Buscar en este blog

lunes, 3 de junio de 2019

Escudo de monseñor José Manuel Lorenzo

Hoy se cumplen 90 años del nacimiento de monseñor José Manuel Lorenzo, y por ello dedicaremos esta entrada a su escudo episcopal.

José Manuel Lorenzo, nacido en España, llegó muy joven a la Argentina e ingresó al Seminario de Devoto. Fue ordenado sacerdote en una jornada que seguramente habrá sido tensa por los acontecimientos de esos días: el 24 de septiembre de 1955. En 1977 fue designado Obispo Titular de Catula y Auxiliar de Buenos Aires; recibió la ordenación episcopal el 13 de agosto de ese año.   A fin de 1983 fue trasladado como diocesano a la diócesis de San Miguel para suceder a monseñor Bozzoli, promovido ese año a Arzobispo de Tucumán. Monseñor Lorenzo tomó posesión de su sede en marzo de 1984. Ejerció el pontificado en San Miguel hasta su muerte, ocurrida en noviembre de 1994. 

Tuve la ocasión de conocer personalmente a monseñor Lorenzo a lo largo de todo un año académico, ya que fue mi profesor de Teología I en el profesorado de Filosofía y Ciencias de la Educación.


Su sencillo escudo recoge elementos tradicionales y clásicos en blasones episcopales: la nave cuyo mástil es el crismón, la Paloma, la estrella. De azur, una nave de plata sobre olas de sable surmontada de un  monograma ("xi-ro") de oro acostado a siniestra de una estrella de plata; en jefe una paloma de plata con las alas desplegadas.


Lleva los ornamentos habituales propios de la condición episcopal. 
El lema es "Semper fidelis", es decir, "Siempre fiel".

2 comentarios:

  1. Conocí a Monseñor Lorenzo como Párroco porteño de Nuestra Señora de Montserrat, y luego como asesor de la Junta Arquidiocesana de Buenos Aires de la Acción Católica.

    Lo recuerdo en su impronta como sólido maestro de la fe y como atento asesor arquidiocesano de la Junta porteña de Acción Católica. Con su discreción proverbial y su gran alma sacerdotal, que siempre refería a la providencia divina.

    Su impecable lema episcopal lo pintan de cuerpo entero.

    Gracias por esta conmemoración

    ResponderEliminar
  2. Ser su descendiente debe ser un orgullo, verdad ?

    ResponderEliminar