Buscar en este blog

lunes, 19 de octubre de 2020

Escudo Nacional y escudo de Italia en "Caras y Caretas"


Los escudos de Italia y de la Argentina en la tapa del número de Caras y Caretas del 9 de agosto de 1924, dedicado a la nación europea con motivo de la visita del príncipe Humberto de Saboya.

La revista se adhería al acontecimiento con estas palabras:

LOS CORAZONES ARGENTINOS 
LATEN AL IMPULSO DE UN SENTIMIENTO UNÁNIME: 
EL AMOR A ITALIA, 
REPRESENTADA POR EL PRÍNCIPE HUMBERTO, 
HEREDERO DEL TRONO DE LA GLORIOSA CASA DE SABOYA. 
LOS PUEBLOS SUELEN NO SER CONSTANTES EN SUS SENTIMIENTOS;
EL AMOR DE LOS ARGENTINOS POR ITALIA HA SIDO, EMPERO, 
TAN CONSTANTE COMO SINCERO. 
AUN ANTES DE QUE LOS HEROICOS ESFUERZOS 
DE LOS ABUELOS  DE NUESTRO REAL HUÉSPED 
LOGRASEN EL PERDURABLE TRIUNFO DE LA UNIDAD ITALIANA, 
LOS ARGENTINOS HABÍAN APRENDIDO A AMAR 
A LA TIERRA DE DANTE Y LEONARDO, DE GALILEO Y GARIBALDI, 
PORQUE AMABAN LA POESÍA, EL ARTE, LA CIENCIA, LA LIBERTAD. 
UN PRÍNCIPE JOVEN, HEREDERO DE UN PASADO
QUE DEBERÁ UN DÍA PROLONGAR EN UN PORVENIR FELIZ, 
NOS TRAE EL ALMA DE ITALIA: 
EL ALMA ARGENTINA
LA ACOGE FRATERNALMENTE, AMOROSAMENTE, 
REFORZANDO PARA EL FUTURO LOS VÍNCULOS DEL PASADO 
Y DEL PRESENTE . 


El príncipe Humberto no tenía todavía 20 años cuando visitó la Argentina.  En Buenos Aires «tuvo recepciones apoteósicas por parte de las colonias de inmigrantes italianos», según afirma Wikipedia.

Humberto de Saboya con el presidente Marcelo T. de Alvear
Accedió al trono en 1946 -tras la abdicación de su padre Víctor Manuel III- y fue Rey de Italia sólo durante 33 días, ya que debió dejar su cargo después del plebiscito  celebrado el 2 de junio, tras el cual se proclamó la república.

domingo, 18 de octubre de 2020

Escudo municipal en faroles


Foto tomada en 2011

En esta breve entrada, varias fotos, de diversas tandas, que registran la aparición del escudo de Buenos Aires en faroles del alumbrado público y columnas .

Foto tomada en 2018 en las cercanías del Monumento a Garay
Foto tomada en 2013 en el atrio de la iglesia de San Bernardo

Foto tomada en 2013 en el atrio de la iglesia de San Bernardo






sábado, 17 de octubre de 2020

Escudo de monseñor José Luis Azcona Hermoso


El año pasado, tal como lo informamos oportunamente en nuestro Blog, fue consagrado Obispo Auxiliar de San Juan de Cuyo el sacerdote agustino recoleto Fray Carlos María Domínguez. Asimismo, a fines de 2019, monseñor Darío Rubén Quintana fue consagrado Obispo Auxiliar de Mar del Plata.

En ambas ocasiones, uno de los coconsagrantes fue monseñor José Luis Azcona, también agustino recoleto, de nacionalidad española, Prelado Emérito de Marajó, Brasil. 


La soberbia versión del escudo episcopal que abre esta entrada es del eximio artista Rafael Nieto, autor también del escudo de monseñor Domínguez.  En un sitio agustino recoleto aparece otra versión similar, que tiene el campo de gules.
Nacido en 1940 en Pamplona, José Luis Azcona Hermoso fue ordenado sacerdote en la Orden de Agustinos Recoletos en 1963.  Designado Prelado de Marajó en 1987, recibió la consagración el 5 de abril de ese año. Dejó su cargo en 2016, tras cumplir la edad canónica.

viernes, 16 de octubre de 2020

"Malta Palermo"


Como los «guardianes de valor y fidelidad cien veces probada», Malta Palermo es presentada en este aviso como «el moderno guardián de la salud». La imagen de un cruzado con espada y escudo (podría ser un terciado en banda) subraya el mensaje del aviso. 

jueves, 15 de octubre de 2020

Escudo de Tancacha (Córdoba)

Hace unas semanas mostramos un listado de ciudades argentinas publicado en el sitio Catholic Saints; aparece allí información sobre cada ciudad, y, en ocasiones, el escudo municipal.



Esto nos da pie para ocuparnos del escudo de Tancacha:




La localidad fue fundada el 15 de octubre de 1913, cuando se terminó de construir la estación ferroviaria. Por la fecha de fundación, la Patrona del pueblo es Santa Teresa, cuya memoria se celebra ese día.

El nombre de la localidad resulta de la contracción de las palabras tankay (empujar) y kancha (pista de juegos, sitio, corral). Es decir "cancha para el juego de empujar", también llamado "pechadas", juego practicado por los aborígenes que habitaron la zona. En ese juego, dos bandos enfrentados  se empujaban mutuamente y ganaba aquel que volteaba al contrario o lo hacía retroceder una distancia convenida. Cuenta la leyenda que Tancacho, un cacique indio que luchó bravamente contra los colonizadores, ganó fama por el empeño que puso en ello a tal punto que su nombre perduró con los años. En la zona, un lugar recibió el nombre de "Pocitos de Tancacha", y posteriormente una estancia fue llamada Tancacho. Más tarde, con la construcción del ferrocarril, los ingleses decidieron ponerle ese nombre a la estación del pueblo: Tancacha.

«El escudo que luce en el presente la localidad de Tancacha sigue la tradición y considera la existencia del legendario cacique. En una nota de fecha 22 de junio de 1965 la Junta de Genealogía y Heráldica, con sede en Capital Federal, se dirige al señor Francisco García, Secretario General del Centro de Empleados de Comercio de Tancacha, promotor de la creación del escudo, y expresa:
"Tenemos el agrado de dirigirnos a Ud. acusando recibo de sus atentas cartas del mes de mayo y el 3 de julio en las que se nos pide la composición de un escudo para Tancacha. Respecto a ello, tenemos el gusto de incluirle el boceto que fue aprobado por el Colegio Heráldico en esta.
Su descripción y significación heráldica es la siguiente: En campo de gules una cruz de plata y brochante, sobre su palo una flecha de sinople, con la punta hacia arriba, acostada de dos rosas heráldicas de gules, botonadas de oro y foliadas de sinople, brochante en faja sobre brazos laterales.
Como cimera, un burlete de cuatro órdenes de gules y plata con una cruz de plata y brochante, sobre ella, una rosa heráldica similar a las del escudo. La cruz es la de la fe, la flecha representa el cacique Tancacho que dio nombre a la población y las rosas simbolizan a Santa Teresa de Jesús, santa patrona de la villa"».
Notemos que en la captura de pantalla del sitio  Catholic Saints, como Patrona de la ciudad, aparece mencionada  Santa Teresa de Lisieux, es decir, Santa Teresita del Niño Jesús, mientras que en realidad la Patrona es Santa Teresa de Ávila. Hoy se celebra la Memoria de esta gran santa española.

Respecto del lema, "Surgit Tancacha et nos secum elevat", significa algo así como "Se levanta Tancacha y nos eleva con ella".

miércoles, 14 de octubre de 2020

Escudo (imaginario) de la Basílica de San Antonio de Padua

Ayer hicimos referencia a Heraldry of the World,  un sitio que tiene una sección dedicada a Heráldica Eclesiástica, de donde obtuvimos -en el apartado correspondiente a nuestro país- el escudo de la Basílica del Pilar que mostramos ayer. 

Ahora bien, añadamos hoy una curiosidad: en ese mismo lugar, en el que hay varios escudos basilicales argentinos más, aparece el que correspondería a la Basílica de San Antonio de Padua.


Pero he aquí que ese escudo (tomado por auténtico por Heraldry of the World y también por Martin's Ecclesiastical Heraldry, como lo señalamos en su momento), es un escudo ficticio imaginado por nosotros, un "divertimento", una creación de este Blog, que confeccionamos en marzo de 2016 como propuesta para que el templo del barrio de Devoto tuviera su propio blasón, del que en realidad carece.  Está inspirado en el escudo del Conde Antonio Devoto, propulsor del templo, y desde luego en la figura del santo de Padua. Para conocer el completo significado de este escudo que creó Heráldica en la Argentina, recomendamos visitar nuestra entrada del 22 de marzo de 2016.

martes, 13 de octubre de 2020

Escudo de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar (Buenos Aires)... y una curiosidad

El 13 de octubre de 2011 nos ocupamos del escudo de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, en Recoleta.



Hoy, nueve años después, volvemos sobre el tema, por dos motivos.

Hemos encontrado de casualidad, en Heraldry of the World, una versión -cuyo origen ignoramos- de ese mismo escudo basilical.


De azur, un pilar de columna, de plata, marcado con una cruz patada de oro, superado de una estrella de plata. El escudo está timbrado con la umbela basilical, y lo acompañan, acolados en aspa, una cruz procesional y un tintinnabulum.

El segundo motivo es que en el mes de marzo pasado, con ocasión de la asunción del nuevo párroco de Nuestra Señora del Pilar,  fue entronizado en una oficina parroquial un cuadro con el escudo basilical rediseñado y con algunos ornamentos exteriores que le dan mayor identidad.


Ante todo, se ven las llaves pontificias, como corresponde a un escudo basilical. Además se añadió en la parte superior la típica y famosa espadaña del templo porteño, y en la parte inferior una venera. 

La descripción completa del escudo se transcribe a continuación junto a una breve reseña histórica y arquitectónica y a una foto de la versión final del blasón, la efectivamente entronizada, bellamente enmarcada.

Basílica del Pilar - Foto propia

El templo porteño de Nuestra Señora del Pilar en el barrio de Recoleta es una de las obras más importantes de la arquitectura colonial de Buenos Aires y conserva su estilo original barroco. Es el segundo templo más antiguo de la ciudad.

Fue edificado en 1732 como iglesia conventual de los recoletos de la orden de San Francisco. El obispo franciscano de Asunción de Paraguay consagró la iglesia el 30 de mayo de 1734.
Su fachada fue proyectada por fray Andrés Blanqui y está conformada por un conjunto de pilastras dobles bajo un frontis clásico, coronado por cinco pináculos. Del lado derecho hay una espadaña (o campanario abierto) de dos arcos, coronada por tres pináculos, a la que posteriormente se incorporó el reloj esférico de mampostería de 1740 (el primero en Buenos Aires), de origen inglés construido en Londres por el maestro relojero Thomas Windmill. Del lado contrario se eleva la torre del campanario, de base cuadrada, coronada por un tambor con ventanas que es rematado por un cupulino en forma de campana, revestida con azulejos provenientes de Calais (Francia) de 1866. En su extremo superior, una bola de bronce soporta una cruz de hierro forjado y una veleta. Al momento de su construcción era el punto más alto de la ciudad de Buenos Aires.
Es sede parroquial desde 1829, y fue elevado a la dignidad basilical por Breve Apostólico del Papa Pio XI del 12 de marzo de 1936.
En ese año de 1936 se colocó, en lo alto del magnífico Retablo Mayor de esta iglesia, el escudo basilical. 
DESCRIPCIÓN DE SU ESCUDO
El blasón basilical en forma de elipse, de azur, presenta un pilar de plata marcado con una cruz patada de oro, superado de una estrella de plata de cinco puntas.
Sus esmaltes azur y plata (celeste y blanco) son los colores universales de la Virgen María y, al mismo tiempo, son los colores nacionales argentinos.
En la sencillez de sus muebles, el escudo es sumamente expresivo:
─ el pilar marcado con la cruz en cierto modo es "parlante" del nombre de la Basílica, y expresa la firmeza de la fe, la incólume esperanza y la constancia en la caridad.
 la estrella de plata que lo supera es un símbolo universal de María Santísima, que parada sobre un pilar se le apareció en el año 70 (aún en vida) y le habló al apóstol Santiago en Zaragoza, animándolo a proseguir su tarea de evangelización en España y a construirle un templo, y que tuvo su correlación, más tarde, con la gesta misionera de América.
Sus ornamentos exteriores son significativos:
 La espadaña, en la cima del escudo, con sus dos campanas, es un elemento arquitectónico principal de la fachada de la Basílica del Pilar, que la identifica.
 La ostra o venera, por debajo, recuerda el Camino de Santiago. Es símbolo del peregrino. También tiene un significado teológico, al aludir a la conocida anécdota de San Agustín en la playa con el niño que llevaba el agua del mar en una vieira a un pozo, aludiendo al insondable misterio de Dios, uno y trino.
Está timbrado con las insignias pontificias, como lo establecen los decretos apostólicos correspondientes.
 El conopeo, que surmonta el escudo, es una referencia a la Santa Sede Apostólica, que da cuenta de la especial vinculación de la Basílica con ella.
 Las llaves cruzadas y las cintas enlazadas a ellas, acoladas al escudo, representan al poder de atar y desatar conferido a San Pedro y sus sucesores.
La divisa, en banda flotante, lleva suscrita las palabras DOMINA NOSTRA PILARENSIS”.
Ayer fue la fiesta de Nuestra Señora del Pilar, Patrona de la Hispanidad.