Buscar en este blog

domingo, 1 de agosto de 2021

Escudo de Obispo Trejo (Córdoba)

Enlazando caprichosamente con la entrada de ayer, nos ocuparemos hoy del escudo de la localidad cordobesa que lleva el nombre de Obispo Trejo. 

Obispo Trejo reconoce sus orígenes en 1875, cuando ya se encontraba en construcción una capilla, origen de la ciudad, mandada levantar por José Manuel Celayes, considerado el fundador. No obstante, la fecha de nacimiento de la entonces Villa San Antonio  sería en realidad el 9 de marzo de 1883, fecha en que el Arzobispado de Córdoba acepta la donación de las nueve cuadras que el fundador destinara para ese fin y de la iglesia, ya terminada. Años más tarde, al llegar al lugar el ferrocarril, se impuso el nombre de Obispo Trejo a la estación, denominación que terminó imponiéndose. 


Como lamentablemente ocurre en muchos casos, no hay información oficial acerca del escudo en la página web del municipio, si bien es evidente que el emblema se utiliza.


Por ello nos vemos obligados a rastrear la información en el viejo sitio sobre Heráldica argentina, ya inactivo, que supo crear en su momento el señor Van Meegroot


Se trata de un escudo en forma de elipse, «partido en vergueta y mantelado en punta».

Primer campo «de azur superior,  sobre la línea del horizonte la imagen de una iglesia de piedras sillares de su color mazonadas de sable techos de gules con una cruz en su campanario,  cinco ventanas  y una puerta de plata, iluminando un camino  sobre el tapiz inferior de sinople, cargado con las imágenes de tres personas de sable; a su diestra dos árboles foliados de sinople  y su siniestra uno de lo mismo; detrás el sol de oro con  rayos rectos cortos de lo mismo».

«Vergueta de su color separando el segundo cuartel que trae sobre tapiz de plata una cabeza de vacuno de sable y plata orientada a la siniestra y debajo un hacha de plata (gris) y mango de sable sobre un tronco de su color.

Dos fajas de plata con forro de sable y ocho líneas cruzadas forman el mantelado de la punta.

Trae en el tercer cuartel sobre tapiz de oro un libro abierto de plata y forro de gules cargado con una pluma y un hacha de sable y oro cruzadas en sotuer». 

En la punta se lee "Obispo Trejo". 

Respecto de su simbología, leemos allí mismo:

«Está dividido en tres sectores, dos superiores, separados por una línea vertical que representa la actual Ruta Provincial 17 (...) 
Los sectores superiores se dividen del inferior por dos líneas que representan los dos ramales ferroviarios que dieran vida y movimiento a nuestro pueblo y al norte cordobés: el Ferrocarril General Manuel Belgrano y el Ferrocarril General Bartolomé Mitre, hoy desaparecidos.
El sector superior izquierdo tiene una iglesia, con una silueta similar a la actual, imponente y visible desde muchos kilómetros, haciendo referencia de este modo a los orígenes de Obispo Trejo: una promesa a San Antonio de Padua cumplida luego construyendo una capilla y  facilitando los terrenos para un futuro pueblo; en el frente de la iglesia una familia, célula primaria y fundamental de la vida cristiana. San Antonio de Padua es el Patrono de la localidad.

En el sector derecho la cabeza de un animal vacuno y un hacha, nos vinculan con los dos principales medios de vida que había en  nuestra zona, hoy reemplazados por la agricultura intensiva, a costa de el exterminio casi total de los montes y la desaparición de la explotación bovina.
En el sector inferior un libro y una pluma simbolizan el saber, y hacen alusión a las escuelas, principalmente al Instituto Secundario Parroquial, que desde su creación aportara maestros y maestras que se desempeñaron o se desempeñan en ese ámbito o como profesionales en otras áreas. Hoy egresan de este Instituto
Bachilleres con Orientación en Producción Agropecuaria».

«El escudo que representa a nuestra localidad fue el resultado de una convocatoria hecha a los habitantes y alumnos de los distintos establecimientos educativos del pueblo. Se seleccionaron tres trabajos que luego fueron integrados en uno solo, tomándose de cada uno de ellos los aspectos mas representativos de nuestro pueblo y zona, conformando el escudo definitivo».

sábado, 31 de julio de 2021

Escudo de monseñor Fernando de Trejo y Sanabria

El 25 de diciembre de 2014, al cumplirse 400 años de su fallecimiento, nos ocupamos del escudo de Fray Fernando (o Hernando) de Trejo y Sanabria, segundo Obispo de  Córdoba del Tucumán. 

Su pontificado fue fecundo en obras religiosas y culturales, cuyo detalle excede los propósitos de este Blog. Baste decir que Cayetano Bruno lo elogia afirmando que «constituye sin disputa, la figura episcopal más sobresaliente del Tucumán y aún del Río de la Plata en toda la época española» y que, entre otras muchísimas obras pastorales y culturales, es considerado el fundador de la Universidad de Córdoba.



En la entrada de 2014 mostramos su escudo e hicimos diversas consideraciones acerca del blasón episcopal, especialmente por las dudas que nos generaba la diferencia entre el escudo que se muestra, por ejemplo, en el libro "Obispos de la Argentina", de José Luis Batres, y el que se exhibe en la lápida que guarda sus restos en la iglesia jesuita de Córdoba.

"Obispos de la Argentina", de J. L. Batres

Foto propia, febrero de 2013

Hoy proponemos sólo un "divertimento": el escudo de los Trejo (que corresponde al primer campo del escudo que muestra el libro de Batres), con los ornamentos exteriores propios de la dignidad episcopal, y el lema de la Universidad de Córdoba (que vimos en la primera foto) como lema episcopal:


«Ut portet nomen meum coram gentibus»: «Para que lleve mi nombre ante las naciones». Son las palabras que Dios le dirigió a Ananías, refiriéndose a San Pablo: «Ve a buscarlo, porque es un instrumento elegido por mí para llevar mi Nombre a todas las naciones, a los reyes y al pueblo de Israel»; «Vade, quoniam vas electionis est mihi iste, ut portet nomen meum coram gentibus et regibus et filiis Israel».


Publicamos esta entrada en el día de San Ignacio de Loyola.

viernes, 30 de julio de 2021

Escudo de la Escuela de Ciencias del Mar de la Armada Argentina

 

La pequeña imagen que vemos junto a estas líneas, hallada por casualidad en la Red, generó el interés por conocer el escudo que, supimos pronto, corresponde a la Escuela de Ciencias del Mar de la Armada Argentina.

La institución tiene la misión de «formar profesionales en las Ciencias del Mar y desarrollar actividades de investigación y extensión relacionadas con la Cartografía, la Hidrografía, la Meteorología Marina, la Oceanografía y otras disciplinas vinculadas, a fin de proveer recursos humanos a organizaciones especializadas en el uso de la información territorial, marítima y ambiental»«Desde el año 2012 la Escuela de Ciencias del Mar se encuentra ubicada en el edificio histórico del muelle de inmigrantes sito en Avenida Antártida Argentina 425», en el complejo «formado por el Hotel de Inmigrantes y el Apostadero Naval Buenos Aires (antiguo desembarcadero), ubicados en la dársena norte del puerto de Buenos Aires».

El escudo es esbelto, como lo son en general los escudos navales. En el sitio de la Escuela de Ciencias del Mar, curiosamente, no hay información sobre el blasón, cuyo simbolismo general es fácil inferir.



jueves, 29 de julio de 2021

Escudo de Tabossi (Entre Ríos)

 

Tabossi es una localidad entrerriana fundada el 29 de julio de 1908. Está ubicada a unos 55 kilómetros de la capital provincial. Es municipio de segunda categoría desde 1987. 

Su escudo, ampliamente utilizado en la redes sociales del municipio, es un colorido cuartelado con símbolos tradicionales. 1° de azur, un engranaje de plata; 2° de gules, dos manos estrechadas, de plata con filiera de sable, sosteniendo una cruz de plata; 3° de sinople, un árbol de sable; 4° de oro, una cabeza de ganado bovino, de sable y plata. Una rama de laurel y una espiga de trigo bordean al escudo,  y una cinta en la parte inferior ostenta los colores nacionales y la bandera de Entre Ríos.


No hemos hallado datos oficiales sobre este escudo.

miércoles, 28 de julio de 2021

Bicentenario de la independencia de la República del Perú

Hoy celebramos el bicentenario de la independencia del Perú, proclamada por el general José de San Martín el 28 de julio de 1821.

Para honrar la fecha, compartiremos imágenes del escudo de esa nación hermana,  pintado junto al argentino en la persiana de un restaurante peruano ubicado en Acuña de Figueroa 888.


Al escudo de la República del Perú le dedicamos las entradas del 28 de julio de 2010, del 30 de agosto de 2011 (día de Santa Rosa de Lima) y del 28 de julio de 2012. En otras entradas (ver aquí y aquí) hicimos referencias más circunstanciales al emblema peruano.


El escudo del Perú es cortado y semipartido: 1°, de azur,  una vicuña pasante, al natural, contornada; 2°,  de plata, un árbol de la quina al natural; 3°, de gules, una cornucopia de oro, orientada a la siniestra, derramando monedas también de oro. Al timbre, una corona cívica de encinas;  y por soportes, en ocasiones un estandarte sin escudo y una bandera a cada lado, y en otros casos -como el que vemos hoy-,  en lugar de las banderas y estandartes, el escudo es acompañado por una rama de palma en la diestra y otra de laurel en la siniestra, entrelazadas por una cinta albirroja.


Recordemos algunos vínculos entre los símbolos patrios del Perú y nuestro país:

-el primer escudo del Perú fue creado por el general San Martín (nos ocuparemos específicamente de ese escudo primigenio en el aniversario de su adopción oficial, en octubre próximo);


-en ese primer escudo aparecía acoladas banderas argentinas;

-en una moneda peruana (el llamado "peso de San Martín") tuvo lugar en 1822 la primera aparición numismática de la bandera argentina, justamente en el escudo original del Perú al que acabamos de referirnos;



-los colores de la bandera del Perú, presentes asimismo en el escudo, le fueron dados también por San Martín:  según una simpática tradición, habiendo llegado el general argentino a las costas de Paracas, vio el vuelo de  unos flamencos peruanos o parihuanas que llevaban en su plumaje los colores blanco y rojo,  los que desde entonces lleva el pabellón de la hermana república.


Felicitamos a la hermana república del  Perú y a los peruanos en este día tan significativo.


martes, 27 de julio de 2021

Escudo de monseñor José Adolfo Larregain

José A. Larregain nació en 1966. Ingresó en la Orden de Frailes Menores, en la que profesó sus votos solemnes en 2000 y fue ordenado sacerdote en 2004.


En 2020, Francisco I lo nombró Obispo Titular de Mauriana y Auxiliar de Corrientes. Recibió la ordenación en la Catedral de Nuestra Señora del Rosario de esa ciudad el 29 de junio de 2020.

Un recordatorio de su consagración episcopal trae la explicación de su escudo y de su lema.

«Explicación del escudo

La paloma, símbolo del Espíritu Santo, recuerda y actualiza el misterio de Cristo en nosotros: ilumina, guía, vivifica, habita, sostiene, acompaña, consuela, fortalece, otorga sus dones y sus gracias.

El báculo, signo del pastor dócil al Espíritu del Señor, que va delante, en medio y detrás de su pueblo.

El sol, las estrellas, el agua, la madre tierra, el río, la casa común, necesitan cuidado. Son realidades que exigen el compromiso de trabajar por la dignidad humana, el destino universal de los bienes y de escuchar el clamor de la tierra, que es el clamor de los pobres, como base de la fraternidad entre todos los seres de la creación (Cf. Cántico de las creaturas y Encíclica Laudato si). El cordón franciscano: sus nudos símbolos de pobreza, obediencia y sin nada propio, y anticipo de la fraternidad universal. 

La “Estrella de la Mañana” nos recuerda a la Virgen como “Madre y Reina de todo lo creado”.

Lema: “Nosotros somos testigos” (Hch 2,32; 3,15; 5,32; 10,39)

La fe genera, crea, posibilita y sostiene vínculos fraternos y eclesiales. Numerosos textos hablan en esta primera persona del plural: “nosotros” (Ejemplo: Jn 1,14; 2Tes 2,13. 17; 1Jn 1,3; 1Jn 4,11-19; 1Jn 2,19; 2Jn 2; etc.).

La expresión es puesta en la boca del nuevo Pedro, transformado por el Espíritu: audaz, valiente, osado, con un mensaje de anuncio, denuncia y esperanza. Un Pedro, que aún con sus debilidades, por la acción del Espíritu despierta una nueva visión y experiencia de las cosas y de la historia, ahora todo lo ve en clave de “historia de salvación”. Pedro y los discípulos son testigos de la resurrección. Así como un día los envió en una primera expedición limitada (Lc 9,1-6), ahora los nombra sus testigos (Lc 24,48): es el testimonio apostólico. El efecto del testimonio de Pedro provocó reacción inmediata: “¿Qué debemos hacer, hermanos?” (Hch 2,37) exclamaron muchos de los allí presentes.

Pedro y los apóstoles son testigos de la exaltación de Jesús, de lo que han visto, de lo que dijo e hizo e Jesús. El testimonio consiste en liberación, anuncio del poder de Jesús resucitado y vivo en medio de su pueblo; denuncia: invitación a la conversión y aun cambio radical de vida; y a la creación de una nueva comunidad fraterna.

Para este testimonio el Espíritu Santo pondrá las palabras en sus bocas (Mt 10,20; Lc 12,12; Jn 15,27; Hch 1,8). Hoy los que seguimos a Jesús, somos sus testigos ante el mundo, proclamando la llegada y la construcción del reino de Dios (Lc 9,2)».

Un muy pobre escudo episcopal.

lunes, 26 de julio de 2021

Fachadas: Salas 590

 

La placa que indica la calle y el número de  la casa ubicada en Salas 590 está confeccionada en un inconfundible estilo heráldico:



Se lee "Salas" en la parte superior. El número está en un campo soportado por dos leones. También la entrada a la propiedad está custodiada por leones:


Curiosidades heráldicas y bellezas que nos ofrece Buenos Aires. Las fotos son de fines de 2018.