Buscar en este blog

domingo, 16 de octubre de 2016

Las incógnitas del escudo argentino (2 de 2)

Ayer hicimos referencia a una nota publicada hace 10 años en el Suplemento Cultural del diario La Nación, acerca del posible origen revolucionario francés de nuestro Escudo Nacional.

En esa misma línea, compartimos hoy los párrafos principales de una nota publicada en el blog "C.L.A.M.O.R.", que se dedica a difundir  "el otro Bicentenario", es decir «"La historia de los que lucharon "por Dios, la Patria y el Rey"».  Intercalamos algunas aclaraciones y algunas imágenes (en la nota original, salvo las dos imágenes del escudo de Darién, que aquí reproducimos,  aparecían sólo enlaces, algunos de los cuales están rotos).  

Hacia el final de la nota (aparecida en 2012), incluimos un conjunto de imágenes "cabalísticas y esotéricas con el sol con rostro humano y rayos rectos y flamígeros intercalados en cartas de tarot del siglo XVIII",  que también proceden de ese mismo blog, pero de otra entrada (publicada en enero de 2015),  como explicaremos.

Vamos ahora a la nota de "C.L.A.M.O.R.": 


Una hipótesis sobre el sol en el escudo y bandera argentinas

«Vimos anteriormente un documento (1)  donde queda revelada, ya sin lugar a dudas, [la] simbología masónica del escudo nacional argentino. Sin embargo, la mayor diferencia la encontrábamos en el sol naciente en el timbre del mismo (2).

(1) [NB : se refiere a la nota de Ortiz de Rozas que Heráldica en la Argentina publicó ayer]
(2) [NB : la referencia al sol aparece en los comentarios de la nota publicada en C.L.A.M.O.R.].

En la versión oficial, cuya primera utilización aparece en 1813, es descripto del siguiente modo: “en oro, un sol naciente, con rayos flamígeros y rectos alternados”. 


Ese mismo año, tras la toma de Potosí, se encarga a la Casa de Moneda la acuñación de una moneda de oro y otra de plata, reemplazando los blasones de Carlos IV y Fernando VII por el sello de la Asamblea General Constituyente, y en el reverso el sol completo. 



El diseño final constaba de 32 rayos: 16 flamígeros apuntando en sentido horario y 16 rectos colocados alternativamente. Éste es el conocido como “Sol de Mayo”, y nos interesa porque, luego, en 1818, será colocado en el centro de la franja blanca de la bandera argentina —y de la mano de las tropas “patriotas” rioplatenses llegará ser insignia de la provisional del Perú (1822) y la de la República Oriental del Uruguay (1828, simplificado posteriormente)—.


La leyenda que se convirtió en historia oficial dice que la Asamblea del Año XIII encargó al diputado por San Luis, Agustín Donado, la confección de un sello para autenticar los escritos de dicha comisión en reemplazo de las armas reales españolas que se había usado hasta el momento. 

Existe un contrato entre Donado y el grabador cusqueño, pero radicado en Buenos Aires, Juan de Dios Rivera (padre de uno de los médicos de Rosas). De allí se ha deducido que el “Sol de Mayo” representa al Inti, el dios sol de los incas. Hasta aquí, la leyenda.

Ahora bien. Dicho “Sol de Mayo” no se corresponde con el sol de los incas (3)

(3) [NB : como se puede ver en las imágenes que siguen, que son algunas de las "linkeadas" en la nota que estamos transcribiendo] 

"Representación 'colonial' del inca Manco Capac"

Sol incaico
Sol incaico
(...)

Pero de casualidad hemos dado con una posible respuesta: el sol naciente en el timbre del escudo de la colonia británica de Darién, en la actual Panamá (...)

Escudo de Darién

Una hipótesis que, de confirmarse, abre inquietantes posibilidades por las posibles conexiones con la masonería de rito escocés, las invasiones inglesas a Buenos Aires, la participación de futuros juntistas rioplatenses en el escape de los británicos capturados y el asesinato de Liniers por mercenarios británicos, el Plan Maitland y la ejecución del mismo a cargo de San Martín, la actividad de Lord Cochrane en el Pacífico sur, el ofrecimiento de la antigua Capitanía de Guatemala a Gran Bretaña hecha por Bolívar, el Congreso Anfictiónico de Panamá, las intervenciones estadounidenses en América Central y la construcción del Canal transoceánico.

Debemos remontarnos a 1688. A mediados de ese año, estalla en Inglaterra la llamada “Revolución Gloriosa”, cuando 14.000 mercenarios holandeses y alemanes, contratados por los protestantes británicos y pagados por los financistas judíos de Ámsterdam, invaden y deponen al rey Jacobo II Estuardo. Escocia e Irlanda resisten un tiempo más, y por eso serán duramente castigadas. Pero ya volveremos a estas tierras.

En Londres, los financistas judíos presentan al rey usurpador Guillermo un esquema para poder pagar las deudas contraídas: la creación del Banco de Inglaterra. A cambio de 1.500.000 libras esterlinas, este banco privado adquiría el derecho monopólico a emitir papel moneda y nacía así el sistema capitalista moderno. (Aquí puede leerse un interesante análisis histórico.)

Como dijimos antes, Escocia e Irlanda se mantenían en guerra de resistencia jacobita, mientras quedaba bloqueada frente al monopolio holandés e inglés de los mares del norte. Esto, sumado a la guerra civil y la hambruna provocada por años de malas cosechas, provocó una situación peculiar donde los capitalistas sin escrúpulos pudiesen enriquecerse fácilmente.

El sol del escudo de Darién
En Edimburgo, un moribundo parlamento escocés —con una mayoría de sus miembros excluidos por razones políticas— decidió seguir el ejemplo inglés y creó el Banco de Escocia y su contraparte comercial: la Compañía de Escocia. Dicha compañía tenía como fin buscar mercados y materias primas en las Indias Orientales y en África, siguiendo el ejemplo de las exitosas compañías inglesas.

Pero no avanzó mucho hasta que “compró” el plan de un antiguo financista que había hecho fortuna en Londres y había participado de la creación del Banco de Inglaterra, William Paterson. Éste, tras evaluar la pequeñez y precariedad de la flota mercante escocesa, decidió establecer una colonia en el istmo de Panamá, en la costa del Golfo de Darién, como puente entre Oriente y Occidente.

La riqueza no abundaba en la Escocia de fines del siglo XVII y la Compañía levantó suscripciones en todos los estratos sociales, calculándose que, en su mejor momento, llegó a acumular el equivalente de más del 50% de la riqueza económica del viejo país del norte.

La expedición partió a mediados de 1698 en cinco buques con unas 1200 personas a bordo. A fines de año fundaron Nueva Caledonia e intentaron la agricultura y el comercio sin éxito. Acosados por los españoles de Nueva Granada y Guatemala y los ingleses de América del Norte, que les negaban ayuda, y sin la asistencia de los indios locales, altísima mortandad y un clima sofocante, los poquísimos colonos escoceses presbiterianos sobrevivientes terminaron abandonando la empresa.

Hubo una segunda expedición, igualmente desastrosa, y a fines de 1699, se conoció el rotundo fracaso del proyecto. Paterson huyó a Londres y, eventualmente, sería uno de los principales cabildeantes para la supresión de la independencia de Escocia, la disolución de su parlamento y la “unión” que forjaría Gran Bretaña en 1707.

Muchos de los implicados en lo que se consideró el fraude más grande de la historia de Escocia y el desencadenante del fin de su vida independiente fueron juzgados y encarcelados, algunos, incluso, colgados. Unos cuantos escaparon a Londres, al continente o a América del Norte.

Curiosamente, o no tanto, muchos de los descendientes de estos escoceses embaucadores, en su mayoría masones y presbiterianos, verán sus vidas vinculadas nuevamente a la América española en la primera mitad del siglo XIX.

El más famoso de los descendientes del “Darien scheme” será Gregor MacGregor, el compañero de Miranda y luego general de Bolívar, autoproclamado cacique del “Principado de Poyais y Costa Mosquito” en América Central, que intentó colonizar con inmigrantes escoceses e ingleses que finalmente quedarían a su suerte en la Honduras Británica (hoy Belice). Pero también podemos encontrar a los comerciantes hermanos Robertson de notable actividad en el Río de la Plata revolucionario como ya hemos dicho. O, también, los hermanos Maitland, amigos de San Martín —y tal vez ideólogos del plan del cruce de los Andes para “liberar” a Chile y atacar al Perú por la espalda—. O, Lord MacDuff (amigo de San Martín, gran maestre masón y futuro Earl Fife) y Lord Cochrane (el fundador de la Armada Chilena)».

Hasta aquí la nota de C.L.A.M.O.R.  del 16 de abril de 2012. No es la primera vez que la mencionamos aquí:  ya habíamos hecho referencia a ella en nuestra entrada del 27 de junio de 2014, referida a la posible identidad entre el sol de nuestra bandera y el símbolo jesuita presente en el escudo papal de Francisco I.  

Pero, como dijimos al comienzo, completamos nuestra entrada de hoy con una imagen más: la de un conjunto de cartas de tarot, alineadas verticalmente (la vemos a la derecha del texto).  La imagen procede también de C.L.A.M.O.R,  en una nota del 22 de enero de 2015, titulada "A vueltas con el sol en escudos y banderas latinoamericanas", cuyo breve texto, acompañando esa imagen, dice: "Imágenes cabalísticas y esotéricas con el sol con rostro humano y rayos rectos y flamígeros intercalados en cartas de tarot del siglo XVIII. Cualquier similitud con el sol en los símbolos nacionales de las repúblicas hispanoamericanas, no es mera coincidencia".

Como vemos, tanto en nuestra entrada de ayer como en esta de hoy se plantean inquietantes cuestiones históricas, que se reflejan, en lo que a nosotros respecta, en apasionantes derivaciones heráldicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada