Buscar en este blog

viernes, 23 de septiembre de 2016

Basílica de la Inmaculada Concepción (Concepción del Uruguay, Entre Ríos)

En enero de  2015  viajé por primera vez a la localidad entrerriana de Concepción del Uruguay. Algunas entradas de este año muestran imágenes heráldicas que tomé en esa visita.



Uno de mis objetivos primordiales en mi viaje a Concepción del Uruguay era la célebre Basílica de la  Inmaculada Concepción.  Hasta ese templo me acerqué esperando encontrar y registrar su  escudo heráldico, si existiese.


Lamentablemente, no pude encontrar que hubiera un blasón basilical que corresponda al hermoso templo uruguayense.


Por ello me limito,  como en casos análogos, a mostrar los símbolos de la dignidad basilical -pabellón y tintinnabulum- así como el  emblema pontificio, que ostenta en el frontis como corresponde precisamente a su condición de Basílica Menor.




El templo tiene su origen en 1780, cuando (antes de la fundación oficial de la ciudad) se crea la Parroquia de la Villa del Arroyo de la China.  Desde 1851 ostenta el carácter de “Filial de la Archibasílica de San Juan de Letrán”.



El actual templo data del año 1859; fue inaugurado, con la presencia del Gral. Justo José de Urquiza (cuyos restos reposan en el interior de la iglesia), por el Delegado Apostólico, monseñor Marino Marini.   (Notemos que  en el cartel que acabamos de ver dice "Nuncio", pero en esa época en la Confederación Argentina no había Nuncio Apostólico -no lo hubo propiamente hasta 1916- sino Delegado Apostólico: un enviado del Papa que, a diferencia de los nuncios, no ejerce funciones oficiales diplomáticas,  no representa al Santo Padre ante el Estado en el que ejerce sus funciones y no pertenece, por tanto, al cuerpo diplomático. En la práctica, los Delegados Apostólicos ejercen de representantes oficiosos ante los Estados).

En 1942 el templo de la Inmaculada Concepción fue declarado Monumento Histórico Nacional. 

Fue elevado a la dignidad de Basílica Menor por medio del decreto Tanta est dignitas de San Juan Pablo II, emitido el 24 de septiembre de 1980. En la víspera del aniversario de la elevación de este bello templo a la condición basilical, le dedicamos esta entrada; también mañana nos ocuparemos de este lugar sagrado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada