Buscar en este blog

viernes, 4 de febrero de 2011

Escudo de la Basílica de la Natividad de María

A fines de agosto pasado tuve ocasión de visitar la ciudad de Esperanza, en la provincia de Santa Fe. Como resultado de esa visita, en la entrada del 8 de septiembre  me referí aquí a esa ciudad y a su escudo municipal.



También mencioné a su templo principal (elevado en 2005 a la dignidad de Basílica Menor) y al escudo del Arzobispo de Santa Fe, que puede verse en el frente del templo. Las dos fotos que siguen a este párrafo fueron tomadas por mí en agosto y publicadas justamente en la entrada del 8 de septiembre pasado.

Basílica de la Natividad de María
Escudo del Arzobispo de Santa Fe exhibido en el frente del templo
Las dos fotos que siguen, en cambio, fueron tomadas del sitio web de la Basílica, y corresponden a la celebración de unas Fiestas Patronales con la presencia del Arzobispo de Santa Fe, monseñor Arancedo. Las basílicas gozan del privilegio de exhibir las armas del Sumo Pontífice en su fachada.

Escudo papal en el frente de la Basílica de la Natividad de María
El Arzobispo de Santa Fe celebrando misa en el frente de la Basílica de la Natividad de María.
A  la derecha del observador, detrás de la Virgen, el escudo pontificio.

Para la entrada vinculada a Esperanza elegí aquella fecha,  el 8 de septiembre, por ser el aniversario de la fundación de dicha  ciudad,  el Día del Agricultor (Esperanza es la primera colonia agrícola argentina), y la Fiesta Patronal de su templo parroquial, la Basílica de la Natividad de María.

Curiosamente, ese mismo día, 8 de septiembre de 2010 -vengo a enterarme ahora-  la Basílica de la Natividad de María estrenaba su escudo.

Como sabemos, entre las prerrogativas de una basílica se halla también la de poseer un escudo propio.  Un escudo basilical, además de los símbolos que identifican al templo y a la comunidad local, exhibe  las llaves y el pabellón (umbela, ombrellone, conopeo) que son emblemas del Sumo Pontífice, con el cual toda basílica tiene una especial vinculación.

El escudo de la Basílica de la Natividad de María fue diseñado por el padre Alexis Louvet, y se dio a conocer oficialmente el 8 de septiembre de 2010,  día en que -además- se celebraban cinco años desde la proclamación de la dignidad basilical del templo de la Natividad de la Virgen.

Transcribimos a continuación la descripción y el sigificado del escudo, según la página  web del periódico local "Esperanza dia x dia".  Curiosamente, en el sitio propio de la Basílica no hay información acerca del escudo.

"Descripción del blasón: Sobre campo sanguíneo, el monograma de la Virgen (letras MA entrelazadas) en oro, entrelazado con un áncora apuntando hacia arriba en plata, y coronado por una estrella de ocho puntas, en oro. El escudo tiene forma de cáliz, colocado sobre dos llaves cruzadas en oro y plata unidas por un cordón morado, y el conjunto está timbrado por un conopeo en oro y escarlata. Por debajo, el lema dice: In nativitate tua gaudebit universa terra (en tu nacimiento se alegrará toda la tierra)".


"Significado del blasón: El color sanguíneo (como en heráldica se llama al rojo oscuro) simboliza la Sangre de Cristo, y por lo mismo su Sacrificio actualizado en la Eucaristía (aspecto resaltado por la forma de cáliz del escudo).

"La estrella y el monograma del nombre de María significan la Natividad de la Virgen (el monograma ha sido copiado del que aparece en las molduras de la basílica).

"Las ocho puntas de la estrella también aluden a los misterios de la Resurrección y del Reino de Dios, misterios en los cuales María ya ha sido introducida plenamente, como primicia de toda la Iglesia.

"El ancla es un símbolo de la esperanza teologal (especialmente cuando está invertida) y al mismo tiempo de la Colonia Esperanza cuya perla más preciada es la fe heredada de los padres y manifestada en la Basílica (este ancla aparecía ya en los primeros sellos parroquiales). El ancla entrelazada con el monograma de María expresa que Ella es nuestra Esperanza.

"El color oro simboliza en heráldica la sabiduría, la nobleza y la caridad, y en este caso viene a representar también la Luz de Cristo que nos llega a través de la Virgen Madre.

"El color plata (natural del ancla) se asocia a las virtudes de la pureza y la perseverancia (fundada en la esperanza) que caracteriza al hombre de fe, y que testimoniaron los padres de la Colonia.

"El lema, que se corresponde con la inscripción latina en el arco del ábside de la basílica, expresa el anuncio profético del nacimiento de María (y por ende la Esperanza) que será el comienzo de una alegría sin fin para todo el universo (el inicio de la alegría Pascual)".




Si vale de algo nuestra opinión, debo decir que me parece un escudo soberbio, con simbolismos muy bien elegidos, y muy digno del hermoso templo esperancino. Felicitaciones a la comunidad parroquial, al padre Louvet y a la ciudad de Esperanza.


Para terminar, una cita de la Exhortación Apostólica Marialis Cultus de Pablo VI, que vincula expresamente la Natividad de María con la esperanza cristiana: el nacimiento de la Virgen, dice el Papa citando a la Liturgia del 8 de septiembre, es  "esperanza de todo el mundo y aurora de la salvación".  

Icono de la Natividad de María

3 comentarios:

  1. Estimado Alejandro:
    Vuelvo a encontrar en tu excelente página detalles que son de una gran riqueza histórica (la heráldica nos lleva a la historia).
    Coincido en tu apreciación acerca del escudo basilical del título de Natividad de María en Esperanza.
    Algunas dudas:
    1)¿El sacerdote que lo diseñó es del clero arquidiocesano de Santa Fe?
    2) Si mi memoria no me falla, de esa parroquia fue titular el P.Rubén Gonzalez Alderete svd. El templo tiene una gran similitud con la Basílica del Espíritu Santo (muy bello también)Además, Esperanza fue una colonia muy importante de alemanes del Volga.
    3) ¿Está a cargo de la Congregación del Verbo Divino? Por las características del escudo pareciera que ya no lo está. Cuántas obras apóstolicas fundacionales de los beneméritos verbitas...
    Mi saludo cordial,
    LUIS FERNÁNDEZ

    ResponderEliminar
  2. Luis: No conozco al sacerdote, pero entiendo que ha de ser, en efecto, del clero arquidiocesano. El hermoso templo fue edificado con los mismos planos que la Basílica del Espíritu Santo, y fue atendido por los Misioneros del Verbo Divino hasta hace algunos años. En su frente hay varias placas que recuerdan a los verbitas que pasaron por allí, entre ellos, en efecto, el padre Rubén. Muchas gracias por tus comentarios y tus conceptos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Alberto: Acabo de encontrar este artículo y quiero agradecerte por tus comentarios. Debo agregar en honor a la verdad que consulté tu blog antes de elaborar el escudo de la Natividad. Así que aprovecho para agradecerte también todo el esfuerzo que despliegas para acercarnos a este antiguo arte.
    En cuanto a las preguntas del sr. Fernández, debo confirmarle que sí, pertenezco al clero diocesano (ya que desde 1989 los Padres del Verbo Divino se retiraron, cumpliendo casi un siglo de acción apostólica -antes, entre 1956 y 1893 la Colonia Esperanza había sido atendida por franciscanos y jesuitas-). El templo actual se construyó entre 1921 y 1932 adaptando, efectivamente, los planos que el padre Beckert S.V.D. hiciera para la Basílica del Espíritu Santo. La moldura con el monograma de María que introduje como motivo central del escudo fue confeccionada por el padre Walter Krauss S.V.D., párroco durante la construcción del templo y artista del estuco que en sus horas libres iba adorandolo con capiteles y frisos. Hasta el día de hoy seguimos cosechando los frutos de la fe que sembraron aquellos varones de Dios. Termino con aquellos versos de Pedroni que repiten también el lema In Nativitate tua gaudebit universa terra(en el poema: "Nacimiento de Esperanza"):

    Con tu nacimiento se alegró la tierra.
    Fue el día de la Virgen.
    No fue un día cualquiera.
    Júbilo de campanas
    a lo largo de América.
    Fue el ocho de setiembre.
    Alabado sea!

    ResponderEliminar