Buscar en este blog

jueves, 5 de abril de 2018

Escudo de Maipú (Chile)

Hoy se cumplen 200 años de un combate decisivo para la independencia de Chile y de América del Sur: la Batalla de Maipú, en la que las fuerzas al mando del general San Martín derrotaron a las fuerzas realistas.


Para rendir homenaje a esta fecha histórica cruzamos los Andes y visitamos hoy la localidad de Maipú.  Aunque Chile no pertenece al ámbito del interés directo de este Blog (la Argentina y las demás naciones que formaron parte del Virreinato del Río de la Plata y de las Provincias Unidas), este es un caso especial, porque el escudo de esa ciudad reproduce la escena famosa del Abrazo de Maipú, cuya representación más célebre es la pintada por Pedro Subercasseaux que vemos sobre estas líneas.  Es decir que el escudo de la ciudad chilena de Maipú incluye una imagen -aunque estilizada- de José de San Martín.

Al término del combate,  el general chileno Bernardo O’Higgins se acercó hasta el campo de batalla herido para saludar con un abrazo al general argentino José de San Martín, quien comandaba las tropas, mientras le decía: "¡Gloria al salvador de Chile!". 



Un medio local, "Revista Mi Gente", ofrece en su sitio web estos datos y esta reflexión acerca del escudo:
Los seres humanos acostumbrados a mirar pero no ver, alguna vez no pasaron por alto símbolos que hablaban de un todo reconstruido. Es el caso de los Escudos de Armas, quizás en el Maipú de antaño era más fácil visualizarlo. Hoy, sólo podemos ver la” imagen corporativa” de la comuna, que difiere absolutamente del real sentido de estos hermosos procesos de la sociedad. Este es un sentimiento común en los vecinos de antaño, que buscan el Escudo de Armas de Maipú, que alguna vez ocupó todos los lugares visibles pertinentes y que provocó un suceso en su época y marcó un hito en la historia del villorrio, dando una austera muestra de patriotismo. Desde tiempos remotos se ha considerado el Escudo de Armas la representación misma de los clanes familiares. En ellos se señalaban sus tierras, animales, poderío y nobleza.
 
Estos eran colocados en los sitios más prodigiosos e incluso en sortijas que eran utilizadas por la aristocracia con un doble uso: en un afán de ostentación de riquezas y como el sello lacrado otorgando un broche de oro a su correspondencia. Cada familia de “bien” poseía un escudo, como también cada región de un lugar, las instituciones, etc., pero qué son: sólo símbolos que representan una analogía, es decir la semejanza entre cosas distintas, que en su conjunto evocan sensibilidad a los otros y un sentido de pertenencia. Pues bien, en Maipú, con fecha 6 de julio de 1979 el señor Alcalde de Maipú don Gonzalo Pérez Llona, de acuerdo a las facultades que se le otorgan mediante el art. 12 del D.L. N° 1.289, de 1975, pone en vigor el Decreto Alcaldicio N° 386, de 19 de marzo de 1979; que dispone asignar un jurado que discernirá los premios del concurso para “Escudo de Armas de la Comuna de Maipú”. Dicho cometido es presidido por el edil, representantes de la Municipalidad, ex alcaldes, organismos de la comunidad y voluntariado, representantes corporación de industriales para el desarrollo social de Maipú, representantes del CODEDUC , representantes de Carabineros, Bomberos y de los vecinos de Maipú. 


Otro medio, en este caso RadioEme,  aporta también algunos datos respecto de lo que llama "uno de los emblemas más identificables para la comunidad maipucina: el escudo de armas":
Pese a su larga vida como municipio, y al valor histórico de la comuna como escenario decisivo de la independencia nacional, no fue hasta 1979 que Maipú obtuvo su escudo de armas. A dicha fecha, no existía ninguna imagen heráldica que estableciera una relación concreta de identificación, mucho menos con carácter oficial, razón por la cual la Ilustre Municipalidad decidió convocar a lo que denominó concurso “Escudo de Armas de la Comuna de Maipú”.
Las bases de la convocatoria estaban abiertas a toda clase de participante sin restricción alguna de edad, residencia o nacionalidad. Si bien el tema era calificado como libre, se hacía hincapié en caracterizar la imagen de Maipú tomando en cuenta sus aspectos históricos, culturales, geográficos y religiosos, sugiriendo tomar como base los siguientes tópicos: la batalla de Maipú, el abrazo de O´Higgins y San Martín, el Templo Votivo Nacional de Maipú y, he aquí lo curioso, el proceso de industrialización de la comuna. En cuanto a la técnica a utilizar, esta también era libre, debiendo los concursantes presentar dos modelos, una maqueta a color y un original en tinta china.



El concurso tenía un premio de $ 25.000 para el  diseño ganador.  Un jurado de 17 miembros  tuvo a su cargo la selección.  El primer premio recayó en Óscar Enrique Véliz Román, técnico gráfico de 50 años, egresado de la Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad de Chile, quien al momento de hacerse acreedor del concurso se desempeñaba como perito calígrafo del poder judicial, además de poseer una pequeña empresa de estampados, diplomas, etcétera. 

El jurado deliberando
La nota de RadioEme fue escrita por Eduardo Montalbán Marambio.



Como vemos, el escudo reproduce el momento en que O'Higgins y San Martín se abrazan, tras la victoria; al fondo del escudo, sobre campo de azur,  se ve el Santuario Nacional de Maipú, Templo Votivo Nacional, erigido precisamente en el lugar de la batalla. Del sitio del Santuario de Maipú procede parte de la información que sigue.

En marzo de 1818 "el pueblo de Santiago y sus autoridades civiles y religiosas", encabezados por "Luis de la Cruz, como Director Supremo delegado y Monseñor Ignacio Cienfuegos, Vicario de la Diócesis de Santiago",  habían hecho un voto solemne en estos términos:

“En el mismo sitio donde se dé la batalla y se obtenga una victoria, 
se levantará un Santuario de la Virgen del Carmen, 
Patrona y Generala de los Ejércitos de Chile.

Y los cimientos serán colocados 
por los mismos magistrados que formulan este voto 
y en el mismo lugar de su misericordia, que será el de su Gloria”.


El mismo 5 de abril de 1818, en medio de la batalla, San Martín, viendo flaquear un ala del ejército, arengó a la tropa evocando ese voto solemne: 

“Nuestra Patrona, 
la Santísima Virgen del Carmen, 
nos dará la victoria, 
y aquí levantaremos la iglesia prometida 
para conmemorar este triunfo”.

Después de la victoria de Maipú,  Bernardo O'Higgins, Director Supremo,  mediante un decreto del 7 de mayo de 1818, hace suyo el Voto del Templo,  y en forma solemne ordena la iniciación de los trabajos. 



El escudo, que lleva un filete de oro, tiene una bordura de gules también fileteada en oro, con el texto "Cuna de la Patria" - "5 de abril de 1818", y el nombre de la ciudad en la parte inferior.  

A modo de timbre, un morrión con escarapela chilena, y dos armas entrecruzadas por detrás del mismo, en sotuer,  que penetran  en el campo de la bordura.

El escudo de Maipú forma parte también de la bandera de la ciudad, que vemos a continuación.


Mañana y pasado mañana prolongaremos este homenaje al bicentenario de la batalla que consolidó la independencia de Chile y aseguró la libertad de Sudamérica, gracias al genio del general José de San Martín.