Buscar en este blog

lunes, 8 de octubre de 2012

Escudo de Juan Sebastián Elcano

La foto que encabeza esta entrada, tomada de Wikipedia, corresponde al monumento levantando en honor a Juan Sebastián Elcano en su ciudad natal, Guetaria, en Guipuzcoa.  En la base del monumento  puede verse el escudo del marino.




Como sabemos, Juan Sebastián Elcano fue un marino español que participó en la primera circunnavegación del planeta.  Formaba parte de la expedición  que comandaba  inicialmente Hernando de Magallanes, y quedó al mando, a la muerte de este, de la nao Victoria, la única que regresó a España, de las cinco que habían partido.  




Bajo estas líneas, el escudo de Elcano,  tomado del libro "Argentina. Image of a country",  de Raúl Bulgheroni, editado por la Fundación Alejandro Ángel Bulgheroni Botto:





El escudo es cortado, 1° de  gules, con un castillo de oro; 2°  de oro, con dos palos de canela puestos en aspa, acompañados en los flancos y en punta, de tres nueces moscadas, y orlado de doce clavos de especeria, todo ello de gules. 




Por timbre lleva un yelmo y sobre él,   como  cimera,  un mundo circundado de una cinta con la leyenda "Primus circumdedisti me", "(«Fuiste el primero en circunnavegarme»).


Las armas le fueron concedidas a Elcano por Carlos V (Carlos I de España), en 1523,  en premio a su hazaña. Por ello es obvio el sentido del lema «Fuiste el primero en circunnavegarme». 

Por su parte, las especies en las armas de Elcano hacen referencia a uno de los fines de la expedición, y también a su éxito en ese aspecto, ya que "la carga de especias que trajo en la nao Victoria cubrió con creces los gastos de toda la expedición",  como leemos en  Wikipedia.


Pero a esta altura de la nota, el lector puede estar preguntándose cuál es la relación de Juan Sebastián Elcano con la Argentina, que justifique la aparición de sus armas en este Blog.





La respuesta es sencilla: Elcano estuvo en la Argentina, ya que la expedición de Magallanes, salida de España el 20 de septiembre de 1519, llegó al Río de la Plata en enero de 1520, y pocas semanas después  al lugar que denominaron  (y aun se denomina) Puerto San Julián. Allí, Magallanes y sus hombres   protagonizaron  un hecho histórico: la primera misa celebrada en territorio argentino, el 1° de abril de ese año.  Nos referimos a esos hechos en la entrada del 7 de julio de 2011.


Versión del escudo de Juan Sebastián Elcano,  diseñada por Alicia de Noailles.
Aparece publicada en el libro "Navegantes y maestres de bergantines en el Río de la Plata - Siglo XVI", de Tulia Piñero (Depto. de Estudios Históricos Navales de la Sec. de Estado de Marina, 1962)


Hemos visto varias versiones del escudo de Elcano. Cerramos esta entrada con un detalle del escudo que vimos en la primera foto.  Al verlo de mayor tamaño,  advertimos que no es exactamente el mismo escudo que hemos  descripto y contemplado en colores a lo largo de esta nota.


Los cuarteles 1° y 3° sí  corresponden con los del blasón que venimos comentando. Pero, ¿los otros dos cuarteles?  Arriesgo una hipótesis: el emblema que aparece en el 2° y en el 4° cuartel podría ser  el  que uno encuentra si busca sin más el apellido "Elcano":



El homenaje a la primera circunvalación del globo terráqueo y a la figura de Juan Sebastián Elcano llenan con toda dignidad la entrada de hoy, que es feriado nacional en la Argentina, trasladado del 12 de octubre. 





A lo largo de toda la semana, hasta el sábado 13,  honraremos en nuestras entradas la gloriosa fecha del Descubrimiento de América con ocasión de los 520 años de la llegada de Colón a  nuestro continente.

1 comentario:

  1. Alejandro:
    Mis congratulaciones por esta serie en homenaje al Descubrimiento de América.
    Y un detalle: el Papa Benedicto XVI ha proclamado Doctor de la Iglesia a SAN JUAN DE AVILA. Este santo sacerdote, que quiso ir a América a misionar, finalmente se radica en Andalucía. Allí realiza una obras colosal de predicación y enseñanza. Y nosotros, americanos, hemos recibido ese legado por medio de muchos hombres y mujeres que llegaron a estas tierras con el impulso apostólico del Maestro Ávila. No me extrañaría que El Cano haya tenido conocimiento y contacto con la magnífica obra del neo-Doctor.
    Cordialmente,
    Luis Fernández

    ResponderEliminar