Buscar en este blog

miércoles, 3 de abril de 2013

"Chuetas"

Esta entrada será dedicada -disculpe el lector- a mi apellido y a mis ancestros, y será parcialmente autobiográfica.




A mediados del año pasado, buscando información en la Red, di con un artículo titulado "Chuetas: La familia Pomar".

¿"Chuetas"? ¿Qué significa "chuetas"? -me dije al leer el título. 

Los chuetas -dice  la nota  de marras-  "son un grupo de anusim de la isla de Mallorca formado por quince apellidos que quedaron estigmatizados a partir de los autos de fe del final del siglo XVII. Su especificidad se refiere al hecho de que su discriminación llegó hasta la mitad del siglo XX".  

La palabra anusim designa a los judíos que fueron forzados a abandonar el judaísmo contra su voluntad.

Ya he relatado alguna vez que los antepasados de mi padre proceden de Mallorca, de modo que mi curiosidad  por el tema creció de inmediato.


Escudo de la ciudad de Palma de Mallorca

Para ampliar la información  me dirigí a Wikipedia (el remarcado es mío):
"Los chuetas [...] conforman un grupo social de la isla de Mallorca, descendientes de una parte de los judíos mallorquines conversos al cristianismo y de los cuales, a lo largo de la historia, se ha conservado conciencia colectiva de su origen, por ser portadores de alguno de los apellidos, de linaje converso, afectado por las condenas inquisitoriales por cripto-judaísmo en el último cuarto del siglo XVII, o por estar estrechamente emparentados con ellos. Históricamente han sido estigmatizados y segregados, por lo cual, y hasta la primera mitad del siglo XX, han practicado una estricta endogamia. Hoy en día, entre 18.000 y 20.000 personas en la isla son portadoras de alguno de estos apellidos". 
¿Cuáles son esos apellidos? Más adelante dice el mismo artículo de Wikipedia (el remarcado es mío):
"Los apellidos considerados chuetas son: Aguiló, Bonnín, Cortès, Fortesa/Forteza, Fuster, Martí, Miró, Picó, Pinya/Piña, Pomar, Segura, Tarongí, Valentí, Valleriola y Valls, los cuales derivan de una comunidad conversa mucho más amplia, dado que los registros de las conversiones, a caballo entre los siglos XIV y XV, así como los de la Inquisición, de finales del XV y principios del XVI, documentan más de 330 apellidos entre los conversos y los condenados por judaizar en Mallorca. [...] 
La procedencia conversa no es condición suficiente para ser chueta; es necesario que este origen haya quedado fijado en la memoria colectiva de los mallorquines mediante la identificación de las familias y linajes así considerados. Por lo tanto, aunque los chuetas son descendientes de conversos, sólo una parte de los descendientes de conversos son chuetas".

Ahora bien,  en ese listado no sólo la presencia de mi apellido llamó mi atención, sino también la aparición de los apellidos Bonnín y Forteza.  




Ocurre que mi padre tenía un primo en Mallorca -que nunca llegó a conocer personalmente- llamado Antonio Pomar Gual,  quien estaba casado con Pepita Bonnin... cuyo segundo apellido ¡era Forteza!. Ese dato, unido a la referencia a la "estricta endogamia" practicada por los chuetas, me impulsó a investigar más en el tema. 





También me despertó curiosidad la presencia del apellido Valls, pues sabía que mi padre tenía algún pariente de ese apellido...


Valls

Traté de buscar alguna información adicional.   Recordé que mi padre y su primo mallorquín se carteaban regularmente para las fiestas navideñas; en esas misivas manifestaban una y otra vez  el deseo de conocerse personalmente, lo cual, como dije, nunca ocurrió. Fui yo quien tuvo la dicha de conocer al primo de mi padre,  ya que en 1986 debí viajar a  por unos pocos días a España, y organicé mi recorrido de modo de poder visitar Mallorca y a don Antonio Pomar Gual.  






Antonio  era dueño de un hotel en Palma:  el Hotel Oasis, en Ca'n Pastilla, sobre la calle Bartolomé Riutort,   en el que me alojé durante los pocos días de mi presencia en Mallorca en el año 1986.




Lamentablemente casi no tengo fotos de aquel viaje, porque la cámara que llevaba se descompuso a poco de arribar a Madrid, primera escala de mi recorrido.






Pues bien, mi madre conserva algunas de las tarjetas de Navidad recibidas por algo más de 30 años en el  intercambio epistolar que mencioné más arriba; también conserva avisos de nacimientos, invitaciones a bautismos y comuniones, así como participaciones matrimoniales de las hijas de don Antonio. En orden cronológico, los datos que surgen de esas tarjetas son:

-María Catalina Pomar Bonnin nació el 2 de abril de 1953

-Francisca Ana Pomar Bonnin tomó la Primera Comunión en mayo de 1956
-María Catalina tomó la Primera Comunión en junio de 1961
-Tita Pomar Bonnin se casó en 1972 con Juan Seguí Reynés
-Marilin Pomar Bonnin se casó con Mariano Albentosa Conesa en 1975
-María José Pomar Bonnin se casó con Rafael Ramón Mas en 1980

Mi padre Enrique (1935-2000) era hijo de Benito Pomar (?-1937?), quien vino de Mallorca a la Argentina y se casó aquí con una mujer gallega, Emilia García. Mi abuelo Benito, como se colige de las fechas, murió cuando mi padre contaba apenas 2 años aproximadamente.  La que sigue es la única foto de mi abuelo Benito que conservo; quien está en sus brazos no es mi padre. La foto es quizás incluso anterior al casamiento de mi abuelo; el niño que lleva en brazos es un sobrino de mi abuelo.






Supongo que Benito y el padre de Antonio Pomar Gual eran hermanos, pues mi padre y Antonio se llamaban recíprocamente "primos".  Ello hace incluso posible que el niño de la foto sea Antonio...


Otro dato interesante:  El padrino de bautismo de mi padre se apellidaba Valls y era primo de Benito.  Su nombre era Ricardo, y era dueño de una cadena de cines en Buenos Aires por los años '30 y '40.  Mi abuelo trabajaba de acomodador en uno de esos cines.  Me contaba mi padre que, cuando niño, tenía acceso gratuito a los cines de su padrino, un privilegio seguramente envidiable...

En tren de investigar sobre mis ancestros mallorquines, quizás "chuetas",  traté de comunicarme -sin éxito-  con personas que podrían ser  hijas de don Antonio -pues coincidían sus nombres y otros datos-  que hallé a través de Facebook. 

También me puse en contacto con Alicia Salama, autora de la nota que mencioné al principio,  a través de una dirección de correo que aparecía en la página en donde leí el artículo que dio origen a toda esta investigación. Alicia me contestó muy amablemente y aportó algunos datos, comprometiéndose a hacerme llegar cualquier otra información que pudiera ser de interés.


Hasta aquí la pequeña historia y la mini investigación. Quizás algún lector pueda aportar alguú otro dato.


A lo largo del texto he intercalado -de un modo caprichoso- imágenes de escudos, hallados en la Red, que corresponden a linajes de igual apellido que algunos de los nombrados: Bonnin, Forteza, Valls, Gual.


Termino la entrada de hoy "estrenando" en la Red una nueva versión de mis armas.  Fueron confeccionadas por el señor Martín Vázquez, de Sociedad Heráldica. En otra ocasión ampliaremos sobre este tema.





No hay comentarios:

Publicar un comentario