUZ, LA ROSA, LAS AGUAS
La paloma simboliza al Espíritu Santo, presente en la creación del cosmos (tierra y agua) y en la salvación (cruz).
La cruz salvífica alude en su despojo al misterio de la encarnación, en el que el Verbo Divino hecho hombre demostró, con su estilo de vida pobre y obediente, el poder invencible del Amor que por la muerte siembra la Vida. 
La rosa representa a santa María, primer fruto, en el misterio de su Inmaculada Concepción, de la plenitud de vida que nos llega por el misterio pascual del Hombre nuevo, Cristo.
La rosa sugiere igualmente el misterio de la Iglesia, nacida por obra del Espíritu Santo como manifestación de la Pascua del Resucitado.
La acción salvífica que el Espíritu de Dios prosigue obrando por la iglesia se desarrolla en el marco del mundo con su historia concreta, simbolizada aquí por nuestra llanura y las aguas del río que la bañan.
Esta plano geográfico entraña asimismo un paisaie de concordia y de fecundidad, ya que nuestra patria se sintió en todo momento distinguida con una vocación de paz y portadora del mensaje de reconciliación. Fue ella crisol de razas y lugar de encuentro en fraternidad cristiana. Con el trabajo tesonero de sus ciudadanos vio colmados sus graneros para alimento de una humanidad necesitada.
En el escudo se apunta igualmente a la nueva comunidad diocesana, como Iglesia local asentada en tres partidos laboriosos,  junto al Río. "Exaltación de la Santa Cruz de los Quilmes" fue el primer nombre cristiano de la comunidad. María, en el misterio de su Inmaculada Concepción, es Patrona de la diócesis recientemente erigida. Cristo y María, dos nombres que nos hablan de un amor libre de egoísmo, del amor crucificado para reconciliar a los hermanos.
En la leyenda se invoca la intervención del Espíritu de Dios. Misión del Obispo es guiar como pastor, alimentando la fe con el pan de la Palabra, precediendo gozoso la peregrinación de la esperanza escatológica y presidiendo la asamblea fraterna de la comunidad que por la alabanza y la Eucaristía se dispone continuamente a dar en el amor servicial respuesta a la expectativa de su prójimo. Para una tarea de tanta responsabilidad no bastan los recursos humanos. Más que nunca hace falta la iniciativa del Espíritu que. en incesante intercesión, nos obtienen del Padre Cristo y María: VEN ESPÍRITU SANTO
Jorge Novak nació en 1928 y fue ordenado sacerdote para la Sociedad del Verbo Divino en 1954. En esa congregación llegó a ser Superior Provincial, cargo que ejercía cuando le llegó, en agosto de 1976, el nombramiento como obispo de la nueva Diócesis de Quilmes. La diócesis había sido creada pocas semanas antes, por medio de la Bula Ut spirituali Christifidelium utilitati.  Novak recibió la consagración episcopal el 19 de septiembre de ese mismo año. Ejerció el cargo hasta su muerte, acaecida en 2001.

Publicamos esta entrada en el día en que se celebra la Exaltación de la Santa Cruz, que evoca "el primer nombre cristiano" de la comunidad quilmeña, y es la fiesta patronal de la diócesis.

jueves, 13 de septiembre de 2018

Escudo del Submarino "Santa Fe"


El 20 de noviembre del año pasado nos ocupamos del escudo del Submarino "San Juan", con ocasión de su misteriosa desaparición, aun no aclarada.

El escudo del Submarino "Santa Fe" sigue las mismas pautas de diseño, en general, del escudo del "San Juan".  Por ello copiaremos, en donde corresponda, la explicación que compartimos en aquella ocasión.



«El escudo es de forma española, cortado y medio partido».

En sus campos superiores «se representa el origen de su nombre» y una figura naval, y en el campo inferior, «terciado en banda, se indica la actividad que cumple el buque». 

1° de plata, «insignia de la fuerza, integridad y obediencia»,  el escudo de la provincia de Santa Fe; En el campo inferior, de azur, «lleva la figura fundamental de la Fuerza de Submarinos» de la Armada: «una banda de plata cargada con un pez espada en sable encendido de gules».

«El azur representa la profundidad en la que se desarrolla la actividad del submarino; el pez de espada en sable de silencio, acometividad y decisión».

El escudo está timbrado por una corona naval, atributo de la Armada; completa el escudo una leyenda con el nombre de la unidad.



El "Santa Fe" prestó servicios en la Armada Argentina entre 1971 y 1982. Participó de la Guerra del Atlántico Sur.