Buscar en este blog

sábado, 1 de noviembre de 2014

Santos con escudos

Ya es una tradición en este Blog que la entrada que corresponde cada año al 1° de noviembre -Solemnidad de Todos los Santos- se llame "Santos con escudos": así ocurrió en 2011, 2012 y 2013. En 2010, la entrada del 1° de noviembre tuvo otro título, pero se refirió al mismo tema. Por quinto año consecutivo, por lo tanto, nos referimos hoy a manifestaciones de la Heráldica vinculadas con representaciones iconográficas de santos. En este caso compartiremos imágenes tomadas en la Basílica de Nuestra Señora de los Buenos Aires en julio de 2013.



Se trata de la imagen de San Pedro Nolasco, fundador de la Orden de la Merced, que preside uno de los altares laterales del hermoso templo ubicado sobre la avenida Gaona.



El santo sostiene un estandarte con el escudo de la Orden -una cruz patada de plata en campo de gules y las armas reales de Aragón-, escudo al que ya nos hemos referido en otras ocasiones.  De todos modos, es oportuno transcribir aquí, a modo de ayuda memoria, lo que dice el sitio oficial de la Orden sobre el escudo mercedario:  

"El escudo de la Merced es, sin duda, el elemento más identitario de la Orden. Por donde hayan pasado los mercedarios aparece, de una u otra forma, el escudo como signo de su presencia.

Escudo de la Orden de la Merced
en un vitral de la Basílica de Nuestra Señora de los Buenos Aires

LA CRUZ.  Es blanca PLATA, símbolo de inocencia y pureza, sobre fondo rojo SANGRE. Ocupa la parte superior del escudo. En ella va impresa la decisión entusiasta de la Iglesia de apoyar la labor redentora de Pedro Nolasco en el momento de su fundación. Es la cruz de la catedral de Barcelona que el obispo de entonces, Berenguer de Palou, regala a la Orden como expresión de su apoyo a la obra redentora de Pedro Nolasco y de su familia religiosa.
LAS BARRAS. Son rojas SANGRE, símbolo de amor y caridad y amarillas ORO, símbolo de benignidad y nobleza. Ocupan la parte inferior del escudo. Son las barras de la corona de Aragón. El Rey Jaime I, entusiasta colaborador de la Orden de la Merced, presente en su fundación en la catedral de Barcelona el día 10 de agosto de 1218, regala a la Orden su escudo como expresión de su apoyo a la obra redentora. El escudo se convierte así en pasaporte real más allá de las fronteras a la hora de ir a las redenciones y mostrar credenciales de autoridad. Por eso se verá muchas veces el escudo coronado con la corona real.
Las 4 barras color SANGRE en el escudo de la corona de Aragón tienen su origen, según la tradición, en el hecho de que Wilfredo el Velloso, fundador de la dinastía de los Condes de Barcelona, cayó gravemente herido luchando contra los normandos al servicio de Carlos el Calvo, emperador de los franceses entre los años 875-877. Para premiar su valor, Carlos el Calvo le concedió en su lecho de campaña las armas heráldicas a él y a sus descendientes, con ese fin, mojó los cuatro dedos de su mano derecha en la sangre que manaba de la herida y los imprimió sobre el escudo del Conde dejándole marcadas cuatro barras rojas". 

Además, la imagen de Pedro Nolasco ostenta en el pecho el mismo escudo mercedario, que no obstante queda semioculto por la túnica de su hábito.



Que San Pedro Nolasco y todos los santos de la orden mercedaria -la primera en llegar a las riberas del Plata- protejan a nuestra tierra y la liberen de las cadenas que aun la esclavizan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario