Buscar en este blog

viernes, 14 de mayo de 2021

Escudo de monseñor Luis Urbanč

El diario La Prensa publicó hace unos días un reportaje a monseñor Luis Urbanč, Obispo de Catamarca, en el que el prelado reflexiona sobre la actual pandemia. En una de sus respuestas, el obispo hace una explícita referencia heráldica, que consideramos interesante consignar aquí (el destacado es nuestro):

―¿Cómo debemos fortalecer la Fe y la Esperanza en estos momentos tan difíciles que vive el mundo?­

―La mirada la tenemos que llevar siempre hacia Dios nuestro Señor, Él es nuestra fortaleza, Él es el origen y el fin de nuestras vidas. Él es el único que tiene el poder sobre todo. Creo que si algo tenemos que cultivar es esto de la Fe, la Esperanza y la Caridad. Precisamente puse esto en mi escudo episcopal, simulando las montañas de Catamarca con tres puntos y en cada punta de ellas una estrella. Dos en la punta más baja que son la Fe y la Esperanza y en la punta más alta la Caridad. Porque Fe y Esperanza la tenemos mientras vivimos en este mundo, lo único que permanece para siempre es el amor. Si nosotros con Fe y Esperanza cultivamos el amor a Dios, y por amor a Dios el amor al prójimo, algún día alcanzaremos esa puerta que está abierta para todo aquel que quiera entrar en el corazón de Dios por siempre. Creo que esta pandemia les ha ayudado a muchos a mirar hacia Dios, a mirar hacia lo alto y a mirar hacia las cosas esenciales. (...) 


Nos referimos al escudo de monseñor Urbanč en la entrada del 13 de abril de 2013Pero la versión que publicamos hoy (de SajoR, publicada en Wikipedia) es mucho mejor. Publicamos en aquella ocasión esta explicación, tomada de un medio de prensa tucumano:  

El escudo de monseñor Luis Urbanč  «presenta un perfil de montañas blancas sobre el que hay un fondo azul y tres estrellas.

(...)  El perfil montañoso representa el anagrama de la Virgen, las montañas de esa provincia y las de Eslovenia, país donde nacieron sus padres. 

El azul remite al manto de la Virgen del Valle y al cielo, la meta a la que aspiran los cristianos para llegar a la comunión con Dios (...). Sobre ese fondo azul hay tres estrellas. La mayor, que está en el centro representa a la Caridad, las otras dos la Esperanza y la Fe, que son las tres virtudes teologales.

Detrás de este cuadro aparece un báculo, que es el símbolo que indica que el obispo es un pastor que cuida de un rebaño de fieles. Debajo está la leyenda "Fiat Voluntas Tua", que en latín significa "Hágase tu voluntad"».

jueves, 13 de mayo de 2021

Escudo de Tornquist (Buenos Aires)

No nos cansamos de criticar los "escudos" que consisten sólo en una yuxtaposición de elementos, sin orden ni concierto, sin gracia ni proporción. Lamentablemente, el emblema de Tornquist es un consumado ejemplo de esa aberración heráldica.

Decía sobre el escudo el sitio de Oscar Van Meegrrot: «En un conjunto de imágenes se han pintado desde sus principales accidentes geográficos: las sierras, la ventana, las lagunas encadenadas» hasta «su riqueza agropecuaria, su fauna autóctona y en el centro el mapa del partido». «La cinta inferior con los colores argentinos [indica] su pertenencia a la nación».


La ciudad de Tornquist fue fundada el 17 de abril de 1883 por Ernesto Tornquist; en su origen fue una exitosa colonia agrícola compuesta por inmigrantes de origen alemán, entre ellos numerosos alemanes del Volga

miércoles, 12 de mayo de 2021

«Los escudos de la región pampeana argentina...»: Escudo de Tornquist (Buenos Aires)

El último escudo considerado en el trabajo de la licenciada Enrique (ver la entrada del 3 de mayo) es el de Tornquist. Transcribimos a continuación la parte pertinente.



«Por último, consideramos el caso del partido de Tornquist (Figura 8), teniendo en cuenta que, como mencionamos, las localidades que lo integran no poseen escudos propios. Dicho partido fue fundado en 1910 mediante la Ley provincial 3.288 al renombrar al partido de “Las Sierras”, creado en 1905 (Ley provincial 2.926) tomando terrenos de los distritos de Bahía Blanca, Púan, Villarino y Saavedra. El nuevo nombre rinde homenaje a Ernesto Tornquist (1842-1908), quien fuera un reconocido empresario que tras la campaña militar de Roca a la Patagonia (...) 

Como mencionamos, la zona era conocida como sierras de la Ventana ya en el siglo XVIII en relación con el cerro Ventana, que posee una abertura en su cima de aproximadamente nueve metros de alto y cinco de ancho, visible desde la base. Al pie del cerro Ventana, declarado monumento natural provincial (Decreto 2.238/59, Ley 11.750/95), se encuentra el Parque Provincial “Ernesto Tornquist”, creado en 1958 con el objeto de conservar el pastizal serrano pampeano y la fauna nativa. Durante el siglo XIX y en función del avance de las fronteras se instalaron también la posta El Sauce en la campaña de Rosas de 1833 –luego Fortín Pavón (1862)– y la Comandancia del Fuerte Argentino (1876). Hoy la ciudad de Tornquist es la cabecera del partido y sede de la Comarca Turística Sierras de la Ventana que integra la gestión turística de las localidades de la región. 

La forma del escudo es la más original ya que al formato tradicionalmente español redondeado en la punta de la mayoría de los demás añade un borde superior convexo, coronado por un sol que asoma. La cinta con los colores celeste y blanco que cierra el escudo por debajo indica su pertenencia a la nación argentina. El contorno en rojo intenso como filiera de esmalte gules sugeriría coraje y fortaleza según la heráldica clásica. 

Fue creado por Orlando Capella, ganador del concurso público organizado por el municipio en noviembre de 1964 (Ordenanza 16/64). El 26 de diciembre del mismo año el escudo fue adoptado mediante la ordenanza municipal número 29. Se destaca la representación del hueco en la roca del cerro Ventana que da origen al nombre de la localidad dentro de un corte en forma de “V” conocido como “mantelado en jefe” –la parte superior–. Debajo observamos las figuras de una oveja, un ciervo, un caballo y una vaca en posible referencia a las especies nativas y las introducidas que sustentan la ganadería. Se distingue el ciervo con respecto a los demás animales debido a que es el único que está en una postura pasante en oposición al ganado que se encuentra en una posición detenida. Estas figuras se hallan semblanteadas por dos espigas de trigo en los flancos que representan la pujanza agropecuaria ya que no es una zona que se caracterice por ser productora de este cereal. Esta sería la única alusión, particularmente indirecta, a la incidencia humana en relación con el ámbito productivo. 

En el centro se observa el contorno topográfico del partido, relleno con imágenes que también aluden a elementos naturales. En este sentido, todos los componentes del escudo remiten a aspectos de la naturaleza aunque algunos de ellos se encuentren vinculados con la explotación humana. Únicamente el perímetro del partido de Tornquist alude a la organización política; sin embargo, también ha sido colmado de vistas del escenario natural. Cabe destacar que ni siquiera el sol que en ocasiones es representado con un rostro tiene rasgos humanos».

martes, 11 de mayo de 2021

Escudo de Macachín (La Pampa)

Macachín es una localidad en el centro-este de la provincia de La Pampa, cabecera del departamento Atreucó. Fue fundada el 20 de noviembre de 1902 por Jorge Moore, Luis Brunel y José Fratini. 

Se destaca por haber recibido una numerosa inmigración vasca a finales del siglo XIX y principios del XX, lo que aun hoy se refleja en una activa colectividad de ese origen. Se encuentra en la zona de las llamadas Salinas Grandes, por lo que, junto con la producción agrícolo-ganadera, la industria  de la sal es una de sus principales actividades económicas.

Debe su nombre a una planta típica que da  flores de color blanco, rosado o amarillo, llamadas en mapuche «macachín», que se caracterizan por tener sabor dulce y suavemente acidulado, y que son utilizadas especialmente para uso comestible.



Respecto de su escudo, dice Wikipedia: 

«El escudo de Macachín es de forma oval, dividido en cuatro campos. En el campo superior que se ubica a la izquierda encontramos un sol que representa la vida, y el toro ubicado en el campo opuesto simboliza la ganadería, importante en la zona. En la segunda mitad a la izquierda, se pueden observar surcos de la tierra que significan el potencial agrícola, y a la derecha, las parvas de sal -otro de los recursos del lugar-. La antorcha que sostiene la figura de mujer en su mano derecha simboliza el camino, y el libro en su mano izquierda, la sabiduría. Al pie de la mujer, sobre un fondo azul, se pueden apreciar las flores de Macachín que fueron las que le dieron origen al nombre de la localidad. La espiga que se encuentra en el contorno izquierdo del óvalo simboliza la agricultura, y los laureles, en el contorno derecho, la gloria. En la cinta celeste y blanca figura el año de la fundación del pueblo y las palabras “progreso y paz”. El escudo fue desarrollado por el "Grupo Gratitud" y se puso en vigencia el 30 de octubre de 1977. Se puede ver representado en la estatua de la Libertad ubicada en el centro de la plaza Independencia».

«La estatua de la Libertad, emplazada en la plaza central, es símbolo que nos identifica pero  también testigo inclaudicable del progreso alcanzado. Somos hijos de la sal, de la vida mapuche, de los vascos que llegaron en busca de sueños y del trabajo productivo cotidiano que realizamos»,  dice el sitio oficial del municipio.

Allí mismo consultamos (en febrero de 2021) acerca del escudo, pero, sin otros datos, encontramos esto:

Una especie de hipersíntesis de los elementos del escudo, arcano y de difícil desciframiento para quien no conozca el blasón original. A su vez, la antorcha se transformó en un símbolo autónomo, en dos versiones: la que acabamos de ver, y esta otra, que casi asume las características de escudo:


En fin, evidentemente reina una cierta anarquía en la Heráldica de esta ciudad.

lunes, 10 de mayo de 2021

«Los escudos de la región pampeana argentina...»: Escudo de Macachín (La Pampa)

Continuamos publicando fragmentos del estudio de Laura Aylén Enrique sobre algunos escudos de la zona pampeana.

«Pasemos ahora a los casos de los nodos que se hallaban controlados por grupos indígenas: las  Salinas Grandes y las sierras de la Ventana. Como mencionamos, las salinas se encuentran bajo la jurisdicción del municipio de Macachín. La localidad celebra su fundación el 20 de noviembre de 1902, día en que se concretó la subdivisión de los lotes de tierra donde se formó la ciudad, a pesar de que las Salinas Grandes estaban habitadas desde varios siglos antes e incluso los hispanocriollos reconocían su importancia desde mediados del siglo XVII (Taruselli, 2006). Durante el siglo XIX fueron reconocidas como base de operaciones donde se instaló la Confederación de los caciques salineros, entre los que se destacó Calfucurá, quien mantuvo negociaciones con las distintas autoridades de Buenos Aires y la Confederación Argentina. En estos “últimos grupos de indios ranqueles y vorogas que habitaban la Provincia de La Pampa” se basa la declaración de las Salinas Grandes como lugar histórico (Ley provincial 876/1985)». 

 


(...)

«El escudo de Macachín (Figura 7) entró en vigencia el 30 de octubre de 1977 mediante la Resolución Municipal 109. A diferencia de los ejemplos anteriores, este emblema tiene forma ovalada, clásicamente atribuida a la heráldica eclesiástica, que también fue de inspiración para el escudo nacional argentino. En el extremo superior, como timbre, exhibe el nombre de la localidad en mayúsculas. Su diseño cuartelado en cruz lo divide en cuatro particiones que se unen tras la imagen central y preponderante de la “estatua de la libertad”, cuyo monumento se encuentra en el centro de la plaza Independencia de la localidad, principal paseo público. En la primera partición, de izquierda a derecha y de arriba abajo, se presenta un sol con dieciséis rayos rectos y flamígeros alternados, como en el escudo nacional argentino, en el cual se puede observar dibujado un rostro. El sol sobre el fondo celeste representaría, según la heráldica tradicional, la esperanza del pueblo basada en su unidad, verdad y benevolencia. 

Las tres reparticiones restantes aluden a aspectos productivos de la zona. Así, en el flanco derecho superior se muestra la cabeza de un toro, en alusión al vigor ganadero. En el tercer cuadrante observamos un campo arado en alusión a la agricultura, aunque advertimos que más allá del color verde de la tierra no existe rastro de ningún vegetal cultivado. Por último, el cuarto se ha destinado a tres parvas de sal, que nos remiten a la explotación del mineral, otra de las actividades económicas importantes para la región. En los tres casos los actores sociales han sido omitidos de los trabajos productivos necesarios para el desarrollo y funcionamiento de los sistemas agrícola-ganaderos y mineralógicos. 

A la división cuartelada en cruz que da por resultado esas cuatro particiones se le suma una quinta “entada en punta”, en el sector inferior, que cubre los pies y el soporte de la estatua. En ella encontramos las flores amarillas del macachín, la planta que le da nombre a la localidad, nombre que, como mencionamos, se encuentra inscripto en el extremo superior del escudo. Una espiga en representación de la pujanza agrícola y la prosperidad y una rama de laurel que para la heráldica clásica simboliza la bravura y la gloria dan marco al ovalo y se unen debajo. Ambos ornamentos se encuentran ligados mediante una cinta con los colores patrios y en el centro de la misma se evoca 1902 como el año de la fundación de la localidad y se acompaña por las palabras “progreso” y “paz” como deseos asociados». 

domingo, 9 de mayo de 2021

Escudo de Viedma (Río Negro)

Nos referimos en más de una ocasión al escudo de Viedma en sus diversas versiones. Al respecto, remitimos a nuestros lectores a las entradas de los días 16 de julio de 2011 y  21 de febrero de 2013

Recordemos que el escudo actualmente vigente tiene su origen en una recomendación de la Convención Constituyente Municipal de 2010:
...los Convencionales Constituyentes de Viedma en el año 2010 recomendamos al Concejo Deliberante que convoque a un Concurso para la creación de un nuevo Escudo para Viedma, contando con el asesoramiento especializado de expertos en la Heráldica.
El concurso tuvo lugar en 2012. 

En el video que sigue, que hemos hallado en YouTube,  pueden verse algunos de los escudos que participaron del concurso. Presumimos que quien habla es el autor del diseño ganador.




En diciembre de 2012 se dio a conocer el diseño ganador.

El diseño que vemos en la imagen fue ulteriormente corregido en algunos detalles.

Ahora bien: en la nota de Laura Ayelén Enrique que estamos comentando en estos días, se hace referencia a que el nuevo escudo «ha encontrado variadas resistencias para su implementación en relación con la falta de sentido de pertenencia que suscita y hoy no tiene un uso extendido». 

En efecto, no sólo el sitio de la Municipalidad de Viedma (consultado en febrero de 2021) no usa el escudo, sino que ni siquiera es posible encontrarlo mediante el buscador interno. Tampoco es usado el escudo en redes sociales del municipio.

Y es lógico que así sea, porque el escudo -tanto en su versión "original" como en su versión "corregida" es simplemente horrible.


Es decir: durante más de 30 años Viedma tuvo un escudo digno, cuyo único "defecto" (!) era tener un símbolo cristiano. Para borrar esa "ignominia" se organizó un concurso que no sólo dio por resultado un escudo penoso, sino que además ¡ni siquiera es usado por la ciudad!

Por nuestra parte, reiteramos nuestro apoyo al soberbio diseño propuesto en su hora por Xavier García, autor de Dibujo Heráldico:  De oro, un palo ondado de sable acompañado de cuatro calderas de sable puestas en palo a cada lado. Al timbre, corona mural de ciudad.


Aquí, un atinado comentario de Xavier García sobre el concurso de 2012 y sobre su resultado. 

sábado, 8 de mayo de 2021

«Los escudos de la región pampeana argentina...»: Escudo de Viedma (Río Negro)

Al escudo de Patagones, en el estudio de Laura Enrique, sigue el de Viedma. Las imágenes de esta entrada son originales de su trabajo

«En el caso de Viedma el escudo presentado al cumplirse el bicentenario de la fundación del Fuerte del Carmen también aludía al origen de una ciudad de antaño (Figura 4a). Su forma respondía al diseño clásico español al igual que el escudo de Carmen de Patagones. Poseía una bordadura en gules que sugería su fortaleza y nobleza, sobre la que se había inscripto en el borde superior el nombre de la ciudad en letras mayúsculas plateadas/ blancas. El campo se dividía en tres reparticiones con el formato medio partido y cortado. Así, en las dos secciones superiores, de fondo dorado, se observaban ocho calderas, cuatro de cada lado, en representación de la historia de la ciudad dado que eran las armas del linaje de Viedma, de procedencia jaenesa (Figura 4b). Esto se encontraba separado de la partición inferior mediante una faja ondulada negra que representaba el Río Negro. 

En el fondo plateado, que simbolizaba la pureza y la integridad, aparecían una cruz, un sable militar y una lanza indígena cruzados basados en el escudo de la provincia de Río Negro, referidos respectivamente a “la conquista espiritual y cultural llevada a cabo por el cristianismo”, “al valor del soldado argentino”, “a los caídos en las Campañas del Desierto” y “la voluntad de defensa y soberanía puesta al servicio de la Nación” (Legislatura de la Provincia de Río Negro 1982). Tanto la cruz y las armas como las calderas y la faja fueron elaboradas en esmalte sable –negro– que representaba el rigor y la honestidad. 


Como timbre, el sol con diecinueve rayos también aludía al escudo tradicional de la provincia de Río Negro (Figura 5a) y con él demostraba la pertenencia jurisdiccional. Ese escudo provincial había sido impuesto por el gobierno de facto en 1967 al derogar la Ley 471 del año anterior (Legislatura de la Provincia de Río Negro 1966), pero recién fue legitimado mediante la Ley 1.594 de 1982. No obstante, el 15 de setiembre de 2009, la Legislatura de la Provincia de Río Negro sancionó la Ley 4.444 restableciendo la vigencia del primer escudo aprobado por la Ley 471/66 (Figura 5b). 


El escudo de Viedma también recibió críticas relacionadas con el sentido belicista de sus componentes, la reivindicación de los hechos de genocidio cometidos hacia los indígenas y el auspicio del gobierno militar de la dictadura en 1979, razón por la cual el Concejo Deliberante decidió modificarlo. En 2010 el Concejo Deliberante convocó a una Convención Constituyente Municipal para revisar la totalidad de la Carta Orgánica vigente y se recomendó la reforma del escudo local entendiéndolo como “un símbolo que represente clara e inequívocamente el sentir esencial de la comunidad a la que representa” (Convención Constituyente de Viedma 2010, p. 50). Así, al tiempo que resaltaba la importancia de su continuidad temporal, enfatizaba en la función de estas insignias como instrumento de cohesión social afirmando que “los símbolos hacen a la identidad de los Pueblos. Esa identidad es producto de su devenir histórico. Es una construcción colectiva social y es la que permite reconocer las diferentes formas de pertenencia” (Convención Constituyente de Viedma 2010, p. 50). Por lo tanto, la Convención Constituyente argumentó que el Consejo Deliberante debía propiciar la modificación del escudo mediante un concurso abierto a la comunidad porque “ha perdido la representatividad de los valores que como viedmenses compartimos”. 

El nuevo escudo fue presentado en diciembre de 2012 (Figura 6). Para su confección se respetó el formato español original y se reconfiguraron la inscripción del nombre de la ciudad y el timbre de sol. De esta manera, “Viedma” aparece en letras doradas sobre un austero fondo negro con el que contrasta y se aumentó el tamaño de la representación del sol, otorgando mayor flexibilidad a sus rayos. 

Asimismo, se conserva la faja en alusión al río Negro aunque se han modificado su color, pasando de negro a azul, y su forma, reduciendo la cantidad de ondas de tres a una central y dos medias ondas a cada lado. La permanencia de esta faja conlleva que el diseño del escudo siga siendo cortado al medio. La figura central es un faro, cuyos haces de luz en blanco y celeste aluden a la bandera argentina y junto con el sol de la parte superior, al escudo nacional. El faro remite al mar y, al mismo tiempo, a la costa, y representa la guía necesaria para orientarse. El faro original se encuentra en el balneario El Cóndor a 30 km de la ciudad y fue declarado monumento histórico provincial por la Ley 4.210 (Legislatura de la Provincia de Río Negro 2007). 

La repartición inferior es verde –esmalte sinople– en referencia a los valles y la producción agrícola fomentada por el Instituto de Desarrollo del Valle Inferior del Río Negro Comandante Luis Piedra Buena (Idevi). Sobre este fondo se observa el puente ferro-carretero, la infraestructura vial más antigua –inaugurada en 1931– que une Viedma y Carmen de Patagones y, en sentido amplio, Viedma con la provincia de Buenos Aires y la Patagonia con el norte del país. De esta manera, el campo del escudo en su conjunto remite a la triada mar-río-valle como característica distintiva de la ciudad. Además, se incorporaron sobre una bordura dorada a ambos lados dos estandartes como lambrequines que corresponden los símbolos de Castilla y León, en alusión al origen hispano del fundador Francisco de Viedma. De este modo se reemplazó la referencia previa a las calderas con un elemento presente también en el escudo de Carmen de Patagones, lo cual permite emparentarlos, aunque no dejan de ser símbolos anacrónicos. 


En la punta se han colocado un loro y un lobo marino, ambas especies características de la zona que posee la colonia de loros “barranqueros” más grande del mundo y una colonia de lobos marinos de un pelo, protegida en la Reserva Provincial Punta Bermeja, creada en 1971 a poco más de 30 kilómetros de El Cóndor. Cabe destacar que los animales se presentan dándose la espalda mutuamente. Desde atrás del loro y el lobo marino surgen hojas de laurel que dan marco y sostén a la sección inferior del escudo e implican victoria y excelencia. No obstante, este escudo ha encontrado variadas resistencias para su implementación en relación con la falta de sentido de pertenencia que suscita y hoy no tiene un uso extendido».