Buscar en este blog

domingo, 30 de octubre de 2016

Escudo del Regimiento "Dragones Libertadores" de Caballería Mecanizado Nº 9, de la República Oriental del Uruguay

Causa cierta envidia ver el destacado lugar que tiene la Heráldica en países vecinos, señaladamente en Chile y en el Uruguay. Aunque el primero no forma parte del universo a que se dedica este Blog, invitamos a los lectores a interesarse por la rica Heráldica del páis trasandino, sobre todo en el ámbito municipal. Respecto del Uruguay, varias veces lo hemos visitado a través de nuestra disciplina, y hoy haremos lo propio a través del Escudo de Armas del Regimiento «Dragones Libertadores» de Caballería Mecanizado Nº 9.


De una página oficial tomamos la descripción heráldica que a continuación transcribimos en forma textual:

"Trae de plata y un dragón de gules, andante y con la cola anudada.

Timbrado con yelmo de plata de cinco rejillas de lo mismo, terciado, forrado de gules y burelete de sable y plata.

Acoladas dos lanzas criollas puestas en aspa, armadas con regatones y moharras de acero, estas de punta y medialuna, liadas por tientos a fustes de tacuaras, de su color, y pendientes banderolas gallardetón flameantes, de sanguíneo; que son del Arma de Caballería.

Pendiente de la punta y abrochada a su cinta, la Cruz de la Medalla al Mérito Militar.

Superado el timbre por el grito de guerra, en filacteria de cielo y letras de sable: Ituzaingó".

La explicación del simbolismo del escudo es un poco larga en la página que consultamos, de modo que la resumiremos.  Su autoe es el   coronel José Carlos Araújo

La ostentación de los colores rojo y blanco en el dragón y el campo del escudo, representan, en principio, la guerra interna de 1904, que dio origen a la Unidad, creada en Mercedes el 11 de abril de 1905, a consecuencia del último gran levantamiento del Partido Blanco contra el gobierno del Partido Colorado. Pero el sentido de la presencia de ambos colores en el escudo es mostrar que el Ejército del Uruguay "siendo fiel a su natural e histórica misión como factor y símbolo de unidad nacional",  puede ostentar "ambos colores juntos en su escudo".

"«El blanco y el rojo color con que la Patria os convida», son los dos primeros versos de una conocida décima de Eusebio Valdenegro, secretario de Artigas, que en 1811 envió al Montevideo sitiado después de la Batalla de Las Piedras, para que este se decidiera por el blanco «de la paz» y no el «rojo de la guerra», en metafórica elección" Alude así a los dos bandos de la primera guerra civil oriental, entre españoles «juntistas» y «regentistas». Ambos colores "fueron tomados naturalmente de las propias banderas españolas, que eran blancas con la roja cruz de Borgoña, instituidas para sus ejércitos por la dinastía borbónica a partir de Felipe V en 1700 y que lucieran tremolando en España hasta 1843".





"Según consta en documentos de la época relativos al Montevideo sitiado, «la divisa de los de adentro» eran gorros colorados y las tropas sitiadoras usaban un penacho o un cintillo blanco en el sombrero, en el cual el General Artigas el 26 de mayo de 1811 inscribió la primera divisa oriental: «La Patria y la Religión estrechan más nuestra unión». Este fue su único color distintivo hasta la creación por Belgrano el 18 de febrero de 1812 de la nueva escarapela para el Ejército, azul celeste y blanca, con los colores marianos de la Orden de Carlos III, «quedando abolida la roja con que antiguamente se distinguían»".

    


El dragón de este escudo  "es un Dragón Libertador en más de un sentido": representa el legado del Primer Escuadrón del Regimiento de Dragones Libertadores de 1825, con el que se constituyó en 1826 el primer Regimiento 9º de la Caballería Oriental. Al mando de Oribe e invicto con el Ejército Republicano en Ituzaingó, Bagé y Camacuá, liberó al Uruguay "del usurpador Imperio del Brasil". 

Los Dragones Libertadores "son también los guardianes de esa libertad, y su cola está anudada para recordarnos el eterno retorno del conflicto entre los opuestos". En la mitología, los dragones son "fuertes y vigilantes, su vista es agudísima"; por elloen las más diversas culturas,  son "los guardianes de los templos y tesoros, y también alegoría del vaticinio y la sabiduría".

Respecto de los ornamentos exteriores, las lanzas aluden a un fragmento del Himno Nacional uruguayo: «Orientales, mirad la bandera, de heroísmo fulgente crisol; nuestras lanzas defienden su brillo, nadie insulte la imagen del sol». Son también "símbolo de virilidad y elevación por vía de la rectitud y el sacrificio en el combate: «Lanza se da al caballero para significar la verdad: porque la verdad es una cosa derecha y no se tuerce; y el acero de la lanza significa la fuerza que tiene la verdad sobre la falsedad...»".  Además, las banderolas de color rojo simbolizan el sacrificio, especialmente  de aquellos integrantes de la unidad que desde las guerras por la independencia  han derramado su sangre por la Patria.



El timbre del escudo es "un yelmo de Caballero, porque el 9º y sus integrantes siempre han estado dispuestos a librar el buen combate que vence a la opresión y a la oscuridad".

"El burelete que lleva está formado por un cordón negro en memoria de la muerte de los integrantes de la Unidad en defensa de la Patria, y un cordón blanco como símbolo de que la vida y la luz eterna del bien siempre vencen a la muerte y a las tinieblas del mal". Ese burelete "ciñe el casco alrededor de nuestra cabeza para que no los olvidemos". "El cordón negro está anudado y sus puntas tremolantes, para significarnos que debemos mantenernos unidos, anudados con nuestros caídos y a la vez en movimiento por su sagrada memoria".

"La Cruz de la Medalla al Mérito Militar condecora un siglo de relevantes servicios, y es símbolo de los sacrificios por la Patria, al igual que la cruz del Mártir San Andrés, formada por las lanzas del Arma de Caballería".




Finalmente, la cinta color de cielo "con el grito de guerra: «Ituzaingó», completa con el blanco y el rojo los colores artiguistas de la bandera de los Treinta y Tres, «celeste, blanca y punzó», e invoca la gran Batalla de la Independencia contra el Imperio del Brasil en la que combatió aquel primer Regimiento 9º de Caballería. Asimismo, es un cálido homenaje al «Pueblo Ituzaingó», que es el lugar donde se asienta el cuartel desde 1912". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario