Buscar en este blog

sábado, 17 de julio de 2021

Escudo de monseñor Jorge González

Jorge González nació el 20 de junio de 1966 en La Plata. Estudió en el Seminario Mayor «San José» de esa ciudad.  El 7 de diciembre de 1992 fue ordenado sacerdote en la catedral platense por monseñor Carlos Galán. Ocupó diversos cargos pastorales, sobre todo en su ciudad natal, a lo largo de los años. 

El 5 de junio de 2020 fue nombrado Obispo Titular de Alesa y Auxiliar de La Plata. Recibió la consagración episcopal el 15 de septiembre siguiente.

Del sitio oficial del Arzobispado de La Plata tomamos la información acerca de su escudo episcopal. 

«Escudo de forma española, dividido en tres cuarteles. 

El primero de plata carga con una casa sobre la planta de la Ciudad de La Plata cuyas avenidas se abren más allá. 

El segundo de sinople (verde)  con una vieira. 

En el tercero, de azur (azul), una barca que surca el mar con oleajes y acompaña una paloma blanca con rama de olivo. 

Acolado (junto) al escudo aparece una cruz  episcopal  y por último una banderola flotante indica el lema que reza: “Se acercó y caminaba con ellos”.

Símbolos del escudo:


Casa: expresión del encuentro y los vínculos humanos, de la comunión y del hogar. La casa es, a la vez, expresión de la Virgen, que alberga en su seno como casa de sabiduría al Verbo de Dios, y de la Iglesia, de la cual María Santísima es miembro, modelo y madre amantísima (Lumen Gentium, cap. VIII). De fondo la planta de la Ciudad de La Plata, que por primera vez  da un hijo al episcopado.

Concha del peregrino: la vieira o concha es en occidente símbolo del peregrino, es guía en el camino y expresión de un renacimiento en el itinerario personal (en referencia al símbolo de Venus). Por su parecido a los dedos de una mano, está relacionada a la realización de obras buenas.

Barca: representa a la Iglesia que navega los mares de este mundo llevando el anuncio de la Cruz. En la teología de los evangelios sinópticos y en las catequesis patrísticas, Cristo sube siempre a la barca de su Iglesia para calmar las olas del mundo, para sostener en la fe a sus discípulos, para conducir a los que creen en Él, con navegación tranquila, a la patria celestial.  Acompañada por una Paloma con la rama de olivo. Mencionada en los Evangelios con relación al bautismo de Jesús la paloma es para los cristianos el símbolo del Espíritu Santo. Desde el antiguo relato de Noé, también simboliza la paz.

El lema episcopal “se acercó y caminaba con ellos” está tomado del episodio de los peregrinos de Emaús narrado por Lucas en su Evangelio. Este acompañar de Jesús a sus discípulos, este caminar de Jesús junto a nosotros, inspira el estilo sinodal que debe animar a la Iglesia y el modo  que, el nuevo obispo, busca  imprimir en su ministerio pastoral».

Aunque se echan de menos los ornamentos exteriores propios de la condición episcopal, el escudo es digno, lo cual es mucho decir en la actualidad de la Iglesia que peregrina en la Argentina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario