Buscar en este blog

domingo, 11 de julio de 2010

Heráldica en la Basílica de Nuestra Señora de los Buenos Aires


La Basílica de Nuestra Señora de los Buenos Aires, uno de los templos más hermosos de nuestra ciudad, es atendida por sacerdotes mercedarios.

La Orden de la Merced, cuyo escudo encabeza esta entrada, fue fundada en Barcelona en 1218. Los mercedarios llegaron a la Argentina en el siglo XVI y desde entonces han tenido y tienen una importante presencia en la historia patria a lo largo y a lo ancho de todo el país.

El escudo de la Orden Mercedaria se exhibe profusamente en la Basílica de Nuestra Señora de los Buenos Aires: puede verse, por ejemplo, en el frente del templo y de la casa parroquial; en el púlpito, en vitrales, en apliques de iluminación y hasta en un mantel del altar, tal como puede apreciarse en las fotos que siguen:





Semejante exhibición del propio escudo es señal inequívoca de una fuerte identidad y de orgullo respecto de la historia y de las tradiciones de la Orden. Un ejemplo a imitar.

En la página web de la Orden en la Argentina destacan: "cuando veas un escudo en un religioso, religiosa o laico, estarás viendo a un comprometido con la liberación y entusiasta devoto de Nuestra Madre, María de la Merced" y añaden: "El escudo de la Merced es, sin duda, el elemento más identitario de la Orden. Por donde hayan pasado los mercedarios aparece, de una u otra forma, el escudo como signo de su presencia".

El escudo es cortado; 1° de gules, una cruz paté de plata; 2° de oro, cuatro palos de gules. Timbrado con corona real.


La cruz es la de la catedral de Barcelona, que Berenguer de Palouel, obispo de la ciudad al momento de la fundación de la Orden, le permitió usar, como expresión de su apoyo a la obra redentora de Pedro Nolasco y de su familia religiosa.

Las cuatro barras rojas sobre fondo de oro corresponden al emblema de la corona de Aragón. "El Rey Jaime I, entusiasta colaborador de la Orden de la Merced -nos informa la página web-, presente en su fundación en la catedral de Barcelona el día 10 de agosto de 1218, regala a la Orden su escudo como expresión de su apoyo a la obra redentora. El escudo se convierte así en pasaporte real más allá de las fronteras a la hora de ir a las redenciones y mostrar credenciales de autoridad. Por eso se verá muchas veces el escudo coronado con la corona real".

Escudo de la Corona de Aragón

Según la leyenda, las cuatro barras color sangre en el escudo de la corona de Aragón tienen su origen en el hecho de que Wilfredo el Velloso, fundador de la dinastía de los Condes de Barcelona, cayó gravemente herido luchando contra los normandos mientras se encontraba al servicio del emperador Carlos el Calvo en el siglo IX. Para premiar su valor, el emperador le concedió en su lecho de campaña las armas heráldicas a él y a sus descendientes, y mojando los cuatro dedos de su mano derecha en la sangre que manaba de la herida, los deslizó sobre el oro pleno del escudo del Conde, dejándole marcadas cuatro barras rojas. Esta hermosa tradición, sin embargo, no tiene ningún fundamento histórico.

Invitamos a visitar el hermoso templo de la avenida Gaona y a apreciar la heráldica mercedaria tan abundantemente presente en él.




No hay comentarios:

Publicar un comentario