Buscar en este blog

martes, 23 de octubre de 2012

Escudo del cardenal Juan Simeoni

Hoy se cumplen 123 años de la llegada a la Argentina de los primeros Misioneros del Verbo Divino en ser enviados a nuestro país.



La Congregación del Verbo Divino fue fundada en 1875 en Steyl (un pueblo de Holanda cercano a la frontera con Alemania) por San Arnoldo Janssen. Cuatro años más tarde partían hacia la China los dos primeros misioneros de la nueva Congregación: Juan Bautista Anzer (más tarde Obispo) y San José Freinademetz. El segundo destino misional de la Congregación del Verbo Divino fue la Argentina, donde un alto número de inmigrantes alemanes solicitaba sacerdotes que supieran celebrar los sacramentos y predicar en su lengua.



Los dos primeros misioneros destinados a la Argentina (los padres Enrique Becher y Germán Loecken) desembarcaron en Buenos Aires el 23 de octubre de 1889 munidos de una "carta de recomendación" (que podemos ver bajo estas líneas) firmada por el Cardenal Juan  Simeoni, (entonces Prefecto de la Sagrada Congregación de Propaganda Fide) y timbrada con sus armas cardenalicias.




A esas armas nos referiremos en la entrada de hoy.



Nacido en 1816, Juan Simeoni fue preconizado Arzobispo Titular de Calcedonia el 5 de marzo de 1875 y el mismo día designado Nuncio Apostólico en España;  diez días después fue creado Cardenal in pectore por el Beato Pío IX.   Su consagración episcopal tuvo lugar más tarde, en abril, y en septiembre de ese mismo año se hizo pública su designación como Cardenal, recibiendo el Título Presbiteral de San Pedro in Vincoli.




En 1878, el papa León XIII, pocos días después de su elección, lo nombró Prefecto de la Sagrada Congregación de Propaganda Fide. En esas funciones, tuvo a su cargo  trámites vinculados con los destinos misioneros de la Congregación religiosa recién fundada, también en lo relacionado con la Argentina (que sin embargo no entraba en su directa competencia por no ser considerada tierra de misión). Así, Juan Janssen -hermano carnal de San Arnoldo y sacerdote como él- le escribe a su hermano el 14 de agosto de 1889: "Hoy, 14, estuve con el Cardenal Simeoni, en la Propaganda Fide. No opuso objeción al trabajo en Argentina, como tal".  En respuesta, el 27 del mismo mes,  San Arnoldo escribe desde Steyl: "La carta comendaticia de la Propaganda Fide fue aquí motivo de gran alegría". 




El cardenal Simeoni murió en 1892.

En su escudo cardenalicio vemos un campo de azur atravesado por una faja de plata, con una paloma en el campo superior y una serpiente en el inferior, probablemente  una  referencia al texto evangélico "Yo los envío como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas" (Mt  10, 16).  Curiosamente, el escudo no tiene un "lema" como el que suele acompañar a las armas episcopales. Pero podemos imaginar  un lema que cuadraría bien con el escudo: "Prudentes sicut serpientes, simplices  sicut columbae"






No podemos decir mucho más acerca de este escudo bajo cuya protección llegaron a la Argentina los dos misioneros que hemos mencionado, y probablemente otros.





No hay comentarios:

Publicar un comentario