Buscar en este blog

domingo, 15 de mayo de 2016

Escudo de monseñor Arnaldo Clemente Canale

Las entradas de este Blog se escriben con muchísima anticipación. En la mañana del 30 de julio de 2015 estaba yo decidiendo a qué escudo dedicar la entrada del Domingo de Pentecostés de 2016.  Debía ser un escudo episcopal en que apareciera explícitamente el Espíritu Santo, a fin de que la fecha litúrgica quedara debidamente honrada. Me puse a hojear el libro "Obispos de la Argentina" mirando sólo los escudos episcopales, para elegir aquel que ilustraría esta entrada. Me decidí finalmente por un escudo: el de monseñor Arnaldo Clemente Canale, Obispo Auxiliar de Buenos Aires entre 1977 y 1990. Al mirar su biografía, me encontré con una gran sorpresa: monseñor Canale había muerto el 30 de julio de 1990. Es decir que esta entrada se está escribiendo, providencialmente, el día en que se cumplen exactamente  25 años del fallecimiento de este Pastor argentino.


Nació en Buenos Aires en 1925 y fue ordenado sacerdote para el clero porteño en 1952. Cumplió diversas tareas pastorales y curiales en la Arquidiócesis Primada. En 1977 fue nombrado Obispo Titular de Cabarsussi y Auxiliar de Buenos Aires, y recibió la ordenación el 13 de agosto de aquel año. Fue Deán del Cabildo Eclesiástico, Vicario General y Moderador de la Curia.  Falleció tempranamente el 30 de julio de 1990, sin haber llegado a los 65 años.

Sólo a través del libro mencionado, "Obispos de la Argentina", de José Luis Batres, conocemos el escudo de monseñor Canale. Infructuosas han sido las búsquedas por Internet. 



Una partición infrecuente, el terciado en perla; 1° de azur y una Paloma representando al Espíritu Santo, auroleada y radiante, de plata; 2° de plata y una cruz latina patada afinada de azur; 3° de gules y tres flores de lis de plata. Galero episcopal de sinople con seis borlas por lado. El lema es "Sinite parvulos venire", "Dejad a los niños venir (a mí)": frase evangélica que podemos encontrar en Mc 10, 14.  Lamentablemente, nada podemos afirmar con certeza respecto de este escudo episcopal.

La presencia del Espíritu Santo, como dijimos al comienzo, nos recuerda que hoy es la Solemnidad de Pentecostés: el día en que,  "al término de las siete semanas pascuales", la Pascua de Cristo "se consuma con la efusión del Espíritu Santo que se manifiesta, da y comunica como Persona divina"; el día en que "Cristo, el Señor (cf. Hch 2, 36), derrama profusamente el Espíritu" (Catecismo de la Iglesia Católica, número 731).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada