Buscar en este blog

viernes, 16 de mayo de 2014

Escudo del Instituto "Almirante Guillermo Brown" de Haedo

Mañana,  17 de mayo,  se celebra el Día de la Armada Argentina.  En esta ocasión se trata de una celebración muy especial, porque se cumple el bicentenario de la victoria naval de Montevideo,  que permitió -leemos en el sitio oficial de la Armada Argentina- "la consolidación de los principios de la Revolución de Mayo".  Esa victoria fue "obtenida por nuestra escuadra al mando del Almirante Brown sobre la flota de la Real Armada Española que tenía su apostadero en aquel puerto"  y "permitió alejar el peligro que representaba el poder naval realista en aguas del Río de la Plata".

Hemos elegido dedicar tres  entradas a  honrar esta gloriosa fecha,  y esta es la segunda de ellas.

Hoy vamos a  compartir un escudo escolar que, indirectamente, rinde homenaje al Almirante Brown y a la Marina argentina.



Se trata del emblema del Insituto "Almirante Guillermo Brown", ubicado en Haedo, provincia de Buenos Aires. Pasé por allí en la nublada mañana del 2 de marzo de 2013, y tomé las fotos de esta entrada. La ubicada sobre estas líneas muestra el bonito edificio de esa institución educativa,  en cuyos jardines, como puede verse, hay un busto del prócer.

El cartel en el frente del edificio escolar muestra esta versión del escudo:



Pero unos metros más a la derecha, sobre la pared que da a la calle Las Bases, puede verse este azulejo con el escudo institucional:



Una primera impresión: Ante todo, como vemos, ambas versiones no son exactamente iguales en sus esmaltes.  En esta versión, los colores nacionales del campo del escudo están ubicados correctamente, aunque el campo inferior exhibe un curioso sector de color verde amarillento (?). El ancla aparece de sable en este mosaico, y el timón de oro, violando la regla que prohíbe metal sobre metal.



Otros símbolos de raigambre naval son la Cruz del Sur y el ave de plata que surca el campo superior. La lámpara, en cambio, es un símbolo muy común en escudos escolares. 

Después de esa primera impresión consulté el sitio del Instituto. Allí, en el encabezamiento (que todavía, en marzo del año pasado, mostraba una referencia al cincuentenario celebrado en 2010),  puede verse la pequeña versión que aparece bajo estas líneas. 




A través de un enlace llamado "Himno y Escudo" puede uno obtener más información sobre  sobre el escudo institucional:  la versión de mayor definición que vemos más abajo,  acompañada de su correspondiente  explicación:

"Conforme con lo establecido en los objetivos institucionales para determinar la labor en que se halla empeñado nuestro Instituto, el distintivo creado para el mismo destaca el siguiente simbolismo:
Corona nuestro escudo, la imagen de un ave gigantesca: el ALBATROS. De hasta cinco metros de envergadura, puede volar hasta semanas enteras, eligiendo y dejándose llevar por las corrientes aéreas, con las alas rígidas e inmóviles.
Es el símbolo de la constancia y la firmeza que el alumno debe adquirir para utilizar con sentido realista y crítico, el pensamiento y la acción imprescindibles para lograr su autoeducación y formular su proyecto de vida, que lo convierta en un hombre pleno, digno y libre.
Predomina en el escudo el ANCLA, un instrumento destinado a mantener la nave en un punto o reducir al mínimo la deriva. Simboliza la fortaleza que permitirá al alumno ser firme en sus decisiones, enunciadas como ser responsable, solidario, generoso y justo.


El TIMÓN, es la pieza destinada a gobernar la nave, y en nuestro caso, gobernar nuestra propia vida, con sentido democrático y de entrega. “Debo seguir el rumbo que me he trazado” (Almirante Guillermo Brown).
La CRUZ DEL SUR, es también un símbolo que nos orienta y nos guía hacia la práctica de auténticos valores.
La LÁMPARA VOTIVA, simboliza la luz de la ilustración o estudio, que iluminará el camino a seguir y permitirá facilitar el compromiso del hombre con su tiempo y su proyección futura.

El MAR y la LÍNEA DEL HORIZONTE, que marca la aparente separación del cielo y de la tierra, pero demostrando que siempre hay un más allá que alcanzar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario