Buscar en este blog

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Escudo de monseñor Juan Horacio Suárez

Para el día de la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, que dio pruebas de que era efectivamente la «Madre del verdadero Dios por quien se vive» haciendo brotar hermosas «rosas de Castilla» en el desértico y frío Tepeyac, hemos elegido un escudo episcopal que exhibe una rosa.

Se trata del blasón de monseñor Juan Horacio Suárez, Obispo Emérito de Gregorio de Laferrere.

La diócesis de Gregorio de Laferrere fue creada por San Juan Pablo II por medio de la Constitución Apostólica Haud parva laetitia del 25 de noviembre de 2000, con territorio hasta entonces perteneciente a la diócesis de San Justo en la provincia de Buenos Aires.

Su primer obispo fue Juan Antonio Suárez, nacido en Córdoba en 1938 y ordenado sacerdote en 1967. Tras cumplir diversas tareas pastorales en la provincia de Buenos Aires, fue consagrado obispo el 23 de diciembre de 2000 y tomó posesión de la nueva sede el 29 de ese mismo mes y año.  Dejó su cargo en diciembre de 2013, al cumplir la edad canónica.


Vimos su escudo en dos capturas de pantalla de videos hallados en YouTube. Podemos apreciarlo mejor en la versión que trae el libro Obispos de la Argentina, de José Luis Batres.



Una fina cruz de plata divide al campo del escudo en cuatro cuarteles. 1° de azur y una rosa heráldica (de gules, barbada de sinople y botonada de oro); 2° y 3° de gules pleno; 4° de azur y una canasta con panecillos, de su color. Lleva acolado en palo un báculo pastoral. Timbrado con galero episcopal de sinople. El lema es "El amor de Cristo nos apremia", tomado de la Segunda Carta a los Corintios (5, 14).



Es obvio el significado mariano y eucarístico de los dos símbolos presentes en este sencillo escudo. De manera particular destacamos hoy la rosa, por los motivos que expusimos al comienzo.