Buscar en este blog

sábado, 18 de abril de 2020

REBLOG: «El escudo argentino en un blasón familiar - El caso Parish»


El 26 de noviembre de 2015 publicamos una nota que hacía referencia a «una interesante curiosidad que se presenta en la Heráldica argentina», a partir «de un artículo de Luis MacGarrell Gallo,  publicado en el número 165 del Boletín del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas» (noviembre / diciembre de 1989).

A continuación transcribimos los fragmentos que resultan de mayor interés heráldico, así como la única imagen que aparece en en la misma nota de MacGarrell, a saber, el escudo descripto, que está en blanco y negro, agregando un par de imágenes más, que no pertenecen al artículo original. 


El escudo argentino en un blasón familiar:  El caso Parish

«Existe en nuestra historia un hecho curioso, relacionado al tema heráldico.

Se trata de la única hasta donde yo sé- concesión para usar como armas el escudo nacional, dada por un gobernante argentino a un súbdito extranjero.

El caso que nos ocupa es el del Cónsul Británico, Sir Woodbine Parish y la concesión fue dada nada menos por por Dn. Juan Manuel de Rosas, a la sazón Gobernador de Buenos Aires y a cargo de los Asuntos Exteriores de la Confederación Argentina.

Parish fue un destacadísimo diplomático inglés -comienza su carrera a los 16 años- que arriba a nuestro suelo el 31 de marzo de 1824, presentándose al aún Secretario de Gobierno y de Relaciones Exteriores D. Bernardino Rivadavia, para el 5 de abril del mismo año ser reconocido oficialmente como Cónsul General de Su Majestad Británica ante el Estado de Buenos Aires.

Su actividad en estas tierras es intensa y como resultado de sus gestiones se alcanza la firma de un tratado de "Amistad, Comercio y Navegación" entre los gobiernos de la Gran Bretaña y las Provincias Unidas del Río de la Plata el 2 de febrero de 1825.

Su relación con la Argentina continúa por varios años y es durante el gobierno de Rosas que éste lo premia no sólo con la concesión de las armas nacionales sino que además le otorga carta de ciudadanía y el grado militar de Coronel, como veremos luego».

(...) 

«Volviendo al tema principal: es don Juan Manuel de Rosas quien en su calidad de Gobernador de Buenos Aires y a cargo de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina, le otorga el derecho a llevar a él y su descendencia el escudo nacional argentino. Esto como testimonio de sus esfuerzos para el mantenimiento y desarrollo de las buenas relaciones entre Gran Bretaña y la Argentina. Habiendo sido el primer agente británico enviado por Su Majestad, para reconocer la independencia argentina y establecer formalmente las relaciones diplomáticas entre ambos países. Es por eso que se le otorga a Sir Woodbine Parish -al decir del decreto- "como un recordatorio de la independencia de esta República, de la cual Ud. ha tomado parte distinguida". El diploma está fechado el 16 de Julio de 1839,  "año 30 de la Libertad, 24 de la Independencia". Lo firma D. Felipe Arana, Ministro de Relaciones Exteriores.  El mismo día se le otorga la carta de ciudadanía argentina firmada por D. Juan Manuel de Rosas y Don José Ramón Basavilbaso, y por último también en la misma jornada se le otorga el grado y rango de Coronel de Caballería de Línea de las fuerzas regulares de Buenos Aires y la Confederación. Este decreto nuevamente es rubricado por Rosas.

En la práctica  Parish nunca usó el escudo nacional argentino, sino que ubicó en su blasón familiar el sol de nuestra soberanía en un lugar destacado y honorable, agregando un jefe de azur cargado de un sol naciente de oro -"a chief azure issuant there from a sun in splendour proper"- a sus armas familiares: de plata un chevrón de sable acompañado en jefe de seis cruces recruzadas y en punta cuatro; cargando el chevrón con una cruz recruzada o cruzetada el pie fijado de plata; como "crest" -cimera- traía sobre una roca al natural un cruz cruzetada de sable.


Mucho se ha escrito -por una carencia de conocimiento sobre la materia y los usos heráldicos- criticando acerbamente ese otorgamiento de las armas nacionales por parte de Rosas. Nada más erróneo que este criterio equivocado: el otorgamiento de armas soberanas a un súbdito extranjero es justamente una tradición heráldica que coloca al donatario bajo el imperio de la Nación otorgante.

Y a tal punto Parish así lo entendió que su aceptación claramente se manifiesta en el nuevo blasonamiento que adoptara; caso contrario, no lo hubiera hecho.

Por otra parte, -y sin que esto agote este vasto tema- tenemos el claro ejemplo en la heráldica italiana, donde innumerables familias colocan sus armas bajo un jefe del Imperio (de oro, un águila de sable) [que] corresponde al bando gibelino, o el de las tres flores de lis de Francia, bando güelfo; sin desmedro alguno sino más bien con la arrogancia de su facción aumentando y no disminuyendo los respectivos poderes de los otorgantes.

Podemos asimismo citar ejemplos de acrecentamiento de armas realizado por los Reyes de Inglaterra a los embajadores venecianos. Como el de Vicenzo Capello, que aumenta sus armas familiares con el león inglés, concesión dada por  Enrique VII, o aquel otro de Francesco Barnarde para que use en su escudo:  "...ung lion passant resgardant" sobre su blasón familiar.

Finalizando el tema podemos citar como último ejemplo el archiconocido otorgamiento que el rey Luis XI de Francia hizo a Piero de Medici, convirtiendo su roel superior, originariamente de gules, por uno mayor con las armas reales francesas, que conservaron constantemente sus descendientes los grandes Duques de Toscana».

Hasta aquí el artículo de MacGarrell.  Buscando en la Red información sobre este tema, nos encontramos con  la sorpresa de que el escudo de Sir Woodbine Parish,  incluso con el sol argentino en jefe,  aparece en un sitio  dedicado a la genealogía de la familia Winslow, cuyo objetivo principal, según allí se afirma, es «aportar  mayor  conocimiento acerca de los antepasados ​​de la familia Winslow, y ayudar a los miembros de la familia en la comprensión de su herencia».   El sitio también se interesa por la Heráldica, y dedica una página a escudos varios, entre los que se encuentra el de Parish:


A los datos que aporta el artículo respecto de las armas de Parish, esta versión les añade un par de detalles más. 

Respecto del escudo mismo, aparece en un campo circular y decorado de una forma extraña.
Tiene una bordura con el lema latino "Nec aspera terrent",  que podría ser traducido quizás como "Las dificultades no me asustan". Lo rodea una orla vegetal.

Además, tiene acolada una condecoración, y  junto a ella hay una cinta con la leyenda "Justum et tenacem":  seguramente tomada de una frase del poeta Horacio (de la tercera de las seis odas «Romanas»),  que hace alusión al varón justo: «Iustum et tenacem propositi virum / non civium ardor prava iubentium, / non vultus instantis tyranni / mente quatit solida...» (‘Del varón justo y de tenaz carácter / ni el ardor de las gentes malhechoras / ni la amenaza del tirano / conmueve el alma fuerte...’).

Un yelmo timbra el escudo, y sobre él la cimera mencionada en la nota.

Y terminamos esta entrada con nuestra propia versión del escudo de Parish, según la descripción del artículo de MacGarrell: de plata,  un chevrón de sable acompañado en jefe de seis cruces recruzadas y en punta de otras cuatro;  el chevrón, cargado con una cruz recruzada o cruzetada de plata;  jefe de azur con un sol naciente de oro, como en el Escudo Nacional; como cimera,  sobre una roca al natural, un cruz cruzetada de sable.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario