Buscar en este blog

lunes, 12 de septiembre de 2016

"La heráldica de los libros" (2 de 7): Escudo de Manuel Mujica Láinez

Ayer,  el 11 de septiembre, se cumplieron 106 años del nacimiento del célebre escritor argentino Manuel Mujica Láinez.

Mujica Láinez visitó varias veces nuestro Blog,  ya que la Heráldica está presente en varias de sus obras. Hemos visto las diversas referencias heráldicas -incluyendo el escudo de los Mendoza- presentes en "El hambre";  el escudo que Garay le dio a Buenos Aires salió a nuestro encuentro en "La fundadora";  en "Los pelícanos de plata" aparece la curiosa circunstancia del encargo hecho a un tal Melchor Míguez para que labrara las armas porteñas; un ex libris con el escudo de los Dunstanville hace su aparición en "Crónica de Pablo y Virginia"; las armas del Virrey Pedro de Melo y Portugal aparecen en "El ilustre amor".

Pero ahora es el propio escudo  de Manuel Mujica Láinez el que traemos a este Blog. Lo hallamos primero al azar navegando la Red en el sitio web del diario Acción, de General Rodríguez, con el epígrafe "Ex Libris Manuel Mujica Láinez".


En julio del año pasado, además, pudimos ver las armas de Mujica Láinez (concretamente las del escudete) en la exposición "La heráldica de los libros", que estamos recorriendo esta semana:






Aprovechemos la ocasión para transcribir fragmentos significativos de la genealogía de Manucho, que trae la  página web que citamos más arriba:
"Los vascos Mujica provenían de los primeros señores de Viscaya. En el pueblito de Villafranca de Oria, en la provincia de Guipúzcoa, a cuarenta kilómetros de San Sebastián, se levantaba, todavía en 1958, cuando la visitó su lejano descendiente, y seguramente se levantará aún, la casa solariega. (...)  Conservaba sobre la puerta el escudo familiar. De ella, a mediados del siglo XVIII, partió el primer Mujica llegado a la Argentina, Juan Bautista de Mujica y Gorostizu. Se dedicó al comercio y, como oficial del Tercio de Viscaya, defendió a Buenos Aires durante las Invasiones Inglesas (...). Aquí nació el hijo de aquel español y de una descendiente de Juan de Garay y que cayó para siempre en la victoriosa jornada de Ituzaingó (1827). Su hijo póstumo, Eleuterio, venerado abuelo de "Manucho", fue un personaje singular, detestaba a "los mandones", esto es, el autoritarismo rosista tanto como los Láinez y fue destacado estanciero.
Manuel Láinez había llegado en 1803 dedicándose al comercio. Casó con una porteña del mejor circuito, María Manuela de Ocampo (...), y tuvo dos hijos. El primogénito, Manuel, se recibió de médico en 1844, se inició en política después de Caseros (1853), integró el cuerpo de médicos militares que se organizó en 1859 y una granada lo pulverizó en Cepeda, cuando ejercía su profesión en el campo de batalla. Su hermano Pedro Martín, 'dandy' de la época (...), así como el primer Mujica había casado con una descendiente de los Islas de Garay y Ladrón de Guevara, estirpe de conquistadores, así este Lainez casó con una Cané y Andrade, Bernabela de nombre, descendiente del último alcalde de primer voto del Cabildo porteño.
Su hijo, Manuel Láinez Cané fue el destacado periodista y fundador de "El Diario" (...) y tuvo una activa vida política (...). Casó con Elvira de la Riestra; de su hijo, Norberto Lainez de la Riestra, quien a su vez casó con María Elina Peralta Alvear, nacieron Manuel Vicente y "las inolvidables" hermanas Lainez, María Elina, Elvira, y María Carlota.  María Elina, 'Chupeta' para sus amigos, casó con un Cahen d'Anvers: Mónica Cahen d'Anvers es su hija.
(...) 
Del casamiento de Manucho Mujica Farías y Chía Lainez Varela, reunión de orígenes y desarrollos tan diferentes, nació un primer Manuel Bernabé, rápidamente desaparecido -vivió poco más de ocho meses-, luego el segundo Manuel Bernabé -'Manuchito', que será nuestro celebrado Manucho Mujica Lainez-, y tras él seis hermanas seguidas.
Mujica, Láinez, Cané, y Varela fueron los linajes que confluyeron en uno de los escritores de mayor relevancia que ha dado la Argentina, y que con tanto talento supo evocarlos, así como recrear sus tiempos. Estancieros, periodistas, escritores y empresarios pueden destacarse entre sus numerosos descendientes".

En cuanto al escudo mismo, no es difícil identificar, en el escusón central del primer escudo -es decir en el que se ve luego en el ex libris expuesto en la Biblioteca Nacional-  las tradicionales armas de uno de los linajes de apellidos Múgica, Mugika o Múxica,  de origen vasco: en sinople, una banda de oro, engolada en cabezas de dragones de lo mismo, lampasadas de gules, y acompañada de dos escudetes de plata, cargado cada uno de ellos de cuatro fajas (otros, de cinco), de azur, uno a cada lado.  Más datos pueden verse aquí.

Pero nada podemos decir de los campos del escudo mismo, pese a las "pistas" que nos ofrecen los apellidos de los antepasados de "Manucho".

Es muy posible que Manucho usara este escudo.  "Nació en Buenos Aires el 11 de septiembre de 1910, -dice Wikipedia- en una familia de orígenes aristocráticos y emparentada con las familias patricias y fundadoras de la Argentina. Era hijo de Manuel Mujica Farías y Lucía Lainez Varela. Su abuelo paterno, Eleuterio Santos Mujica y Covarrubias, descendiente del fundador de las ciudades de Buenos Aires y Santa Fe, Juan de Garay, le inculcó el amor a la tierra natal; el materno, Bernabé Lainez Cané, el gusto por la literatura. Su abuela materna, Justa Varela, era sobrina de Juan Cruz y Florencio Varela".  En 1923 se trasladó con su familia a Europa, "una costumbre habitual de la clase alta de la época". Residieron primero en París y luego en Londres, para regresar a la Argentina en 1928. "En 1936 se casó con Ana de Alvear Ortiz Basualdo, también de familia aristocrática, con quien tendría tres hijos".  Murió en 1984.





En esta breve semblanza hemos rescatado los aspectos "aristocráticos" de la biografía de Mujica Láinez, no sólo porque se reflejan en su obra, sino sobre todo porque hacen más plausible que haya usado  efectivamente sus armas familiares. 

Sabemos, al menos, que las usó en ex libris, como lo atestigua la muestra realizada el año pasado en la Biblioteca Nacional.



No hay comentarios:

Publicar un comentario