Buscar en este blog

martes, 21 de agosto de 2018

Escudo de la Federación de Pelota de la Provincia de Buenos Aires

Enlazada con la entrada anterior,  la de hoy muestra un escudo que pudimos descubrir durante la visita del año pasado al Club de Pelota de Chascomús, que relatamos ayer.

En varios diplomas expuestos en las paredes del club puede verse el escudo de la Federación de Pelota de la Provincia de Buenos Aires.

Como puede apreciarse, el escudo es harto sencillo y no hace referencia directa al deporte que simboliza. A continuación mostramos el emblema en el encabezamiento de la página web de la federación:


Terciado en faja con los colores nacionales, y sobre el todo una ¿rama de laurel? de oro.

lunes, 20 de agosto de 2018

Escudos en el Club de Pelota de Chascomús

En Chascomús, en un edificio levantado en 1925, de un estilo con reminiscencias de la arquitectura vasca, «un grupo de vecinos amantes del juego de la pelota paleta» fundó el Club de Pelota,  hoy un lugar histórico y un punto de referencia cultural en la ciudad.

«Cuenta con un salón de armas y amplias instalaciones en las que se realizaban carnavales y las más divertidas tertulias de la época. Fue sede de importantes encuentros con pelotaris de fama internacional», nos informa un sitio oficial de Chascomús.


En noviembre de 2017 visitamos la sede del club, y hoy compartiremos varias fotos que tomamos entonces, que muestran escudos. La primera, que acabamos de ver, muestra escudos defensivos acompañados de armas blancas.

Las que siguen son fotos de escudos que se aprecian en los vitrales del salón principal, que da al exterior. Algunas fotografías fueron tomadas desde la calle.






Como siempre, belleza heráldica e historias entrelazadas a cada paso. 

domingo, 19 de agosto de 2018

Escudo de monseñor Enrique Martínez Ossola

Enrique Alberto Martínez Ossola nació en 1952 y fue ordenado presbítero en La Rioja en 1978.  El año pasado el papa Francisco I lo nombró Obispo Titular de Aquipendium y Auxiliar de Santiago del Estero; recibió la ordenación episcopal el 18 de agosto de 2017, hace ayer un año.


Su escudo sigue la desafortunada tendencia, poco heráldica y más bien... pictórica, de otros emblemas episcopales recientes


Una referencia a su lema episcopal hizo el Obispo consagrante ─monseñor Colombo, Obispo de La Rioja─ en su homilía: «En tu lema episcopal, se conjugan ese legado sagrado de nuestra Iglesia diocesana, el lema de Mons. Angelelli, Justicia y Paz, con la propuesta del Papa Francisco en torno a la Misericordia a partir de una Iglesia en salida, samaritana, hospital de campaña, casa de todos. Tu lema encierra todo un programa de vida, un estilo de pastor en el que queremos acompañarte, sobre todo en estos tiempos apasionantes y exigentes. Que tu ministerio tenga "la fragancia de la presencia cercana de Jesús y su mirada personal (…) el ritmo sanador de la projimidad, con una mirada respetuosa y llena de compasión pero que al mismo tiempo sane, libere y aliente" (Evangelii Gaudium, 169). Comprometemos nuestra oración para que puedas vivir y actuar en torno a estas tres palabras tan significativas de la existencia cristiana: Misericordia, justicia y paz, que describen la sostenida acción de Dios en la historia humana, a la que Él quiere asociarnos para hacernos sus testigos».


Como vemos, el escudo se exhibió en gran tamaño durante la celebración de la consagración episcopal en la Catedral de La Rioja. No hemos hallado descripción oficial del escudo, que tiene símbolos cristianos tradicionales y un cardo florecido.

sábado, 18 de agosto de 2018

Escudo de Santa Elena (Entre Ríos)

Santa Elena es un municipio ubicado en el departamento La Paz de la provincia de Entre Ríos, sobre  la  margen izquierda del río Paraná.  Comprende la localidad del mismo nombre y un área rural. 

Leemos en un sitio dedicado al turismo en Entre Ríos: "La existencia de Santa Elena figura ya en documentos de 1858, los cuales mencionan una compra de tierra sobre el arroyo Quebracho. No obstante, su fecha de fundación: 2 de octubre de 1871, responde a la firma del contrato comercial a partir del cual los hermanos De La Riestra y Don Federico González dan comienzo a la explotación de un saladero de su propiedad. Años más tarde, el Dr. Eduardo Kemerich (...) propone a su cuñado Walther Giebert la compra de algún saladero en funcionamiento para instalar una nueva empresa de este tipo. Así nacería en 1881 el Matadero de Yeguarizos, llamado “Santa Elena” en evocación de la Sra. Elena Giebert, por parte de su esposo y su hermano. Alrededor de dicho matadero, y alimentado en gran medida por la llegada de inmigrantes, se iría formando el pueblo de Santa Elena, cuya primer imagen visible fueron los barrios obreros de los alrededores". Santa Elena creció "en torno a aquel frigorífico", que tras diversos avatares cerró en 1993 para volver a entrar en funcionamiento en 2007. Es además una ciudad que se destaca por la actividad pesquera en el río.



Es un escudo en forma de elipse.
Cortinado.
1° de plata con una cruz latina de su color, levemente inclinada a diestra, acompañada al pie de una corona de oro.
2° cortado. 1° de oro y una barranca de su color, y, sobre un terrasado de sinople,  una fábrica de cuatro cuerpos de plata con techos de gules y ventanas de sable, y  a la siniestra una chimenea de gules en tres bandas alternadas con dos de plata; 2° de azur con un pez saltante de oro.
El cortinado de púrpura con un sol de oro en el centro con quince rayos -ocho flamígeros alternados con siete rectos- a la vista y en la punta dos antebrazos desnudos de carnación movientes de los cantones diestro y siniestro, que estrechan sus diestras en la línea media.
El todo sobre una especie de cartela de pergamino de azur; hacia la parte superior y hacia la parte inferior se forman sendos rollos con los colores nacionales, que dicen "Municipalidad de Santa Elena" y "Provincia de  Entre Ríos", respectivamente. Lleva dos ramos de laureles foliados de sinople y frutados de gules a los lados del escudo, entre los rollos superior e inferior.



El primer campo, con la cruz y la corona, simboliza a Santa Elena, Patrona de la ciudad. Elena, madre del emperador Constantino el Grande,  visitó Jerusalén hacia el año 325, y dirigió las excavaciones en busca de la verdadera Cruz de Cristo, que finalmente halló; en el lugar fundó la iglesia del Santo Sepulcro. Su festividad se celebra hoy, 18 de agosto, que es día de fiesta en la ciudad entrerriana.
El antiguo frigorífico al que hicimos referencia arriba, y la actividad de la pesca, simbolizada por el dorado, son los elementos del segundo campo.
El sol naciente y los brazos con sus diestras estrechadas recuerdan al Escudo Nacional; las manos unidas son además un símbolo de la cooperación entre inmigrantes y los nativos.

Conocemos el escudo de Santa Elena sólo gracias a la labor de Walter van Meegroot en su sitio. Sin embargo, se hizo "famoso" por aparecer en una tarjeta o sobre que contiene un grosero error, que se transformó en viral:


viernes, 17 de agosto de 2018

"Breve historia del escudo del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas"

Transcribimos a continuación, añadiéndole algunas imágenes, un artículo publicado en el número 177 (correspondiente a agosto/septiembre de 1992) del Boletín del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas.


BREVE HISTORIA DEL ESCUDO 
DEL INSTITUTO ARGENTINO DE CIENCIAS GENEALÓGICAS 
por D. Félix F. Martín y Herrera

Alta jerarquía revisten los heráldicos símbolos que forman el escudo del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, fundado como es sabido por un selecto grupo de personajes notorios, en el año 1940, animados por su pasión hacia las disciplinas histórico-heráldico-genealógicas que son su objeto. De la noble y proficua labor ejercida hasta hoy, son cabal testimonio sus publicaciones, sus conferencias, sus memoriales, sus colaboraciones, consultas evacuadas, amén de múltiples constancias de actas y piezas archivadas.  

Adelantando nuestra conclusión a los basamentos luego expuestos de los orígenes del hermoso emblema, nosotros los vemos en análogos blasones de la familia paterna del General don José de San Martín, idea por cierto loable, unidos en la ornamentación exterior a otros muebles heráldicos, inspirados en asuntos de raíces históricas. Integra la composición el lema "Honrar honra", definitorio del fin supremo de nuestro Instituto.  




Con el mismo criterio del último párrafo, demos primeramente la descripción de este escudo: "En campo de oro, tres fajas jaqueladas de azul y plata, de tres hileras cada una". Como ornamentos exteriores, todo el blasón va sobre un águila volante de sable, membrada de oro, armada y linguada de gules, nimbada por un sol de oro mostrando catorce rayos ondeados, conformando el timbre. Y superando el conjunto, una cinta de plata cargada del citado lema en letras de azur: "Honrar honra".  



Tal puede verse la airosa insignia, en lámina policromada, inserta en el número ocho de la Revista del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas (1948/1949). En el mismo ejemplar aparecen presentaciones del señor Miembro Correspondiente en el Brasil, don Roberto Thut, del 29 de febrero de 1948 y del Miembro de Número don Eliseo Soaje Echagüe —sin fechar— cuyas autorizadas opiniones hemos tenido en cuenta para este trabajo. Combinando sus meditados conceptos, armonizando las divergencias de ellos y las propias, incluso, se llega a los planteos vertidos en estas líneas.  

Aunque muchos y prestigiosos autores han tratado el tema, varios, entre ellos don Carlos de la Riestra, atribuyeron a las fajas ajedrezadas el ser símbolos del "idealismo  argentino", nosotros nos permitimos insistir en que verdadera y concluyente causa de figurar en la composición estudiada, es que tanto ellas como el campo del escudo son heráldicamente idénticos a los blasones ostentados por los San Martín del solar palentino de la Villa de Cervatos de la Cueza, es decir el linaje a que perteneció nuestro máximo prócer. Razones de justicia histórica explican pues que el Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas [tenga] como pieza principal de sus armerías la insignia descripta renglones atrás.  




Siguiendo al erudito Rafael Luis Gómez-Carrasco, cuando trata de «El General José de San Martín» - Biogenealogía Hispana del Caudillo Argentino -, en sus notables relaciones sobre todos los principales arraigos prístinos de los ascendientes por varonía de tal personaje, no cabe duda alguna de lo acertado de las conclusiones. Resulta pues que la estirpe troncal del Libertador tuvo orígenes en la antiquísima Merindad de Trasmiera, de la cual derivaron varias ramas, establecidas en la vizcaína villa de Valmaseda, en el Valle de Tobalina en la Montañas de Burgos y también en éstas, aquella florecida en la pequeña villa de Valdenoceda, enclavada en el Valle de Valdivieso. Precisamente fue emanada del último lugar mencionado, la línea de hidalgos de la inmediata ascendencia del Santo de la Espada, así llamado por Rojas, radicada en la villa de Cervatos de la Cueza, donde alzaba sus pétreos muros la Iglesia de San Miguel, desde el siglo XV, destruida lamentablemente por un terrible incendio en el año 1934. En tan venerable templo habían sido bautizados el  abuelo paterno y el mismo padre del General José de San Martín. Asimismo frente a su altar se casaron sus paternos abuelos.  

Del examen concienzudo verificado por Gómez-Carrasco de antecedentes genealógicos y heráldicos, la casi unánime descripción de los blasones sanmartinianos en iguales términos por los expertos y constancias de los armoriales antiguos y modernos, nace la convicción de la genuinidad del escudo que describiéramos. Reforcemos esta posición con el aporte de la información de origen y de limpieza de sangre, aprobada en la villa del Oso y el Madroño, en 17 de febrero de 1794, producida como requisito del ingreso de don Justo Rufino de San Martín —hermano de José— en la Compañía de Nobles Americanos Guardias de Corps, conforme a los estatutos de ella. En tales autos otórgasele a los San Martín de la Villa de Cervatos de la Cueza, el repetido blasón, con las tres fajas jaqueladas de azur y de plata en campo de oro. Con estas aseveraciones cerramos lo relativo a los muebles heráldicos internos de la insignia del Instituto Argentino de Ciencia Genealógicas. Sólo agreguemos escueto comentario acerca del jaquelado de las tres fajas. Es sabido que al ajedrez heráldico, formado por división del campo en pequeños rectángulos, siempre de dos colores alternados (un esmalte y un metal heráldico) se le tiene por representación del arte de la guerra, lo que en la especie, por feliz coincidencia encuadra en la misma personalidad del Libertador. Esta composición heráldica adviértese en las armerías de varios de los Virreyes y Gobernadores del Río de la Plata, como de otros dominios de la Hispanidad, cuya relación excedería ampliamente los límites de este trabajo. Pareja circunstancia se da en numerosas familias de las mismas comarcas y por cierto de toda Europa.  



Continuaremos ahora con el análisis de los ornamentos, advirtiendo que forzosamente se debe acudir a la lámina adherida al principio de la Revista del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, Tomo N° 8 (1948/ 1949), ya que no hemos hallado ni en las Actas, ni en otras publicaciones, ni tampoco en la documentación archivada, otra representación plástica o de descripción minuciosa. Respecto del águila, se encuentra en la postura normal de la noble ave, con sus alas desplegadas y su cabeza girada a diestra, siendo de sable, esto es negra. Si bien el pico aparece blanco, solo debe verse en esta circunstancia una razón de mera estética diferenciadora. Otra cosa es su lengua, bien pintada de rojo (gules), al igual que sus garras, pero vemos que en cambio lleva sus patas esmaltadas de oro. Evidentemente este águila evoca la figura central del antiguo escudo de la Ciudad de Buenos Aires, en tiempo de la fundación de Garay, con la salvedad de ser la última, negra por completo sin fraccionamientos policromos, la cual como es sabido, posee corona dorada sencilla, estando acompañada a diestra por una Cruz de Calatrava de gules, asida, y a sus pies por cuatro aguiluchos a los que parece alimentar. El sol timbrando el escudo, nimba la cabeza del águila, es de oro y exhibe catorce rayos, todos ondeantes, incorporando a nuestro emblema al astro naciente del de la Nación Argentina, reduciendo sus rayos en gesto respetuoso. Por fin la reiterada divisa "Honrar Honra", nos recuerda la misión primordial de rescatar del cruel olvido a muchas generaciones de hombres y mujeres que consumaron sus gestas en esforzado vivir, cumpliendo designios divinos.

Llegamos ya a los limites imperiosos fijados por el tiempo y las circunstancias, para dar finiquito a estas palabras dedicadas a explicar el magnífico blasón del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, que hace ya medio siglo campea en ámbitos académicos, publicaciones y documentos de elevado rango. 

Vemos así cumplidos con mesura insignia los principios de la Heráldica como Ciencia y Arte, participando en su creación, en una u otra forma, lo simbólico, lo alegórico, lo enigmático y lo jeroglífico, en perfecta amalgama. Merecedor el tema de mayor extensión y profundización, aportamos hoy sólo magra cosecha a modo de piedra sillar.


Buenos Aires, 12 de octubre de 1990

Por sus referencias sanmartinianas, publicamos esta entrada en el día en que se cumple un nuevo aniversario de la muerte del Libertador.

jueves, 16 de agosto de 2018

Escudo Nacional en el Palacio San Martín

En la entrada al Palacio San Martín que da sobre la calle Esmeralda, en un pequeño jardín embellecido por una fuente, hay un resplandeciente Escudo Nacional en metal dorado. 

Lo de "resplandeciente" no es metáfora: iluminado directamente por el sol, el escudo refleja la luz de un modo enceguecedor. 


Tomé las fotos en febrero y las publico hoy, en vísperas de un nuevo aniversario de la muerte del prócer que da nombre al palacio, actual sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación.


miércoles, 15 de agosto de 2018

Escudo de la Cofradía Divisa, Solar y Casa Real de la Piscina

Visitando la iglesia Mater Admirabilis nos encontramos con un hermoso escudo heráldico junto a una imagen de la Virgen.



La Virgen es Nuestra Señora de la Probática Piscina de Jerusalén y el escudo corresponde a la Cofradía Divisa, Solar y Casa Real de la Piscina.



Veamos con más detalle el hermoso escudo:



La investigación acerca de este escudo nos lleva por caminos apasionantes e insospechados. Los orígenes de la historia de este emblema nos remontan al siglo XI, cuando don Ramiro, casado con una hija del Cid, acompañó a Godofredo de Bouillon en la Primera Cruzada y tomó parte del asalto a las murallas de Jerusalén, precisamente en el lugar donde se encontraba la Piscina Probática.

«Junto a la Puerta de las Ovejas, en Jerusalén, hay una piscina llamada en hebreo Betsata, que tiene cinco pórticos.
Bajo estos pórticos yacía una multitud de enfermos, ciegos, paralíticos y lisiados, que esperaban la agitación del agua.
[Porque el Angel del Señor descendía cada tanto a la piscina y movía el agua. El primero que entraba en la piscina, después que el agua se agitaba, quedaba curado, cualquiera fuera su mal]»  (Juan 5, 2)
"Probática" significa "perteneciente a la oveja" y es en verdad el nombre que en la Biblia se da a la puerta junto a la que estaba la psicina.

Pues bien: Don Ramiro, en su testamento, concede ciertas tierras a su segundo hijo, mandando como condición que haga construir un templo bajo la advocación de Nuestra Señora de la Piscina, iglesia que aun se conserva. Ese hijo,  Sancho, se hizo llamar Ramírez de la Piscina, y lo mismo sus descendientes. La historia que comienza aquí, larga e interesante, excede los propósitos de este Blog, pero puede consultarse aquí.  Para nuestro propósito, saltamos a 1974. En ese año se procedió a la restauración de la Basílica-Casa Solar y se logró del Obispo de Calahorra la erección canónica de la Divisa Solar y Real Casa de la Piscina como Muy Ilustre y Antiquísima Cofradía de Nuestra Señora de la Probática Piscina de Jerusalén. Los estatutos fueron aprobados por el  Obispo en febrero de 1975.




Nos interesa de manera particular el escudo, que viene así descripto en el artículo 19 de los Estatutos:



En otra versión las cadenas se describen como de oro: «Como tenantes del escudo figuran las cadenas de Navarra, de oro,  e intercluidos en los espacios de las cadenas, en jefe y en punta, una venera, dos cruces de San Juan y otra venera de plata», etcétera.



Respecto del Capítulo Filial Argentino, se nos relata en Geneasud lo siguiente:

«En 1977 el Dr. Jorge Zenarruza, jujeño, en un viaje que hiciera a España, entabló relación con los Señores Diviseros, y sabiendo éstos que en nuestro País existían presuntos Diviseros, descendientes dél ilustre Gobernador del Tucumán, General Don Juan Ramírez de Velasco, a su vez descendiente legítimo del Infante fundador, le encomendaron que tratara de organizar el Capitulo Filial Argentino de la cofradía - divisa. El mismo quedó constituido el 15 de agosto de 1978, siendo el primer Capítulo Filial instaurado por la Cofradía - Divisa de Nuestra Señora de la Probática Piscina de Jerusalén Divisa, Solar y Casa Real de la Piscina en sus 851 años de existencia».

El Capitulo Filial Argentino tuvo como Alcaldesa Mayor hasta el 5 de abril del 2000, fecha en que falleció, a doña Isabel Padilla y de Borbón de Berretta Moreno, hija de Rafael Padilla, escritor y empresario de una tradicional familia de San Miguel de Tucumán, y de la Princesa María Pía de Borbón.

Los diviseros, después de tantos siglos, se siguen reuniendo en su basílica - casa solar el día 15 de agosto de cada año, «y los del Capítulo filial Argentino lo hacen en la iglesia MATER ADMIRABILIS, donde se encuentra la imagen de Santa María de la Piscina».

Nosotros, por nuestra parte, nos honramos de publicar esta entrada justamente en el cuadragésimo aniversario de la creación del Capítulo Filial Argentino de la Cofradía - Divisa Solar y Casa Real de la Piscina y de honrar a la Virgen, Nuestra Señora de la Probática Piscina de Jerusalén, en esta fiesta.