Buscar en este blog

jueves, 28 de marzo de 2013

CAPITALES PROVINCIALES (24 de 24): Escudo de la Ciudad de Buenos Aires

Después de haber recorrido las 23 capitales provinciales, cerramos nuestro recorrido heráldico con la Capital Federal de la Nación, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 


Muchas veces nos hemos ocupado en este Blog de los "dos escudos" de la ciudad de Buenos Aires: el que  Juan de Garay le otorgó en octubre de 1580, y el actual, que data de 1649  por iniciativa del gobernador Jacinto de Láriz.





Sin embargo, hay que reconocer que  decimos "dos escudos" para simplificar, porque en realidad podemos enumerar más.  A lo largo de su historia, la ciudad ha tenido, concretamente, cuatro escudos

Veamos:

1) El primer escudo de Buenos Aires, indudablemente,  fue el que le dio su fundador, Juan de Garay, el 20 de octubre de 1580:


"... una águila negra, pintada al natural, con su corona en la cabeza, con cuatro hijos debajo, demostrando que los cría, con una cruz colorada sangrienta que salga de la mano derecha y suba más alta que la corona, que semeje la Cruz de Calatrava y la cual esté sobre campo blanco ..."

Este primer escudo obtuvo la aprobación del Consejo de Indias en 1591.

2) Treinta y cinco años después de la fundación de Buenos Aires,  en 1615, un orfebre fue condenado a labrar las armas de la ciudad en plata;  pero el escudo porteño fue  descripto entonces como conteniendo "un pelícano con cinco hijos".

Se ignora si ese escudo fue usado alguna vez; en realidad, no se sabe siquiera si fue confeccionado realmente. Pero podemos imaginar que podría haber lucido más o menos así:





3) Pasaron otros casi treinta y cinco años hasta que el 5 de noviembre de 1649 el gobernador Jacinto de Lariz  propuso al Cabildo que adoptara un escudo para la ciudad.

El escudo aparece dibujado -con poco arte- en el acta correspondiente: 


Este escudo se reproduce -con algunas modificaciones en la bordura- en el famoso cuadro que preside la Sala Capitular del Cabildo de Buenos Aires.





Las modificaciones son:  el agregado de los títulos "Muy Noble y Muy Leal" (otorgados a Buenos Aires en 1716),  el añadido de "Santísima" antes de "Trinidad" y el agregado de "Santa María":



4) En 1747 tendría lugar otro cambio muy significativo en el escudo porteño: los barcos que en el cuadro del Cabildo  eran meros adornos exteriores, pasaron al campo del escudo, nadie sabe muy bien por qué.  Esto ocurrió por primera vez en las medallas acuñadas para la proclamación del rey Fernando VI.






A partir de ese momento, los barcos permanecerían dentro del campo del escudo. 

El escudo resultante es el que prevaleció, en innumerables versiones, hasta nuestros días. En 1923 se lo reguló oficialmente.




5) Hasta aquí los cuatro escudos. ¿Podría haber un quinto? Sí, si prosperara una iniciativa presentada  en el año 1989,  la  que conocemos a través del Boletín del Instituto Argentino de Ciencias Genealogicas. En el número 161 de esa publicación,  correspondiente al primer cuatrimestre de aquel año, hay un artículo titulado "Restauración del blasón porteño", de Isidoro Ruiz Moreno. Tras historiar el desarrollo de los escudos de Buenos Aires, Ruiz Moreno critica el actual blasón de nuestra ciudad, y finalmente sugiere:


"Me animo a proponer que se adopte uno nuevo, ajustado a la tradición histórica y a las reglas del blasón, más fácil de representar y ceñido al primitivo  emblema que las autoridades diseñaron casi tres siglos y medio atrás. En la sencillez esta la auténtica elegancia, y sobre todo, la autenticidad.  Le agregaría como cimera la muralla, propia para ciudades; y por orla externa,  laureles y cintas de nuestro emblema nacional. Nada de ésto alteraría el campo, o sea el escudo propiamente dicho". 

En la misma publicación se ilustra la propuesta. Este es el diseño sugerido para el escudo porteño por Isidoro Ruiz Moreno:




Pronto traduciremos esta propuesta en una versión en colores, que publicaremos próximamente.




Cerramos de este modo,  en este Jueves Santo, el recorrido por las ciudades capitales de nuestro territorio nacional.  



No habrá nuevas entradas hasta el próximo lunes 1° de abril, en que retomaremos la frecuencia habitual de entradas (una por día, de lunes a sábados). Nos despedimos hasta entonces. Y anticipamos nuestros deseos de una santa y bendecida Pascua para todos nuestros lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario