Buscar en este blog

martes, 26 de junio de 2018

Escudo de monseñor Francisco Alberti


Francisco Alberti nació en Buenos Aires en 1865. 

En 1881 ingresó al Seminario Conciliar de Buenos Aires y fue ordenado sacerdote en el año 1890.

Pocos años después fue designado Cura Párroco de San Isidro. En tal carácter desarrolló una amplia obra en esa localidad; de manera particular se entregó a la tarea de construir el templo parroquial,  la actual Catedral de San Isidro. La placa que vemos junto a estas líneas, ubicada en el nártex de esa iglesia, recuerda justamente la labor de Alberti en pos de la edificación del templo, además de mostrarnos su escudo episcopal (al que nos referiremos más adelante). La placa fue inaugurada meses después de la muerte de Alberti. 

Tomé la foto -como todas las otras de la misma placa que veremos luego- en julio del año pasado, durante una visita a San Isidro.

El 15 de febrero de 1897, por medio de la Bula  In Petri Cathedra, fue creada la Diócesis de La Plata. Su primer Obispo, designado casi un año después, fue monseñor Mariano Antonio Espinosa; Francisco Alberti fue nombrado Vicario General de la nueva jurisdicción. 

El Papa León XIII, en 1899 , lo elevó al episcopado nombrándolo Obispo Titular de Siunia y Auxiliar de La Plata; recibió la consagración en abril de ese año.

En 1917 fue trasladado como Obispo Auxiliar de Buenos Aires; la arquidiócesis porteña estaba a cargo de monseñor Espinosa desde el año 1900. Pero en 1921 Alberti volvió a la sede platense, este vez como Obispo residencial; tomó posesión del cargo el 12 de octubre de ese año.


En 1934, cuando la sede de La Plata fue elevada a la jerarquía arquidiocesana, Alberti pasó a ser su primer Arzobispo. Continuó  desempeñando el cargo hasta su muerte, ocurrida el 27 de junio de 1938. Mañana se cumplen 80 años  de su fallecimiento.


Distintas vistas del escudo que se encuentra en la placa a que aludimos antes nos permiten tener una primera impresión acerca de su escudo arzobispal.


Gracias al libro "Obispos de la Argentina" accedemos a una versión en colores del mismo emblema, pero en su versión episcopal (como surge de la menor cantidad de borlas del galero):



Tal como lo vemos, el escudo es algo anómalo en sus esmaltes. Ese oro acompañado de oro llama un poco la atención. En la entrada de mañana ampliaremos la información sobre los colores, y pasado mañana también haremos referencia a los esmaltes de este blasón.

El escudo adopta la forma tradicional de "piel de toro". En el campo tenemos una cruz de oro "a todo trance" cargada en su centro con el Corazón de Jesús de su color. En cada cuadrante: 1° de oro, un cáliz y una hostia radiante, todo de plata; 2° de plata y el monograma AM (Ave María) de oro; 3° de plata y un árbol de su color sobre un terrasado ¿de sinople?; 4° de oro y, de sable, la cruz franciscana, es decir, acompañada de dos brazos humanos cruzados en aspa, que son de plata.

No podemos más que suponer que, más allá de los significados cristianos generales de los símbolos cristológicos, eucarísticos y marianos, el árbol pudiera ser un homenaje al pago sanisidrense -cuyo escudo lleva un árbol- y el símbolo franciscano quizás exprese una devoción personal del obispo, basada en su propio nombre de pila.


Como era habitual, el escudo viene acolado de cruz, mitra y báculo; al timbre, galero episcopal en la versión en colores y arzobispal en la placa. 

Mención aparte merece el lema  ("Adveniat regnum tuum"), porque además de aparecer en la banda al pie del escudo, es aludido también en sus iniciales ("A.R.T."), lo que muestra su importancia como divisa del obispo Alberti. No hace falta decir que significa "Que venga tu Reino".


Mañana, al cumplirse 80 años de la muerte de monseñor Alberti, volveremos sobre este escudo, que aparece en un vitral en el templo matriz de Tandil. Y pasado mañana, de manera indirecta, nos ocuparemos nuevamente de este obispo argentino y de su escudo episcopal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario