Buscar en este blog

lunes, 8 de agosto de 2011

Escudo dominico en la Basílica del Santísimo Rosario

La Basílica del Santísimo Rosario es uno de los más antiguos y venerables templos porteños. Se la conoce como "Santo Domingo" a causa del convento anexo, de la Orden de Predicadores o dominicos.

Ya nos hemos referido al valor histórico de ese templo, entre otros motivos porque allí se conservan cuatro banderas tomadas a los ingleses en la invasión de 1806, según la promesa de Santiago de Liniers a la Virgen del Rosario.



En el nártex  del templo, en el piso, y  formadas por mosaicos, hay varias representaciones de uno de los escudos de la Orden de Predicadores.   Por ser hoy la fiesta de Santo Domingo,  dedicaremos esta entrada a  la Heráldica de la Orden,  representada en estos escudos.



En la página de la Orden hay un extenso estudio sobre los diversos escudos dominicos, del cual extraeremos algunos fragmentos, que aparecerán entrecomillados y en cursiva en los párrafos que siguen.

El escudo más originario  tiene tres elementos: "la cruz flordelisada sobre campo de plata (blanco) y sable (negro)".

El ejemplar más antiguo que se conoce del «stemma liliatum» data de 1419-20 y figura en la peana de una imagen de alabastro de Santo Domingo, en el museo del Monasterio de las Dominicas de Caleruega. "La estatua da fe de que, en aquel momento, el escudo liliado tenía las preferencias en el instituto religioso".   "La cruz es el emblema por excelencia del cristiano y más del religioso. En alguna forma acompaña siempre a la figura de Santo Domingo y es también frecuente en los sellos de sus religiosos".  Pero la cruz es un elemento genérico,  que es precisado en el escudo dominico "por la adición del flordelisado" y por "el campo de plata (blanco) y sable (negro) representativo de los colores del hábito dominicano".

"Esta vinculación del lirio a la familia dominicana, derivándose de su Fundador, se robustece si recordamos que en las armas de la casa de Aza entraba también la cruz flordelisada: ´una cruz roja con remates de flor de lis...´".  La casa de Aza es la familia de la madre de Santo Domingo, Juana de Aza.

Escudos de los linajes Aza, De Aza o Daza
(Heráldica Hispana)
"Pero la cruz flordelisada podría resultar un elemento demasiado genérico: la emplean en un solo color los monjes del Cister y también los caballeros de Calatrava y de Alcántara. No es por tanto un emblema exclusivo de los Predicadores. Pero sí resultará distintivo si le añadimos la última diferencia: su carácter bicolor en blanco y negro".
Otro escudo, "el escudo mantelado, mantelatum o cappatum" (que también fue y es usado por los dominicos), además de que nunca ha sido probado que fuese anterior al otro,  es condiderado "demasiado simple", por lo que en tiempos posteriores se le han añadido "otros dos emblemas vinculados tradicionalmente a la persona de Santo Domingo, la estrella y el cachorro con la tea encendida".

"El único elemento común" que hay entre ambos escudos son los esmaltes: campos de plata  y sable. En el escudo liliado los esmaltes se combinan perfectamente con  la cruz y las lises, "ambos vinculados a la tradición de la Orden.  En algún momento, a fines del siglo XVIII, se han combinado ambos escudos o se han fundido en uno, pero el resultado es una representación barroca y recargada".

Volvemos a los escudos que estamos comentando, de la porteña Basílica del Rosario;  en ellos aparecen la estrella y el cachorro con la antorcha, así como la cruz flordesilada y otros atributos iconográficos de Santo Domingo y de la Orden que él fundó:  los lirios, el lema "Veritas", la corona. Y todo en colores.

En la web de los dominicos podemos hallar también este mismo escudo, en diversas versiones

Analicemos los elementos del escudo:

1) El perro. La primera biografía de Santo Domingo narra una visión que su madre, la Beata Juana de Aza, tuvo antes de que naciera su hijo. Soñó con un perrito que tenía una antorcha encendida en su boca junto a un globo terráqueo. Como no podía comprender el significado del  sueño, decidió buscar a Santo Domingo de Silos, para pedirle que se lo explicara.  La explicación fue que su hijo iba a encender el mundo con el fuego de Jesucristo,  por medio de la predicación. Cuando nació su hijo, Juana de Aza lo llamó  Domingo, en agradecimiento al santo de Silos.

Además, por un juego de palabras, se dice que dominicanus es un compuesto de Dominus (Señor) y canis (perro), significando "el perro del Señor",  por la virtud de defensa y vigilancia que tiene el perro.



En cada una de las dos imágenes que hemos publicado, el perro mira  para un lado distinto, supongo que por cuestiones de simetría de la composición decorativa del piso de la Basílica.

2) Los lirios. Se suele representar a Santo Domingo con unos lirios en su mano, expresando su amor por la pureza. En el escudo aparecen también lirios.



3) La estrella.  Presente también en la foto anterior,  procede de otro episodio de la vida de Santo Domingo, que narra cómo durante su  bautismo apareció una estrella en su frente. Otras versiones ubican la estrella en la frente del santo como parte del sueño de Juana de Aza. Domingo suele ser representado con una estrella en la frente.


4) El Rosario. Es sabido que, según la tradición, Santo Domingo fue el "creador" del Rosario, que le fuera revelado por la Virgen María. Por ello se lo suele representar también con el Rosario entre sus manos. El escudo de la Orden suele estar rodeado por el Rosario. Aquí, como en otros ejemplos, el Rosario "cuelga" de los brazos de la cruz flordelisada que está acolada al escudo.


Este óleo de fines del siglo XVI muestra a la Virgen entregando el Rosario a Santo Domingo y a Santa Catalina. A los pies del santo se ve al perro con la tea, que roza al globo terráqueo.


5) "Veritas".  Se trata de uno de los lemas de la Orden desde la primera mitad del siglo XIV.

El papa Clemente IV, en una carta al Capítulo General celebrado en Tréveris el año 1288, había aplicado a la Orden el texto de Isaías (26, 2), cuya traducción en la Vulgata era: "Pueblo santo, que defiende (custodia) la verdad", pero que en realidad dice (según El Libro del Pueblo de Dios en el sitio de la Santa Sede) "Abran las puertas, para que entre una nación justa, que se mantiene fiel".

El emperador Luis de Baviera habría afirmado también que "la Orden de Predicadores es la Orden de la verdad, ya que la defiende con tanta decisión como libertad". 




El sitio de la Orden dice al respecto:  "La "Verdad", con mayúscula, se refiere únicamente a Dios, Verdad primera, que solamente en el cielo se llega a contemplar (ST, I, q.16, a.5; II-II, q.4, a.2, ad3). También se aplica a Jesucristo, en cuanto él es Dios y nos ha transmitido la revelación plena del misterio del Padre, cuya misión actualmente se continúa mediante la acción del Espíritu Santo (Jn 8,32; 16,13; Ef 3,3; Rm 16,23). Por tanto, el lema "La verdad" se puede aplicar a la actividad de la vida dominicana solamente en sentido analógico, en cuanto la dedicación al estudio y defensa de la verdad sagrada es tan importante y definitivo en su carisma".


Indudablemente la Orden de Predicadores es una de las más ricas en iconografía y heráldica,  como puede inferirse de todo lo dicho.

Mañana retomaremos indirectamente el tema de la heráldica dominica, al referirnos al escudo de un colegio de las Hermanas Dominicas de la Anunciación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario