Buscar en este blog

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Escudo de monseñor Germiniano Esorto

Germiniano Esorto es el curioso nombre de quien fuera segundo Obispo y primer Arzobispo de Bahía Blanca.

Nacido en 1897 en Laprida, provincia de Buenos Aires, recibió la ordenación episcopal en 1943. Fue Obispo Titular de Birta y Auxiliar de La Plata hasta su designación al frente de la diócesis bahiense en 1946. Cuando la jurisdicción fue elevada a la categoría de arquidiócesis,  monseñor Esorto fue promovido a la dignidad arzobispal.


De una Guía Eclesiástica circa 1961 obtenemos la imagen y la descripción de su escudo episcopal,  que transcribimos ahora prácticamente en su totalidad.

"Escudo francés, antiguo, cortado sobre un campo de oro, en jefe, el águila heráldica en su carnación natural, con los extremos de las alas manchadas de sangre, impuesta, aureolada de sable y cruz de gules.

Sobre campo de gules en punta, libro abierto en su carnación natural, con las letras de oro, inicial y última, del alfabeto griego en sendas páginas visibles.

Debajo del blasón la bandera flotante de pergamino natural con el lema en letras de gules: Caritas Christi urget nos.

Timbran el escudo la mitra a su derecha, y a su izquierda el báculo con la voluta hacia afuera por el carácter de Arzobispo Diocesano; la cruz arzobispal; el capelo de sinople y diez borlas iguales que caen a cada lado.


Coincidió la exaltación del actual Arzobispo de Bahía Blanca con la crisis definitiva de la apostasía general en todos los órdenes. Interpretando tal coincidencia, traza su programa como actualización imprescindible, enérgica y rápida de la verdad básica; la vuelta a Cristo.

(...)
El águila, ave real por excelencia es pieza antigua que ha recibido en estos últimos tiempos el simbolismo de Cristo Rey al aureolarse con la Cruz. En nuestro caso, la cruz de gules añade el sentido de Rey victorioso. Y la sangre con que se manchan muestra al Rey que impone su reinado por el amor probado hasta la muerte. El oro del campo es la abundancia y riquezas de ese reinado. El Libro abierto con las letras primera y ´ltima del alfabeto griego siempre simbolizó el Evangelio; porque en él Cristo se propone gráficamente como principio y fin de todas las cosas llamándose a sí mismo alfa y omega.  Se intenta de esta manera, la identificación entre Cristo y su doctrina.  El oro de las letras es la inalterabilidad de tal doctrina. El gules del campo, la caridad evangélica.



El escudo de Bahía Blanca une ambos símbolos; el águila y el libro [...]".  Esa unión se expresa también por medio del lema: "el amor de Cristo nos urge la imposición de su reinado que se logra sólo con la vida del Evangelio".

Tengo la certeza de que este Blog tiene el orgullo de publicar por primera vez en la Red el blasón episcopal de monseñor Esorto,  como ya ha ocurrido en otros casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario