Buscar en este blog

miércoles, 4 de abril de 2012

1982 - 2 de abril - 2012 (3 de 3)

Ayer aludimos al libro "Escudo para las Islas Malvinas y Adyacencias",  de Juan Andrés Codazzi Aguirre, publicado en 1969. Ese librito llegó a mis manos en octubre de 2011 y su portada puede verse bajo estas líneas:



En él se relatan minuciosamente "los antecedentes que intervinieron en el concurso realizado por el actualmente disuelto Instituto y Museo Nacional de las Islas Malvinas y Adyacencias, para blasonar a dichos archipiélagos por las autoridades argentinas",  como reza el Prefacio.

Trataremos de resumir la historia allí desarrollada y las curiosas circunstancias que rodearon al concurso convocado hace ahora 45 años.

1) El 3 de enero de 1966 (fecha elegida adrede pues coincide con el aniversario de la usurpación de las islas) el gobierno del presidente Arturo Illia creó por decreto el Instituto y Museo Nacional de las Islas Malvinas y Adyacencias.

2) El 15 de abril, el Instituto llamó  a concurso público de proyectos de escudo para las islas. Las bases eran las que siguen:

3) Se presentaron un total de 20 proyectos, de desigual calidad y factura. El escudo presentado por el Dr. Codazzi aguirre era este:

4) El 10 de junio, Día de las Malvinas, se realizó un acto en el salón de la Academia Nacional de la Historia para presentar los escudos. A dicho acto concurrió el Presidente de la Nación, Dr. Arturo Illia. Los escudos presentados al concurso estaban expuestos como se ve en la foto:



Había cuatro escudos que, por su ubicación central y destacada, parecían los preferidos:


Sin embargo,  pese a las expectativas de los asistentes, no hubo anuncio alguno respecto del diseño ganador.

5) Días más tarde se aclaró que el Jurado había preseleccionado los cuatro escudos que se hallaban en lugar preferencial, pero que se pedirían retoques o mejoras a sus respectivos autores "para recién entonces, saberse a cuál se proclamaría vencedor".

6) A fines de ese mes se produjo la llamada "Revolución Argentina", que derrocó al gobierno constitucional del doctor Illia.  Naturalmente esto significó  una  impasse   en  este proceso.

7) El 25 de julio, a pedido del Dr. Codazzi Aguirre, se le informó oficialmente lo resuelto por el Jurado, que incluía una cláusula (desconocida hasta el momento) que establecía que las mejoras solicitadas debían presentarse "antes del 30 de julio del corriente, en que el Jurado dará el fallo definitivo".

8) Ante la urgencia, el Dr. Codazzi Aguirre solicitó de inmediato una audiencia con el técnico heraldista encargado de sugerir las mejoras. Ellas fueron las siguientes: a) cambiar las toninas del diseño original por delfines; b) desencimar a ambos animales y representarlos sumergidos; c) quitar el sol del campo y ponerlo sobre el borde superior,  a modo de timbre; d) añadir un filete dorado en el deslinde entre la superficie del mar y de la bandera.

9) El autor aceptó tres de las cuatro sugerencias, rechazando la del sol, por considerar que "se favorecería a la tesis inglesa del fideicomiso".   En este punto (el rechazo al sol naciente como timbre de un escudo para  las Malvinas) su postura fue siempre categórica.

10) El escudo con las mejoras sugeridas quedó como lo hemos visto varias veces (por ejemplo aquí y aquí) en este Blog:



11) Mientras tanto, los tres escudos preseleccionados restantes recorrieron diversos caminos y tuvieron distinta suerte:


a) El escudo número 2, del Capitán de Navío Burzio (que era Tesorero de la Comisión Directiva del Instituto organizador), fue retirado físicamente de la sede del Instituto y ofrecido al "equipo que trabajaba en la impresión de la interesantísima obra del historiador José Luis Muñoz Azpiri titulada 'Historia completa de las Islas Malvinas'". Apareció en la tapa de la obra, como puede verse en la imagen que sigue, y también a colores en el interior del libro.


Por ello y por el prestigio del autor del libro, algunos  tienen a este escudo por bueno o por oficial.





b) Los jóvenes autores del proyecto número 4, que presentaron bajo el seudónimo "Platón", se desentendieron luego del asunto.
 c) El proyecto número 3 es el que más polémicas suscitó, como veremos. Su autor era el señor Wildner Fox, quien se desempeñaba como Prosecretario de la Comisión Directiva del Instituto que auspiciaba el concurso.  Hemos visto más arriba la versión original del escudo, que era esta:
  

Aparece así descripto en el libro que estamos glosando:  "En un campo de forma cuadrado redondo (femenil) dividido en dos partes iguales por una línea horizontal, aparecen:  en la de arriba de color azul,  la constelación de la Cruz del Sur y, en la de abajo de color plata, el mapa de las Malvinas. En lo exterior lleva una larga y delgada cinta argentina que lo rodea un poco más de la mitad de su perímetro". No hay más precisiones respecto de esta primera versión.
Las correcciones que se le sugirieron a  este proyecto fueron: cambiar la cinta por una guirnalda de laurel sujeta por un moño con los colores patrios, y añadirle un sol naciente en la parte superior.  El autor aceptó estas propuestas.

12) Quedaban, pues, sólo dos proyectos en competencia.  Por diversas causas, la cuestión se extendió hasta el mes de noviembre. Tras un conjunto de circunstancias turbias que el Dr. Codazzi Aguirre denuncia en su librito, el 24 de ese mes se reunió la Comisión Directiva del Instituto y seleccionó como ganador el escudo  presentado por el Prosecretario de esa misma Comisión.  Muestra (con las correcciones pedidas) "un campo superior azul, con cuatro estrellas de plata que forman la Cruz del Sur, y un campo inferior de plata con el archipiélago de Las Malvinas en sinople".   Además "está coronado por un sol naciente en oro y orlado por dos ramas de laurel unidas por un lazo con los colores de la bandera nacional".

13) Considerando erróneo e inadecuado el escudo elegido, y objetando moral y jurídicamente el proceso de selección,  el Dr. Codazzi Aguirre elevó notas con sus denuncias a diversas personas y entidades, entre ellas al Presidente de la Nación, que a la sazón  era el Gral. Juan Carlos Onganía.   Respecto del escudo, las objeciones básicamente eran las siguientes:  se trata de un escudo pueril, es pobre desde el punto de vista heráldico, le falta la representación de las adyacencias de las Malvinas, carece de representación del factor humano, y es incorrecto que esté timbrado con sol porque "él es símbolo de libertad, independencia y autonomía, tres cosas que les vienen mal a esas islas, que son argentinas".


14) Entretanto (y quizás a causa de las turbias circunstancias a que hicimos referencia arriba),  se producían las renuncias de algunos miembros de la Comisión Directiva del Instituto  organizador, entre ellas las de su Presidente, su Prosecretario (autor, recordemos, del proyecto hasta ahora ganador) y su Tesorero (autor de otro de los proyectos preseleccionados).


15) En diciembre una nueva y provisoria Comisión Directiva retomó la cuestión.  Decidió declarar finalizado el concurso, declarándolo desierto, y aprobar fuera de concurso un nuevo escudo. Se trataba del  proyecto de Fox, que acabamos de describir, pero completado con "tres estrellas de cinco puntas representantes de las 'Adyacencias'"  y con una guirnalda exterior de laurel y de olivo.  Este "nuevo" escudo se dio a conocer por la prensa en enero de 1967, presentándolo erróneamente como "oficial".


Nuevamente el Dr. Codazzi Aguirre protestó por lo que ahora consideraba un plagio, ya que las tres estrellas simbolizando a las "Adyacencias" y la guirnalda de laurel y olivo procedían del escudo de su autoría  (cuya descripción podemos ver en la entrada de anteayer y en la del 3 de enero de 2011).  Además el escudo seguía siendo "incompleto", "insuficiente" e "inadecuado".


Conocemos este "nuevo" escudo aprobado ahora por la Comisión:  lo vimos en la entrada del 16 de julio de 2010.  No está bien dibujado, pero responde a la descripción que hemos transcripto:







Por otra parte, compartimos las serias objeciones que contra este emblema expusiera el Dr. Codazzi Aguirre, tal como lo manifestamos en la entrada del 16 de julio de 2010.


16) Aparentemente la situación "disgustó a las autoridades nacionales", ya que se había presentado como oficial un escudo que no lo era. Sólo al Gobierno Nacional correspondía oficializar un emblema de ese tipo, y ello no había ocurrido.  Esta situación se dio a conocer a comienzos de 1967; pocas semanas más tarde, y escasos días después de la protesta del Dr. Codazzi Aguirre,  este embrollo concluyó en febrero de ese año con la disolución del Instituto Nacional de las Islas Malvinas y Adyacencias por decreto del Poder Ejecutivo Nacional.


17) El Dr. Codazzi Aguirre consideró que, ante esta medida del gobierno,  y en virtud de  "sucesivas eliminaciones" de los restantes proyectos, su escudo quedaba "de hecho reconocido como vencedor".  Inició entonces una campaña de divulgación en distintos ámbitos acerca de la Heráldica de las Malvinas y de los méritos de su propio escudo.  Vemos abajo una foto de una de sus conferencias.






18) A la fecha de publicación de la obra que estamos comentando (junio de 1969) el autor continuaba reclamando ante las autoridades nacionales la oficialización de su escudo para las Malvinas y sus adyacencias.  Por otra parte, la nota que -como primicia- dimos a conocer el 16 de julio de 2010 procede de una revista publicada en el invierno de 1977, y todavía entonces el Dr. Codazzi aguardaba una resolución favorable a sus inquietudes.  (De todos modos, como ya mencionamos, la versión de los hechos que se relata en esa nota no se corresponde exactamente y en todos sus detalles con la historia que acabamos de resumir).


19) Pasaron 45 años, y las Islas Malvinas aguardan aun que el Gobierno de la Nación Argentina les dé oficialmente su escudo propio, símbolo indudable de soberanía.


Hacemos votos para que la ocasión que ofrecen
los treinta años de la recuperación de las Islas Malvinas,
sea propicia
para que el Gobierno Nacional
conceda finalmente
su propio escudo de armas
al "suelo más querido" de la Patria. 

Concluye así esta serie de tres entradas  destinadas a rendir homenaje a la gesta del 2 de abril de 1982,  a los Héroes de Malvinas,  a los Veteranos de Guerra y a los Caídos en la Guerra del Atlántico Sur. Pero en los meses de mayo y de junio volveremos sobre este tema y sobre otros temas afines,  en recuerdo de los  30 años de la recuperación de las Islas Malvinas y de otros hechos vinculados con esta fecha histórica.

LAS ISLAS MALVINAS
SON ARGENTINAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario