Buscar en este blog

lunes, 6 de mayo de 2019

Escudo de monseñor Jacinto Vera

Jacinto Vera fue el primer obispo uruguayo. La República Oriental forma parte del ámbito de interés de este Blog, pero ese no es el único vínculo de monseñor Vera con la Argentina: no sólo estudió en la capital argentina,  sino que además recibió tanto la ordenación sacerdotal como la episcopal de manos de obispos argentinos.


En realidad, Jacinto Vera nació en alta mar, en el barco que llevaba a su familia desde Canarias -lugar de origen de sus padres- a Uruguay en 1813. Fue bautizado en Brasil, durante una escala de la travesía. Estudió en Uruguay y, como dijimos, también en Buenos Aires. En nuestra ciudad fuordenado sacerdote en 1841 por Monseñor Mariano Medrano y ofició la primera misa en la Iglesia de las Catalinas. Luego regresó a su patria. 

En 1859 fue nombrado Vicario Apostólico del Uruguay.  Cinco años más tarde fue designado Obispo Titular de Megara; recibió la consagración episcopal en Montevideo en julio de 1865 en celebración que presidió monseñor Mariano José de Escalada, a la sazón Obispo de Buenos Aires.  

Su escudo episcopal, que sólo tenemos en esta versión en tonos de grises, tiene un detalle significativo vinculado con el nombre del obispo. En la  Positio  presentada en Roma para su beatificación (el proceso se inició en 2012 y Vera fue declarado Venerable en 2015) un testimonio afirma: «El nuevo Obispo, llevado de su tierna devoción a los Dolores de María y de su confianza en la celestial Señora, adoptó un escudo que representaba el Corazón de la Santísima Virgen traspasado por una espada y rodeado de una palma y de una rama de jacinto, lo que heráldicamente se traduce por la frase: ‘Jacinto triunfará por María’».

El campo inferior reproduce el escudo de Montevideo.

En el monumento funerario que se levanta en la Catedral de Montevideo puede verse el escudo episcopal, lejanamente, en la parte superior;  pero en el pie del monumento, a la izquierda, puede apreciarse un detalle heráldico interesante: una figura con forma de escudo, timbrada con mitra, que lleve en su campo sólo una flor: sin duda un jacinto.




En julio de 1878 fue creada la Diócesis de Montevideo, y Jacinto Vera fue proclamado primer obispo de esa sede.  Ejerció el cargo hasta su muerte, acaecida el 6 de mayo 1881. Hoy, en su aniversario, le rendimos homenaje con esta entrada,  mientras oramos por su pronta beatificación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario