Buscar en este blog

sábado, 19 de noviembre de 2011

Escudo de la Acción Católica Argentina

Dado que mañana es la  Solemnidad de Cristo Rey, pensábamos dedicar la entrada de hoy al escudo del Colegio Cristo Rey de la ciudad de Córdoba.

Pero hace pocos días, y a raíz de la entrada del 11 del corriente relativa a San Martín de Tours e ilustrada con una bella litografía de Juan Antonio Spotorno, recibimos un mensaje remitido -junto con las imágenes que ilustran esta entrada-  por el lector Luis Fernández.    Ese mensaje se refería ante todo al escudo de  la Acción Católica Argentina,  "que pertenece claramente al acervo de la heráldica de nuestro país",  y fue creado también por Spotorno.

Decidimos entonces postergar para el año entrante la nota originalmente prevista para hoy, y en cambio, transcribir en forma textual (y en cursiva, como es norma en este Blog) los párrafos más significativos de aquel  mensaje.

Recordemos, ante todo,  que el día de Cristo Rey (que este año se celebra mañana) es tradicionalmente el día propio de la Acción Católica. Este es el escudo de dicha institución eclesial:



"El escudo de siempre de la Acción Católica Argentina se caracteriza por la sobriedad y nobleza de formas, por la sencillez y profundidad de su mensaje y por la bella estética que lo contiene.



Este escudo fue diseñado por el gran maestro argentino de la xilografía, Don Juan Antonio Spotorno (1905-1978), quien también creó muchos otros logotipos, como el que identifica a la Conferencia Episcopal Argentina, o el escudo xilográfico de la ciudad de Buenos Aires. Este gran artista, miembro de Convivio y dibujante de la Revista Criterio, también hizo excelentes viñetas, exlibris, logotipos y bellas pinturas y cerámicas muy conocidas (ver ejemplos adjuntos).  Su arte xilográfico es un orgullo para los argentinos. En él se conjugan la belleza y la fe de un hombre profundamente creyente.




El escudo de la ACA fue creado en 1934 y, desde entonces, identifica claramente a la Acción Católica Argentina. Su única arma es la Cruz, en este caso latina, símbolo por antonomasia del cristiano, símbolo que en la actualidad quiere ser desterrado. Es el emblema del amor del Redentor, el recuerdo de su muerte y gloriosa resurrección, “árbol que nos dio la Vida”. Hoy pareciera que asistimos a la desaparición pública progresiva del símbolo de la Cruz. Desaparece de las casas de los vivos y de las tumbas de los muertos, y desaparece sobre todo del corazón de muchos hombres y mujeres a quienes molesta. Esto no nos debe extrañar, pues ya en los tiempos evangélicos San Pablo hablaba de falsos hermanos que querían abolir la Cruz (Flp. 3, 18).

Además, son de destacar los colores elegidos para nuestro escudo, muy bien precisados por la heráldica:
* el campo en metal de plata, que nos habla de la integridad, de la verdad, la pureza, la firmeza y la vigilancia;
* y la Cruz que tiene un esmalte azur (azul), color que en heráldica está asociado a la justicia, la lealtad, la caridad, la devoción a María Santísima y es símbolo de la verdadera inteligencia.
* ambos colores (el plata o blanco y el azul) aunados son los propios de la bandera argentina.

En la celebración de la oficialización, rito en el cual la Iglesia impone este escudo, el militante de la Acción Católica se compromete pública y específicamente en este apostolado seglar católico, y el escudo nos recuerda ese compromiso de trabajar por la Paz de Cristo en el Reino de Cristo, que fuera el lema del fundador de la A.C. actual, el Papa Pío XI.


Hace unos meses el Papa Benedicto XVI recibió a la Acción Católica en Roma y les reiteró sus características propias como asociación de laicos católicos: “una asociación de seglares que tiene la misma finalidad apostólica de la Iglesia, que colabora con la jerarquía, que se manifiesta como cuerpo orgánico y que recibe de la Iglesia un mandato explícito”.

Nuestro homenaje a la fecha de mañana y a la benemérita institución.