Buscar en este blog

lunes, 28 de febrero de 2011

Los colores nacionales y "las medidas"

En el marco de los festejos de los Bicentenarios de la Argentina (que se iniciaron en 2010 pero se extenderán hasta el Bicentenario de la Independencia en 2016), nos aproximamos a otro Bicentenario: el de la creación de la Bandera Nacional, que se cumplirá exactamente dentro de un año.

Ayer, en efecto,  se cumplieron 199 años del primer izamiento de nuestra enseña patria, a orillas del Paraná, donde se halla hoy el Monumento Nacional a la Bandera.


Queremos aprovechar este aniversario, que nos pone en contacto con los orígenes de nuestros colores patrios, para queremos recordar que a fines de 2010 este Blog recibió un importante comentario firmado por Luis Fernández,  el cual, si bien fue publicado en su momento, merece ser objeto de una entrada especial por su extensión y profundidad. La colaboración se refería justamente a un aspecto poco conocido de los orígenes  de los colores de nuestra bandera;  su versión completa  puede leerse en la entrada del 30 de diciembre pasado.  Publicamos aquí una glosa,  la selección de  los conceptos  más importantes junto con algunas imágenes.  La Virgen de Luján y unas cintas,  llamadas "las medidas", son las protagonistas de este relato.



A mediados de 1806, los ingleses habían invadido nuestras tierras. Ocuparon Buenos Aires y pretendían dominar todo el Virreinato. Para la recuperación de Buenos Aires, en los últimos días de julio de 1806, fueron concentrados en Luján los gauchos de la campaña que, convocados por Juan Martín de Pueyrredón, procedían de San Isidro, Salto, Navarro, San Pedro, Pilar y Morón.   

En Luján, el párroco Vicente Montes Carballo les entregó "Las Medidas" de la Virgen, dos cintas que usaron como distintivo, a modo de escapulario:  una celeste como el manto de la Virgen y otra blanca como la túnica, y ambas de 38 centímetros, como la altura de la imagen de la Virgen de Luján.


El relato del episodio está escrito, firmado y sellado por don Santiago de Liniers, en documentos 3 y 9 del 6 de agosto de 1806, que se encuentran en el anaquel 5, carpeta 10 del Museo Mitre, calle San Martín 336 de la Capital Federal.

El Cabildo de Luján, además, les entregó el Real Estandarte de la Villa, que en una de sus caras tenía la imagen de la Virgen y en la otra las armas de la Corona.

Juan Martín de Pueyrredón
El 9 de agosto, las fuerzas de Liniers y los gauchos de Pueyrredón avanzaron por el camino del Fondo de la Legua. La casa que sirvió de cuartel a ambas tropas aún está en pie, y se encuentra ubicada en la calle Virrey Vértiz 1051/53, en Boulogne. Se están realizando gestiones para que sea declarada Monumento Histórico Nacional.  Una placa de mármol reza en ese lugar:  "De este hogar que fue la chacra de los Márquez, salió Santiago de Liniers el 9 Agosto de 1806 para reconquistar Buenos Aires; con él los gauchos de la sublevación de la campaña en las 'Quarenta Leguas', realizada por Pueyrredón".
 
El párroco de San Isidro, Bartolomé Márquez, fue quien sublevó a la gente del pueblo y puso a disposición de los militares la chacra de su familia, ubicada al sur del camino del Fondo de la Legua, así llamada por ser límite del extenso predio que, desde la costa del río, tenía una legua de fondo. Hoy ese predio constituye las tierras del Hipódromo de San Isidro (puede verse un plano más abajo) y alberga un hermoso parque donde aún se alzan árboles centenarios.
Armas de Santiago de Liniers,
Conde de Buenos Aires

La casona de la actual calle Virrey Vértiz 1051 sirvió de cuartel a las fuerzas que luego se batieron contra los ingleses y reconquistaron el Fuerte de Buenos Aires. La finca formó parte del casco de la chacra de la familia Márquez, que la poseyó durante tres generaciones, a partir de Fernando, su hijo Mariano y su nieto Bernabé, que a los 17 años participó  en la Reconquista de Buenos Aires.

El día 10 las tropas llegaron a  los Corrales de Miserere. El 11 de agosto, ya en Retiro, comenzó el combate que concluyó en el Fuerte de Buenos Aires. El  invasor fue vencido  el 12 de agosto de 1806:  la heroica Reconquista de  Buenos Aires.

En septiembre de 1806, dirigiéndose al gobierno de España,  Liniers mencionó la valiosa participación de los gauchos de Pueyrredón en las jornadas de la Reconquista.


"La Reconquista de Buenos Aires"
(Óleo de Ch. Fouqueray, Museo Histórico Nacional, Buenos Aires)

Es  interesante destacar que los nombres "Fondo de la Legua" y "Bernabé Márquez" siguen estando presentes en la toponimia urbana de la localidad de San Isidro, como puede verse en el mapa. La mayor extensión verde, sobre la derecha, corresponde al ya mencionado Hipódromo de San Isidro.



Lo expuesto es una prueba más de que los colores nacionales, como ya hemos dicho en otras ocasiones, proceden directa o indirectamente de los colores de la Virgen Inmaculada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario