Buscar en este blog

lunes, 31 de diciembre de 2018

El escudo más antiguo de América y el escudo más antiguo de la Argentina

«El escudo de Puerto Rico fue otorgado por la Corona Española en 1511 y es el escudo más viejo del Nuevo Mundo».

Esta frase, que leímos en un blog dedicado a cultura de América y España, nos movió a apartarnos por una vez del ámbito geográfico rioplatense, pero permaneciendo en la América española, para rendir homenaje al escudo más antiguo de esta porción de nuestro continente a la que llegó la civilización y la fe de España.  Y luego, por supuesto, a indagar acerca del escudo más antiguo de nuestro país.

Escudo de Puerto Rico en la versión que lleva la bandera
con los cuarteles de Castilla y León
De ese mismo blog (gran parte del texto aparece también en Wikipedia) tomamos ─respecto del escudo de Puerto Rico─ la información que sigue, que transcribimos en cursiva cuando citamos textualmente (hemos corregido sólo algunas mínimas erratas):

«El Real Decreto de 1511 describe: "un escudo verde y dentro de él un cordero plateado encima de un libro colorado e atravesado por una bandera con una cruz e su veleta como la trae la devysa de Sanct Joan e por orla castillos e leones e banderas e cruzes de Iherusalen e por devysa una F. e una Y. con sus coronas e yugos e flechas e un letrero a la redonda de la manera siguiente: 'Joanne est nomine jus'". 
Lleva los símbolos de su historia, cultura y religión. Fue otorgado en 1511 por Fernando de Aragón, entonces rey de Aragón y regente de Castilla en nombre de su hija la reina Juana, incapacitada. Sin embargo, hasta el 9 de marzo de 1905 no se aprobó la ley que regula el escudo de armas de Puerto Rico».

«En campo de sinople, aparece un cordero (Agnus Dei, Cordero de Dios) sobre un libro del que sobresalen los siete sellos descritos en el Apocalipsis». Este símbolo alude a que Juan el Bautista,  al ver a Jesús que pasaba, dijo: "Este es el Cordero de Dios" (Jn 1, 36).

«Al campo principal lo rodea una bordura que se compone de 16 piezas que se alternan en representación de 4 entidades:
En primer lugar, en campo de gules, un castillo de oro, en representación de Castilla.
En segundo lugar, en campo de plata, un león, cuya representación más correcta es de púrpura escarlata, si bien también acostumbra a mostrarse en gules, y simboliza al Reino de León (que junto a Castilla conformó la Corona de Castilla)».
En «la siguiente posición se muestra una bandera», cuya descripción el Real Decreto de 1511 no concreta. «Algunas representaciones muestran una bandera con cuarteles de León y Castilla (en representación al territorio de los Reyes Católicos) y otras muestran otra con los cuarteles de Aragón y Sicilia, por la Corona de Aragón, a fin de poder complementar la anterior referencia a la Corona de Castilla.

Variante del escudo con los símbolos de Aragón y Sicilia
La última serie de compones muestra la cruz de Jerusalén, que es de oro sobre campo de plata y símbolo del Reino de Jerusalén, pretendido por el rey Fernando el Católico a través de su herencia napolitana».

Al timbre, «una corona real, abierta, en señal de la autoridad y jurisdicción de quienes otorgaron el escudo en 1511. 
En la parte izquierda aparece la inicial "F" de Fernando el Católico, Rey de Aragon y Sicilia, y a la derecha "Y" de Yoanna I, o sea, Juana I de Castilla. Es un error muy común creer que la Y representa a Ysabel I, o sea, Isabel I, pero ya que ella murió en 1504, obviamente ella no pudo tener nada que ver con este escudo. Su hija Juana la sucedió como reina de Castilla y León, y continuó usando el monograma Y y el yugo. Bajo las iniciales aparecen el yugo y las flechas, también símbolos personales de los Reyes Católicos; sin embargo (...),  no existe evidencia que sugiera que el uso de las iniciales, las flechas y el yugo tenía como propósito simbolizar que Puerto Rico fue descubierto durante el reinado de Fernando e Isabel. 
En la punta se encuentra inscrito en latín el lema "Joannes Est Nomen Ejus" que significa "Juan es su nombre"», frase tomada del Evangelio según San Lucas (1, 63):
«Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo.
Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella.
A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: «No, debe llamarse Juan».
Ellos le decían: «No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre».
Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran.
Este pidió una pizarra y escribió: «Su nombre es Juan». Todos quedaron admirados. 
Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios».  (Lc 1, 57-64)
¿Y el escudo más antiguo de la Argentina?  Pues seguramente se trata del escudo de Santiago del Estero, concedido en 1577:


En 2011 fue hallado en el Archivo de Indias el original del escudo santiagueño, tal como lo relata este titular del diario local "El Liberal"; abajo vemos la imagen de ese escudo





"El Archivo General de Indias en Sevilla, España, -dice la crónica- entregó al Archivo Histórico de la provincia, en una gestión realizada por el gobierno, copias certificadas de tres cédulas reales que datan de los primeros años de la fundación de la ciudad de Santiago del Estero. Dos de las más importantes son de febrero de 1577 y fueron emitidas por el rey Felipe II. Se trata del otorgamiento del título de “Ciudad, muy noble y leal”, lo que le permitía comercializar lo que cultivaba, y vinculado a este título, el Escudo de Armas, que es muy similar al que tiene la Municipalidad de la Capital".  La Secretaria General de la Gobernación comentó al respecto que "es un dibujo a mano alzada, “pero muy parecido al que tenemos en la actualidad en la Municipalidad de la Capital”".




Nos hemos ocupado en otras ocasiones del escudo de la ciudad más antigua del país: EL 18 de marzo de 2013   y el  31 de julio de 2017.

En esta "Nochevieja", los escudos más antiguos de América y de la Argentina nos invitan a tender puentes entre el pasado y el futuro,  para que su diálogo fecundo nos abra las puertas de la esperanza. 
¡Feliz 2019!