Buscar en este blog

lunes, 1 de abril de 2013

Escudo del papa Francisco

Hoy retomamos el rito diario de entradas de este Blog, después de los tres meses del verano en que sólo tuvimos dos entradas por semana.  Como ayer celebramos la fiesta de la Resurrección del Señor, nuestra primera palabra sea para desearles una feliz y santa Pascua de Resurrección a todos nuestros lectores.

A fines de diciembre de 2012 ya estaban escritas y programadas -con apenas una docena de excepciones- todas las entradas del 2013. Antes de que terminara febrero sólo quedaban sin escribir un par de entradas: la que corresponde al tercer aniversario de este Blog, en junio, y la que coincida con la entrada 1000, que será en octubre.


Pero en marzo tuvo lugar la inesperada, sorpresiva e impactante noticia de la elección del cardenal argentino Jorge Bergoglio como Sumo Pontífice, de modo que se hace impostergable dedicarle al papa Francisco esta primera nota, aunque le hayamos consagrado la entrada extraordinaria y "fuera de programa" del 19 de marzo, día de la solemne Inauguración de su Ministerio Pastoral.  

Recordemos, ante todo, que tres días después de la creación de este Blog, y concretamente en su cuarta entrada, en junio de 2010,  nos ocupamos del escudo cardenalicio del entonces Arzobispo de Buenos Aires.  

Presentamos ahora otra versión de aquel blasón, de mejor calidad y diseño que la que mostramos entonces:






En campo único de azur, el símbolo de la Compañía de Jesús -un sol de oro con las letras IHS de gules, una cruz patada de gules que nace desde la H, y tres clavos de sable bajo las letras-; en el flanco diestro de la punta una estrella de plata de cinco puntas, y en el flanco siniestro de la punta un racimo de uvas, también de plata (más abajo veremos que en la explicación oficial posterior a la elección papal no se trata de uvas).


Al timbre, galero cardenalicio de gules con quince borlas por lado. El lema es "Miserando atque eligendo". En esta versión -pero no en la pobre versión que apareció por largo tiempo (al menos hasta ayer) en el sitio de la Arquidiócesis de Buenos Aires y que vemos bajo este párrafo-  hay una cruz arzobispal acolada en palo.  Recordemos asimismo  -como dijimos en junio de 2010- que en el sitio web del Arzobispado de Buenos Aires no había información acerca del significado del escudo; sólo acerca del lema. 





En los primeros días tras la elección papal, se especulaba en diversos ámbitos religiosos y heráldicos acerca de cuál sería el escudo que adoptaría el nuevo Pontífice; reflejo de esas hipótesis son los diversos blasones que publicamos el 19 de marzo, a los que habría que agregar este, que es de inferior calidad artística y técnica, pero de nuestra propia cosecha:





En esos  primeros días de incertidumbre,  hubo algunas informaciones  incorrectas acerca de algunos símbolos del escudo y del significado del lema,  como en este informe del servicio informativo Rome Reports:





Pero finalmente,  el 18 de marzo, llegó la confirmación oficial acerca de cuál sería el escudo pontificio del nuevo papa, así como acerca de su significado. Este es el primer escudo publicado en la página oficial del Vaticano:







Transcribimos a continuación (en negrita) fragmentos de la información oficial, tomada del sitio del Vaticano, enriquecida con algunas imágenes y otras precisiones.

"El escudo del pontificado de Francisco es el mismo que tenía como arzobispo, manteniendo además el lema 'Miserando atque eligendo'", es decir "Lo miró con misericordia y lo eligió", o quizás mejor, "Mirándolo misericordiosamente y eligiéndolo". 



"En los trazos esenciales el Papa Francisco decidió conservar el mismo emblema que mantuvo desde su consagración episcopal, particularmente caracterizado por la sencillez.

El escudo azul aparece coronado por los símbolos de la dignidad pontificia iguales a aquellos elegidos por su predecesor Benedicto XVI, a saber: la mitra colocada al centro y en alto con las llaves entrecruzadas, una representada con el color del oro y la otra con el de la plata, unidas (en la parte baja de la imagen) por un lazo rojo".

Aclaremos que las llaves entrecruzadas son el símbolo papal por excelencia desde hace siglos; es la mitra -en reemplazo de la tradicional tiara- el símbolo "de la dignidad pontificia" que fue "elegido" por Benedicto XVI.

Pasemos ahora al campo mismo del escudo: se trata de un campo único de azur. 

"En alto, aparece el emblema de la orden religiosa de proveniencia del Papa, la Compañía de Jesús: un sol radiante con, al centro y letras rojas, la inscripción IHS, el monograma de Cristo. Sobre la letra H se apoya la cruz, en punta, con los tres clavos en negro colocados a la base. 



El "monograma de Cristo" (las letras IHS)  aparece ya en los primeros siglos del cristianismo. Se trata de las iniciales del nombre de Jesús en griego (Ιησούς;  en mayúsculas ΙΗΣΟΥΣ). De la abreviatura IHΣ,  se sustituye la sigma final por la S,  mientras la eta permanece, por su parecido  con la H. Con el correr de los tiempos, las letras IHS se interpretaron como "Jesús, Salvador del hombre" (Iesus Hominum Salvator),  y también como "Jesús Hostia Santa" en español,  "I Have Suffered" ("Yo he sufrido") en inglés, "Jesus Heiland Seligmacher" ("Jesús Bendito Salvador") en alemán, y también "In Hoc Signo" en latín (por la frase "In Hoc Signo Vinces", "Con  este signo vencerás"). 



El símbolo de la Compañía de Jesús
en la fachada de la iglesia "del Gesù"
en  Roma

La cruz y los clavos refuerzan el significado cristológico del símbolo, elegido por San Ignacio de Loyola como emblema de la Compañía de Jesús. En la Compañía, el monograma IHS suele usarse dentro de un sol, como vemos en el escudo papal.



Ábside de la iglesia "del Gesù"

"En la parte inferior se percibe la estrella y la flor de nardo". 

Es decir que el símbolo que se halla en el flanco siniestro de la punta no es un racimo de uvas, como creíamos, sino un ramo de nardo. O es ahora reinterpretado de ese modo.

Según la agencia de noticias Zenit, "como obispo de Buenos Aires, el cardenal argentino Jorge Bergoglio había elegido un lema y un escudo. Sin embargo, aunque mantuvo en lo esencial su escudo episcopal, lo cambió en un detalle que alude al inicio de su pontificado. Por ello, lo que aparentemente se ve como un racimo de uva ha sido reinterpretado como una flor de nardo, para aludir a la vara de esta flor, símbolo de castidad, que porta san José en la iconografía tradicional". 


"La estrella, siguiendo la antigua tradición heráldica, simboliza a la Santísima Virgen María, Madre de Cristo y de la Iglesia"

La Virgen María es invocada con los títulos de "Estrella de la Mañana" (Stella Matutina) y "Estrella del Mar" (Stella Maris) y también como "Estrella de la Evangelización".




La estrella, representando a María, es uno de los símbolos más comunes en la Heráldica Eclesiástica.  Podemos verla en los escudos de varios obispos argentinos (sólo a modo de ejemplo, y mencionando emblemas episcopales ya publicados en este Blog: se ven estrellas "marianas" en los escudos de monseñor Tortolo,  monseñorIriarte, monseñor Marino, monseñor Sarlinga, monseñor Ojea Quintana, y monseñor Bufano (en este caso con el explícito significado de "Estrella de la Evangelización").



"La flor de nardo evoca la figura de San José, el patrono de la Iglesia universal. En efecto, en la tradición iconográfica hispánica San José aparece representado con un ramo de flor de nardo en la mano".


San José en la iglesia 
Nuestra Señora del Carmen,
de Buenos Aires;
foto tomada el mismo 19 de marzo

El nardo (Nardostachys grandiflora) es una planta de origen asiático, apreciada desde la Antigüedad.  Aparece en la Biblia (en el Cantar de los Cantares: 1, 12 y 4, 14; y también en el episodio en que una mujer unge con perfume los pies de Jesús: Mc 3, 14 y Jn 14, 3).






La variante americana (Polianthes tuberosa) es también llamada "Vara de San José". La forma de la inflorescencia  hace que sus flores, antes de abrirse, se vean aproximadamente como un racimo de uvas.





Es común que las representaciones de San José lo muestren con un ramo florecido de  nardo (aunque también de almendro o de lirio). De allí el nombre vulgar ("vara de San José") de esta planta.






"Al colocar en su escudo estas imágenes, el Papa ha querido expresar su propia y particular devoción hacia la Virgen Santísima y San José".

Escudo de la Basílica de San José de Flores,
de Buenos Aires;
se ve la rama de almendro, lirio o nardo en flor,
símbolo de San José.
Recordemos que siendo Obispo Auxiliar de Buenos Aires,  Jorge Bergoglio fue Vicario de la zona Flores, cuyo templo principal es la Basílica de San José; cerca de allí vivió el ahora Papa durante gran parte de su vida.



Imagen de San José con el Niño
y una rama de nardo en su mano derecha,
en la Basílica de San José de Flores


Pasemos ahora al lema del escudo:

"El lema del Santo Padre Francisco está tomado de las Homilías de San Beda el Venerable";  concretamente de la Homilía 21 (CCL 122, 149-151).  

San Beda "comentando el episodio evangélico de la vocación de San Mateo, escribe 'Vidit ergo Iesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi Sequere me'": "Jesús vio al publicano, y, mirándolo con misericordia y eligiéndolo, le dijo 'Sígueme'":

«Jesús vio a un hombre, llamado Mateo, sentado ante la mesa de cobro de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". Lo vio más con la mirada interna de su amor que con los ojos corporales. Jesús vio al publicano, y lo vio con misericordia y eligiéndolo  (miserando atque eligendo), y le dijo "Sígueme"; "Sígueme", que quiere decir: "Imítame". Le dijo "Sígueme", más que con sus pasos, con su modo de obrar. Porque quien dice que está siempre en Cristo debe andar de continuo como él anduvo». 

Vocación de Mateo
La homilía de San Beda el Venerable "es un homenaje a la misericordia divina y aparece reproducida en la Liturgia de las Horas en la fiesta de San Mateo que además reviste un significado particular en la vida y en el itinerario espiritual del Papa. 

En la fiesta de San Mateo del año 1953, el joven Jorge Mario Bergoglio experimentó -a la edad de 17 años- en un modo del todo particular, la presencia amorosa de Dios en su vida. Después y tras una confesión, se sintió tocado en el corazón y advirtió que sobre sí mismo descendía la misericordia de Dios, quien con mirada de tierno amor, lo llamaba a la vida religiosa, siguiendo el ejemplo de San Ignacio de Loyola. 

Una vez elegido Obispo, S. E. Mons. Bergoglio, en recuerdo de este particular momento de su vida que lo marcó profundamente desde los inicios de su total consagración a Dios en Su Iglesia, decidió elegir, como lema y programa de vida, la expresión de San Beda “miserando atque eligendo” , "Lo miró con misericordia y lo eligió", que ha querido reproducir también el propio escudo pontificio".  


En la Liturgia de las Horas, la traducción de la frase es "porque lo amó, lo eligió".

Una curiosidad: ningún papa en los últimos siglos incluyó su lema episcopal en su escudo pontificio.  Todos recordamos el "Totus tuus" del beato Juan Pablo II, pero ese lema no aparecía en el escudo papal. Tampoco el menos conocido "Cooperatores veritatis" de su sucesor.





Volvamos al escudo mismo. Aunque es sustancialmente igual al cardenalicio, es de notar que la estrella y el ramo de nardo son ahora de oro, ya no de plata. Creo que eso mejora el aspecto estético del escudo.


En cambio es de lamentar (heráldicamente hablando) que se haya desechado una vez más el uso de la tradicional tiara, reemplazándola -como en el blasón de Benedicto XVI- por una mitra, si bien se trata de una mitra que representa a su vez una tiara.   Como es sabido, la mitra/tiara (en algún sitio católico llamada "mitriara"),  es creación del cardenal Andrea Cordero Lanza di Montezemolo,  autor del escudo de Benedicto XVI


Dado que la mitra/tiara es de idéntico diseño que la del Papa Emérito, publicamos a continuación la explicación oficial dada en 2005 al presentar el blasón de ese pontífice:

El Santo Padre Benedicto XVI decidió no poner ya la tiara en su emblema personal oficial, sino sólo una simple mitra, que por tanto ya no tiene encima una pequeña esfera y una cruz, como sucedía con la tiara. La mitra pontificia representada en su escudo, como recuerdo del símbolo de la tiara, es de color plata y tiene tres franjas de color oro (los tres poderes citados:  orden, jurisdicción y magisterio), unidos verticalmente entre sí en el centro para indicar su unidad en la misma persona. 
Obviamente, este significado de la mitra/tiara ("mitriara") se mantiene, ya que el diseño es el mismo en ambos escudos pontificios. 

El palio, incorporado al escudo de Benedicto XVI (por primera vez en un escudo pontificio) desaparece en el blasón de Francisco.


Han aparecido en la Red numerosas versiones del escudo papal, signo del interés que despierta la Heráldica Eclesiástica.


Bajo estas líneas, una soberbia versión del escudo pontificio, en el marco de un "sello", obra del excelente diseñador y dibujante Rafael Nieto:







En el sitio y en el blog de Rafael Nieto -que recomendamos visitar- pueden hallarse otras maravillosas versiones del escudo del papa argentino. Entre ellas, la que sigue:





Ahora bien, la semana pasada apareció en el sitio del Vaticano una nueva versión del escudo papal de Francisco, cuya principal diferencia radica en que el racimo de "uvas" adopta una forma que lo asemeja mucho más a lo que en realidad es: un  nardo.





La estrella es ahora de ocho puntas.  Se interpreta ello como una referencia a las bienaventuranzas.


El lema aparece ahora más legible y en una banda flotante.


Terminamos con una versión más del escudo pontificio, que hemos hallado en la Red;   esta versión ha sido  diseñada por Orazio Mezzetti  y es bonita, aunque carece del "lema". 







3 comentarios: