Buscar en este blog

sábado, 31 de mayo de 2014

"Apuntes sobre Heráldica Naval en general y militar"

"Apuntes sobre Heráldica Naval en general y militar" es el título de una nota aparecida en el número 120 (de septiembre de 1982) del Boletín del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas. El autor del articulo es un viejo conocido de este Blog: Félix F. Martín y Herrera.

Como lo hicimos en anteriores ocasiones con otras notas de la misma publicación, hemos convertido el texto al formato digital y lo ofrecemos casi íntegro a continuación, ilustrado con escudos navales argentinos (la nota original no tenía ilustraciones). Cerramos así el mes que hemos dedicado especialmente a honrar el bicentenario de nuestra Armada.



"La Heráldica Naval en general es aquella parte de la Ciencia y Arte Heráldica que trata especialmente de cuanto se refiera a la navegación, o sea de los buques y todo tipo de embarcaciones o de parte de ellas, atendiendo a las épocas y circunstancias. Así podrán lucirse en los blasones, ya fueran de instituciones, de familias o personales, fragatas, navíos de alto bordo, urcas, goletas, carracas, carabelas, góndolas y la variadísima restante gama de las naves a vela; y también las de propulsión a máquina convenientemente estilizadas heráldicamente (...), pudiendo hallarse las embarcaciones con los velámenes desplegados o recogidos, empavesadas, embanderadas o no, con o sin remo, ubicadas ya sea en el campo del blasón o a guisa de ornamentes exteriores. 



En cuanto a los elementos que las forman o integran, úsanse además de figuras humanas con ropajes apropiados, personajes mitológicos y legendarios, por ejemplo neptunos, tritones, sirenas, ondinas, y otros muchos; animales que viven en el agua, anfibios y costeros, cuales son peces de múltiple tipo, hipocampos, delfines, toninas, ballenas, cachalotes, tiburones, calamares, langostas, iguanas de mar, focas, leones marinos, morsas, orcas, marsopas, marlines, leopardos de mar; agregando a tortugas, serpientes de agua, cocodrilos y lagartos; aves marítimas y lacustres, tales fueren albatros, gaviotas, petreles, cormoranes, ocas, águilas costeras, pingüinos, golondrinas de mar, pelícanos, alciones, garzas, grullas, flamencos, patos, espátulas y demás ejemplares apropiados de la fauna avícola; instrumentos de medición, tanto antiguos, como sextantes, octantes, brújulas, compases, etc., como modernos, por ejemplo aparatos de radar y otros de estilo; redes de variada forma, nasas y equipos pesqueros en general;  cuerpos  astrales, a saber estrellas, soles, cometas y,  por cierto, representaciones del mar, de sus ondas y cursos acuáticos, a veces en forma vibrada; objetos típicos, tales son faros, faroles, farolas, boyas, timones de toda clase, cabrestantes, bitácoras, cornamusas, espeques, cadenas, anclas, anclotes, calabrotes, baldes de cubierta, escalas, cofas, nudos marineros, etc.  Sería ocioso enumerar más elementos marinos, recordando que deben ser siempre apropiados, desde luego sujetos a la Heráldica como Ciencia y Arte, con contenido simbológico.



La Heráldica Naval Militar es división de la Heráldica Naval en general, que se ciñe al tema relacionado en el precedente párrafo, pero sin perder de vista el carácter bélico o guerrero; de tal suerte que las embarcaciones serán las de guerra, como también los uniformes, medallas, condecoraciones, coronas triunfales y demás "muebles heráldicos" interiores y exteriores; respecto a los animales, tanto cuadrúpedos como alados, peces y reptiles, serán más estrictamente seleccionados y por lo común trazados en actitud agresiva o de singular fiereza, pudiendo muchos de ellos llevar la mitad del cuerpo asemejada a la conformación de un pez escamoso, por ejemplo, un león "marinado", revistiendo pues dicha característica desde la cintura para abajo, con escamas bien marcadas, concluyendo en fuerte cola. Al igual que en Heráldica Naval en general, las embarcaciones y demás figuras podrán ser de todas las épocas, teniendo siempre en cuenta los principios técnicos y artísticos del prisma heráldico. Pueden usarse sables de abordaje, hachas, garfios, cañones de cureña de madera preferentemente, culebrinas, espingardas, fusiles chisperos, bayonetas, espadas y sables comunes; asimismo resultan del caso tambores y otros instrumentos musicales, catalejos, mástiles con velamen, ruedas de cabillas, anclas de todo tipo como en el concepto general; armamentos modernos cuales son misiles torpedos; aconsejando de paso que en el blasón de un buque escuela o academia, se incluya algún libro abierto o cerrado, lámparas de aceite, plumas antiguas y otros símbolos cabales.



Corresponde incluir asimismo gallardetes, banderas, rocas surgiendo de ondas y decorarse las coronas con partes de velámenes y anclas.




Los escudos de armas navales podrán llevar lemas, en idioma nacional o en latín, relacionados con lo representado en ellos o con la Historia de las instituciones, personas o linajes correspondientes. Deberá tomarse en consideración si se trata de especialidades de la marina de guerra, como podrían ser los batallones de infantes que la integran, cuerpos de aviación naval, etc., elegir siempre emblemas que las definan convenientemente. Por último acotemos que antiguamente las distintas jerarquías de altos oficiales de la marina de guerra portaban como ornamentos exteriores ciertas insignias que los caracterizaban, tema tratado en la mayoría de las obras sobre esta materia, citando al azar las de García Carraffa, Armengol y Pereyra, Medel, Le Menestrier y Atienza".

No hay comentarios:

Publicar un comentario