Buscar en este blog

domingo, 24 de junio de 2018

Escudo de Saladas (Corrientes)

Hoy se cumplen 225 años del nacimiento de Juan Bautista Cabral, el sargento correntino cuyo arrojo salvó «la libertad naciente de medio continente», al resguardar, al precio de su vida, la de su comprovinciano José de San Martín.


Para honrar la fecha, visitaremos mediante la Heráldica la ciudad natal de Cabral: San José de las Siete Lagunas Saladas o, más sencillamente, Saladas. Veamos los dos primeros artículos de la Carta Orgánica Municipal:


Para explicar tanto la advocación patronal de San José como el origen del nombre hay que recurrir a tradiciones orales y a conjeturas. Los orígenes de Saladas son difusos y se remontan a fines del siglo XVII y comienzos del XVIII. Un portal local afirma que «si bien el pueblo de Saladas no tiene un acto de fundación propiamente dicho, se reconoce como tal, de manera simbólica, el 19 de noviembre de 1732, aunque se adjudica el descubrimiento de la zona que se conocería con el nombre de Las Lagunas Saladas al Capitán Baltasar Maciel en el año 1676 según los primeros registros escritos de estas exploraciones».  



El mismo portal aporta información acerca del escudo local,  cuyas partes principales transcribimos:

«Por gestiones iniciadas por autoridades municipales en el mes de julio de 1982, se encomendó al Estudio del Arquitecto Edgardo H. Pinto, la confección del Escudo Municipal de Saladas».


«Por Ordenanza Nº 04/83, de fecha 24 de marzo de 1983, se aprobó el diseño y estableciendo al mismo como “Escudo Municipal”, disponiendo su implantación en todos los edificios y oficinas municipales».

Dicha ordenanza,  firmada por el entonces intendente, Juan Carlos Noya, establecía en su articulo segundo que se debían arbitrar los medios para que el nuevo escudo municipal apareciera en todos los impresos oficiales. Hasta entonces la localidad usaba, «como logotipo de la Municipalidad»,  en sus documentos oficiales, «el primer Escudo de la provincia de Corrientes».


Se añade allí una descripción del escudo, y su simbolismo, que parecen tomados del sitio del señor Walter van Meegroot. La transcribimos con algunas correcciones gramaticales.

«Forma: cuadrilongo, borde inferior redondeado, cortado, filiera de sable, timbrado.

Trae en el primer cuartel sobre tapiz superior de gules aclarado de oro una elevación de sinople a diestra enfrentada con una similar a la siniestra y en el horizonte casas a la diestra y tres palmeras a la siniestra; sobre tapiz inferior de azur ondeado de plata una forma zigzagueante de su color.

Trae en el segundo cuartel sobre tapiz de gules dos estrellas de plata y sobre la punta un lema toponímico de letras capitales ariales de sable en arco.

Ornamentos: 
Como timbre un sol naciente de oro aclarado de gules con diecinueve rayos de lo mismo flamígeros y rectos alternados. 
Dos ramas de laurel foliados de sinople por tres dobles cruzados en la punta y brochante una cinta terciada en faja de azur celeste y plata plegada en los extremos sobre sí misma.

Brochante de los bordes del blasón a modo de bordura de plata (gris) forro de sable  interrumpida en las partes medias formando una cruz virtual».


«SIMBOLOGÍA:  
En el primer cuartel se han puesto de forma paisajista las lagunas Soto y Chilca, que rodean a la población con su desaguadero;  casas y palmeras y los sembradíos de arroz de su zona. 
El campo inferior de color rojo simboliza el federalismo y las dos estrellas a sus héroes. 
Los laureles, las glorias pasadas en honor de los comuneros. 
La cinta con los colores patrios, su pertenencia a la nación. 
Las cuatro interrupciones de la bordura simbolizan la cruz que determina su fe religiosa».


Como puede apreciarse, la ciudad usa ampliamente el escudo. 

sábado, 23 de junio de 2018

Escudo del cardenal Santiago Luis Copello

Venimos compartiendo escudos arzobispales que aparecen en la Guía Eclesiástica de la República Argentina de 1954. El primero de ellos, en realidad, lo vimos el 8 de agosto del año pasado (el blasón de monseñor Lafitte,  entonces Arzobispo de Córdoba). El segundo fue el de monseñor Tavella, quien era Arzobispo de Salta (entrada del 27 de mayo). Luego, a lo largo de los sábados de junio, vimos los escudos de los entonces Arzobispos de Paraná, de San Juan de Cuyo y de Santa Fe.

La Guía Eclesiástica que comentamos contenía los escudos de los arzobispos argentinos de entonces. Había a la sazón en la Argentina siete arquidiócesis, pero faltaba un escudo, porque al momento de la impresión de la publicación se encontraba vacante la sede de La Plata a causa de la muerte de monseñor Tomás Solari el 13 de mayo de ese año. Naturalmente, la jurisdicción que falta en esta nómina es la de Buenos Aires, cuyo Arzobispo era en 1954 el cardenal Santiago Luis Copello.


Sin mayores comentarios, ya que nos hemos ocupado muchas veces de este escudo, compartimos ahora la página correspondiente de aquella publicación de 1954.  El sábado que viene habrá una "yapa" en esta serie sabatina de junio.

viernes, 22 de junio de 2018

OCHO AÑOS

Mañana se cumplirán OCHO AÑOS de existencia de Heráldica en la Argentina.

Celebraremos este aniversario mostrando una imagen de cada una de las ocho entradas más leídas del Blog, según los datos oficiales de Blogger.

1) El primer lugar lo ostenta, por lejos, la entrada del 21 de mayo de 2012 sobre las diferencias entre el Escudo Nacional y el escudo de la provincia de Buenos Aires. La han leído más de 51.000 personas.




2) El segundo puesto es para la entrada que muestra las curiosas versiones del Escudo Nacional en la Casa Rosada (1° de agosto de 2010) (más de 18.300 visitas).

3) El tercer lugar (casi 16.000 visitas) lo ostenta la entrada en que hicimos referencia (el 11 de septiembre de 2010) a la apasionante interpretación que de los colores nacionales hace Sarmiento, en un análisis heráldico y simbólico revelador.
4) El 9 de julio de 2012 dedicamos la entrada a los escudos provinciales: esa entrada es la cuarta en número de lecturas recibidas (más de 14.000 visitas). 


5) El escudo de la capital paraguaya es objeto de la entrada del 2 de febrero de 2011: el quinto lugar de esta serie.

6) Sexto lugar entre las ocho entradas más leídas:  31 de julio de 2010, escudo de la Universidad del Salvador.
7) El séptimo lugar corresponde a la cuarta entrada en la vida de este Blog (26 de junio de 2010), apenas tres días después de su creación.  Estuvo dedicada al escudo cardenalicio del entonces Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio. La entrada recibió un alto número de comentarios después de la elección de Bergoglio como Papa el 13 de marzo de 2013.
8) Todas las entradas anteriores superan las 10.000 visitas. Un poco por debajo de esa cifra, el lugar que sigue es para la entrada dedicada al sencillo emblema de la Gendarmería (28 de julio de 2010).


En ocho años, estas fueron las ocho entradas más leídas. Como es lógico, las entradas más vistas están entre las más antiguas del Blog. Muchas otras entradas exhiben un alto número de visitas. 
Hasta las 23.00 de ayer, el total de visitas asciende a 1.263.687.  
El número de seguidores roza el centenar, mientras que los comentarios casi llega al millar.

jueves, 21 de junio de 2018

Fachadas: Olazábal 1966


A pocos metros del bello escudo que vimos hace una semana se encuentra el que compartimos hoy. La primera foto la tomé de noche en julio pasado; las que siguen las tomé en agosto, de día.




Un motivo sencillo y clásico, el león rampante,  rodeado de una exuberante decoración exterior, muy bonita.

La misma casa tiene, además, motivos heráldicos en las ventanas.



miércoles, 20 de junio de 2018

Día de la Bandera

En el Día de la Bandera, algunas fotos tomadas en muy distintas ocasiones, que se refieren más o menos directamente a los colores patrios, a nuestro pabellón nacional o a su creador.

Una placa y una mayólica en Plaza San Martín, frente a la Cancillería (fotos de noviembre de 2011 nunca publicadas); la segunda imagen relata el origen remoto de nuestros colores nacionales:



Foto que tomé casi en el límite entre la Capital Federal y la provincia, desde un colectivo, en marzo de 2016:


Foto que tomé en La Plata en julio de 2017:


El mausoleo de Belgrano en el atrio de la Basílica del Santísimo Rosario, y algunos detalles del mismo, en fotos que tomé en varias ocasiones distintas, en 2016 y 2017:







martes, 19 de junio de 2018

Escudo de monseñor Luis Eduardo González

Un escudo episcopal mediocre ha elegido monseñor Luis Eduardo González Cedrés, consagrado anteayer como Obispo Titular de  Thugga y Auxiliar de Montevideo.



Transcribimos a continuación la explicación oficial.

«El escudo y el lema

El escudo de Mons. Luis Eduardo González Cedrés lleva como lema: “Por Cristo, con Él y en Él”. El lema está tomado de la doxología final que concluye la Plegaria Eucarística de la Santa Misa. El sacerdote recita una doxología que es una alabanza a la Santísima Trinidad: “Por Cristo, con Él y en Él; a Ti, Dios Padre Omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos”. El pueblo concluye con el “Amén”.

Unidos a Cristo, y por mediación suya, damos gracias al Padre, en el Espíritu Santo que anima a la Iglesia. En un pasaje de las Sagradas Escrituras, Jesús nos dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí” (Jn. 14,6). El P. Luis Eduardo quiere vivir su vida unida íntimamente a la de Cristo y con Él y por Él, ejerciendo su ministerio al servicio del pueblo de Dios. Es Cristo que con su Gracia permite vivir con fidelidad y entrega la misión encomendada.

Acompañar y guiar

Sobre la mitra, en la parte inferior del escudo, aparece el báculo con el cual el pastor apacienta el rebaño. A los obispos se les encomienda la misión de guiar, acompañar y cuidar a todos aquellos que comparten el camino de fe como fieles del Señor, y de salir a la búsqueda de quienes aún no forman parte del rebaño (Jn. 10,16).

El báculo está alineado con la cruz, significando que su ministerio quiere hacer presente la entrega de Jesús, Buen Pastor, hasta dar la vida (Jn. 10,11).

El escudo tiene en su nivel superior la mitra, signo del ministerio episcopal. En ella está grabado el monograma de Cristo, cabeza de la Iglesia. De la mitra cuelgan dos ínfulas, que son cintas de tela que descienden por la espalda de los obispos.

El agua recuerda el Bautismo, inicio de la vida cristiana, y al mismo tiempo, es un signo característico de la Diócesis de Maldonado —de donde proviene P. Luis Eduardo— cuya geografía se extiende a lo largo de la costa oceánica.

El madero de la Cruz ocupa el lugar central del escudo. La cruz de Cristo está sobre fondo azul, que significa el Cielo. Es a través de la Pasión y Muerte de Cristo en la cruz que alcanzamos la Gloria de la Resurrección. En la cruz del Señor se nos revela el amor de Dios por todos los hombres (Jn. 3,16). El futuro obispo reconoce en la cruz del Señor el llamado vocacional a entregar su vida por Cristo, con Él y en Él.

La presencia de la Virgen

El anagrama de María con la corona significa la presencia de María como Reina y Señora de todo lo creado. La corona es la de la Virgen de los Treinta y Tres, patrona de nuestra patria. María como Reina, es la gran señal que aparece en el cielo en el momento culminante (Ap. 12,1). La Reina del Universo que, inmaculada, fue asunta al Cielo en cuerpo y alma, hoy intercede por nosotros ante su Hijo, Jesucristo.

En la vida y vocación del futuro obispo es muy importante la compañía de María en todo momento. Desde sus raíces de familia recibió el amor y la devoción a María, nuestra Madre. A ella encomienda su nuevo ministerio y le pide humildad y sencillez en la forma de servir al pueblo de Dios.

Unido a Cristo

El contorno de las sierras tiene que ver con las “Sierras de las Animas”, ubicadas frente al pueblo Gregorio Aznárez, en el departamento de Maldonado. Es el paisaje característico de las sierras que se aprecia desde el lugar donde el P. Luis Eduardo ha vivido el mayor tiempo de su vida. Esas sierras donde nace el sol cada mañana, fueron testigos de su búsqueda de Dios.

La paloma con los siete dones hace referencia a Pentecostés. La venida del Espíritu Santo derramada sobre María y los Apóstoles impulsó a la Iglesia naciente a llevar el Evangelio a todas las naciones. El P. Luis Eduardo destaca la importancia que tuvo en su vida cristiana el sacramento de la Confirmación, que marcó un nuevo inicio en la vivencia de su fe.


El racimo de uvas y las espigas significan la Eucaristía. Representan el pan y el vino que se ofrecen en el altar. Están sobre el campo verde de la tierra hecha pradera fértil. En Juan 15, Jesús se presenta como la vid y a sus discípulos, como sarmientos. Solamente unidos a Él se puede dar frutos. Sin Él, no hay vida cristiana. El amor de Cristo es la savia que permite vivir el mandamiento del amor entre sus discípulos. El racimo está “prendido” a la cruz de Cristo que es la fuente de ese amor que se entregó hasta el extremo. La Eucaristía es la fuente y el culmen de toda la vida cristiana».

lunes, 18 de junio de 2018

Escudo de los Uriondo

Hablamos ayer del IV Marqués del valle de Toxo, que luchó del lado patriota en la Guerra de la Independencia. Dijimos que su linaje se relacionaba con otros muchos, entre ellos el de los Uriondo. 

Por ello dedicamos esta entrada a las armas de este linaje, que vemos a continuación en imagen tomada del blog "Heráldica Salteña", de Rolando de Yñigo y Genio; la imagen es de su autoría y lleva el epígrafe que reproducimos:

Escudo del Marqués del Valle de Toxo
La siguiente descripción está tomada del libro "Blason de armas de los ilustres apellidos y casas solares de Perez de Uriondo, Martinez de Murguia, Martierena, Fernandez Campero, Menendez Valdes de Cornellana, Hernandez, Flenejal, ó Flenagan, y Ruiz certificado por D. Ramon Zazo y Ortega, cronista y rey de armas numerario de todos los reynos de la católica magestad del señor D. Carlos Tercero, rey de españa, que Dios guarde": 
...se compone su Blasón de Armas de un Escudo partido en quatro quarteles: en el primero, en campo verde , siete castillos de plata , colocados tres en la parte superior , y quatro en la inferior : en el segundo, cruz floreteada verde , que la adornan cinco corazones del propio color: en el tercero, sobre plata, árbol verde , y á su pie dos lebreles pardos, atados con cadena á el árbol; y en el quarto , sobre campo de plata , dos espadas cruzadas, negras, teñidas en sangre
En términos más modernos:  escudo cuartelado 1° de sinople, con siete castillos de plata, puestos en dos fajas de tres y cuatro, 2° de oro, cruz floreteada de sinople, acompañada de cinco panela de sinople, 3° de plata, un árbol de sinople, y atados al tronco con cadenas dos lebreles de su color, 4° de plata, dos espadas de sable puestas en sotuer. 



Del blog "Historia y Genealogía Sudamericana"  tomamos esta "explicación de las armas", que transcribimos adaptándola:  Los castillos posiblemente signifiquen la unión de siete familias consanguíneas; la cruz representa la pertenencia a la Orden de Caballeresca de Santiago en la defensa de la religión católica; las cinco panelas  representan hojas de álamo y significan corazón ardiente, fiel y vigilante; el árbol significa estabilidad, fecundidad y amor en empresas valerosas; los lebreles representan ardor y coraje, y fidelidad al Rey en la defensa de sus plazas más importantes y las cadenas representan la asistencia a la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212; por último las espadas representan justicia y soberanía de su linaje y,  por estar en forma de aspas, asistencia a la toma de Baeza, Jaén, junto al Señor de Vizcaya, Diego López de Haro, el 30 de noviembre de 1227.

El "escudo raso de Uriondo" que vemos a continuación, también de Rolando de Yñigo y Genio, trae en Heráldica Salteña esta explicación: "La rama salteña trae las armas que portó Juan José Feliciano Fernández Campero y Pérez de Uriondo Martiarena, Marqués del Valle del Tojo ó Toxo en su forma antigua, conocido popularmente por estos pagos como Marqués de Yavi (...) Estas armas también pertenecen a las ramas que provienen del valle de Marquina, la cual se apellidó Pérez de Uriondo y se ramificó por Argentina, Bolivia y Chile".  Por eso nuestra entrada de hoy enlaza con la de ayer.