Buscar en este blog

sábado, 3 de marzo de 2018

Escudo de Pío Tristán

Juan Pío de Tristán y Moscoso fue un militar y político peruano que participó del  lado realista en la la Guerra de la Independencia de las naciones hispanoamericanas.

Su presencia en este Blog es altamente justificada, pues son diversos y de gran importancia histórica los vínculos de Pío Tristán con nuestro país.

Escudo de Arequipa
Nacido en Arequipa en 1773, casi desde niño se dedicó a la milicia. Siendo muy joven viajó a España, donde conoció a Manuel Belgrano y fue su compañero de estudios. Años más tarde, de vuelta en América,  estuvo dos años en Buenos Aires  como ayudante del Virrey Pedro de Melo.

En 1809 regresó a su tierra natal, incorporándose al ejército realista que comandaba el brigadier Goyeneche. A partir de 1810 Pío Tristán participó de la defensa de las provincias altoperuanas de la ofensiva de los revolucionarios del Río de la Plata; estuvo presente en la batalla de Huaqui el 20 de junio de 1811, que fue un gran revés para las fuerzas patriotas y permitió a los realistas recuperar el Alto Perú.


Poco después los avatares de la guerra llevaron a Tristán a reencontrarse con Belgrano, pero esta vez en bandos opuestos. En agosto de 1812 Tristán avanzó por La Quiaca rumbo a Jujuy, pero al llegar se encontró con que Belgrano había ordenado el repliegue de su ejército y de la población, en lo que llamamos el Éxodo Jujeño. Pío Tristán y Belgrano se enfrentaron luego en Tucumán (24 de septiembre de 1812) y en Salta (20 de febrero de 1813), donde el jefe realista fue capturado y juró no tomar nuevamente las armas contra las fuerzas patriotas. Belgrano lo trató con cortesía y respeto, no aceptó que Tristán le entregara su espada al momento de la rendición, y lo liberó. Tristán cumplió su palabra y abandonó el ejército, retirándose a su patria. 


Siguió participando en la vida militar y política del Perú, tanto en las postrimerías del dominio español (llego a ser Virrey interino, el último gobernante realista de esa nación) como en los inicios de su vida republicana. Murió en Lima en 1859.

En su escudo, que aparece en un cuadro junto a su retrato, parece entreverse (en los campos 1° y 4°) el blasón más común de los Tristán: en campo de azur, una torre de plata y, en su homenaje, una tórtola del mismo metal.

El diseño del cuadro, sin embargo, no muestra exactamente ese escudo; por otra parte, nada podemos afirmar con certeza de los cuarteles 2° y 3°, como tampoco de los ornamentos exteriores.