Buscar en este blog

lunes, 1 de noviembre de 2010

Un santo, una beata y un beato

Hoy es el día de Todos los Santos, que el Episcopado de la Argentina dedica además a rezar por la santificación de los argentinos y la glorificación de nuestros siervos de Dios.  

Una manera de adherir a la fecha desde la temática de este Blog es indagar acerca de los escudos que corresponderían a los linajes cuyo apellido coincide con el de  los santos y beatos nacidos en la Argentina.  (Usamos adrede una expresión "rebuscada" para recordar que no existen escudos "de apellidos", sino de linajes. Por eso, lo que haremos será sólo un ejercicio:  buscar escudos que correspondan a linajes del mismo apellido de nuestros  compatriotas elevados al honor de los altares).

Como es sabido, el único santo nacido en la Argentina, hasta el momento,  es San Héctor Valdivielso Sáez. El escudo que surge de la búsqueda del apellido Valdivielso es el que sigue:


Teniendo en cuenta que San Héctor murió mártir en España (a causa de la persecución religiosa desatada durante la Guerra Civil), no parece ser un escudo inadecuado. Al contrario, la torre parece evocar aquel famoso versículo "Tú has sido mi refugio, y torre de fortaleza delante del enemigo" (Salmo 61, 3), y su  gules nos remite a la sangre derramada por los que entregaron su vida por proclamar el nombre de Jesús;  ni hablar de la cruz de sable que supera a la torre, que también está muy al tono en el escudo para un mártir.


Los argentinos tenemos además una beata, María del Tránsito de Jesús Sacramentado,  cuyo apellido de nacimiento era Cabanillas. Buscando en la web aparece este escudo, que corresponde al apellido Cabanillas pero que encierra una curiosidad, o mejor dicho una errata:

El escudo es correcto, pero  en el sitio web  donde hallamos este escudo  han escrito mal el apellido.

También en este caso el escudo parece ser muy adecuado. Una  religiosa que eligió denominarse "de Jesús Sacramentado"  exhibiría con orgullo unas armas en que campea el Cordero de Dios, símbolo de Cristo. El Cordero, de plata y auroleado de lo mismo, sostiene una bandera con la Cruz y está apoyado sobre un libro de oro. Muy oportuno para una religiosa.

San Héctor y la Beata María del Tránsito nacieron en la Argentina. Nos queda en el tintero un tercer argentino nativo elevado a los altares,  el Beato Ceferino Namuncurá, pero no hay escudo de su apellido, de origen  indígena.

No obstante, si tuviéramos que imaginar un escudo para Ceferino, nos inclinaríamos por el tercer campo del emblema del Instituto Ceferino Namuncurá (un colegio porteño de la Parroquia Espíritu Santo), que  mediante un lirio de plata sobre fondo de sinople, parece evocar el apodo de "Lirio de las Pampas" con que se conoce al humilde mapuche.



Completado con una guarda mapuche en jefe, un escudo imaginario para Ceferino podría ser más o menos así:

¡Que San Héctor, la Beata María del Tránsito, el Beato Ceferino y todos los demás beatos y beatas vinculados con nuestro país interceden por el pueblo argentino!

3 comentarios:

  1. Enhorabuena, don Alejandro. Muchas felicidades por el contenido de su blog y de esta entrada en particular.

    ResponderEliminar
  2. El "escudo" del Beato Ceferino Namuncurá, además de los indicados, debería contener alguna referencia a su vida cristiana; sino estaríamos avalando las tesis indigenistas, que no aceptan la inculturación del Evangelio. Es necesario también manifestar su condición de católico e hijo insigne de Don Bosco.

    ResponderEliminar