Buscar en este blog

lunes, 9 de agosto de 2010

Escudo de monseñor Jorge Kemerer

En 1957, Pío XII reorganizó la estructura eclesiástica argentina creando varias nuevas diócesis y arquidiócesis. Entre otras creó la diócesis de Posadas, nombrando a Jorge Kemerer como primer obispo.

Jorge Kemerer, que con anterioridad había actuado en la provincia de Misiones, al momento de su nombramiento episcopal se desempeñaba como Párroco de Nuestra Señora de Guadalupe en la ciudad de Buenos Aires. En la Basílica del Espíritu Santo,  templo sede de dicha parroquia, recibió su ordenación episcopal el 8 de junio de 1957.       

La primera página del folleto editado para esa ocasión -que incluía toda la liturgia de la celebración-  muestra el escudo del nuevo obispo:


El diario La Nación se hizo eco del acontecimiento en su edición del día siguiente:


Un párrafo del artículo del matutino se refiere al escudo de monseñor Kemerer. Aquí podemos ver ese fragmento,  ampliado para una mejor visualización (falta sólo la última frase del párrafo):


Por otra parte, esta es la crónica del acontecimiento según la Revista Eclesiástica del Arzobispado de Buenos Aires (Año LIII, N° 688, julio de 1957):


Entre los padrinos de consagración estaba el Interventor Federal en Misiones, cuyo apellido figuraba en la nota del diario La Nación.  Quizás sea bueno volver sobre ese fragmento del artículo que probablemente haya pasado desapercibido:


Se trata de una absoluta casualidad: el autor de este blog y el mencionado funcionario no tienen ninguna relación familiar.

Volviendo a nuestro tema, hay que decir que el Boletín Interparroquial de la Provincia de Misiones, titulado "Pro Familia",  dedicó un número extraordinario en julio de 1957  al nuevo Obispo. En la página 5 se ofrece la siguiente reproducción y explicación del blasón episcopal:


Cuando monseñor Kemerer cumplió 25 años de obispo y 50 de sacerdote, es decir en 1982,  publicó una estampa de agradecimiento en la que nuevamente aparecía su blasón episcopal con una breve explicación así como una foto del prelado:


Notemos que en el escudo se ven claramente, además de las ruinas de San Ignacio en punta, dos símbolos muy ligados a la parroquia que regía en el momento de su designación episcopal, y que ya hemos visto en una entrada anterior: la cruz en la forma típica del escudo de la Congregación del Verbo Divino y la paloma del Espíritu Santo, titular de la Basílica:



Desde aquí nuestro homenaje a monseñor Kemerer, a quien pudimos conocer personalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario