Buscar en este blog

lunes, 30 de enero de 2017

Escudo del Virrey Antonio Olaguer Feliú

Tras la sorpresiva muerte del Virrey Pedro Melo, la Real Audiencia de Buenos Aires debió recurrir a los "pliegos de providencia". Se trataba de documentos sellados, que sólo debían abrirse en circunstancias extremas, en los cuales el Rey determinaba quién debía ocupar el cargo de Virrey en casos, como el que nos ocupa, de vacancia imprevista.




El primer pliego de providencia determinaba que Antonio Olaguer Feliú y Heredia López y Domec, a la sazón Subinspector General de Tropas en Montevideo, era el elegido para ocupar -interinamente- el lugar vacante al frente del Virreinato del Río de la Plata.




Antonio Olaguer Feliú,  nacido en 1742,  desempeñó durante su carrera militar  distintas funciones  en la Península antes de pasar a América. Durante la gobernación de Pedro de Cevallos  llegó a Buenos Aires como especialista militar y participó con el grado de Teniente Coronel,  al mando del 2º Batallón del Regimiento Saboya, del sitio y de la toma a los portugueses de la isla de Santa Catalina y posteriormente de Colonia del Sacramento en 1777. En 1783 fue ascendido al grado de Brigadier y nombrado Inspector General de las Tropas del Virreinato del Río de la Plata y Cabo Subalterno del Virrey.

El 2 de junio de 1788, en una ceremonia presidida por el Obispo de Buenos Aires, se casó con Ana de Azcuénaga, hermana de Miguel de Azcuénaga, más tarde miembro de la Primera Junta de Gobierno.

Ocupó el cargo de gobernador de Montevideo entre el 2 de agosto de 1790 y el 11 de febrero de 1797, ocupándose de las complicadas relaciones entre los comerciantes, de combatir el contrabando, de los estragos que causo la viruela en Montevideo y de los efectos de las continuas guerras contra Francia y luego contra Inglaterra, lo que produjo el cierre del puerto. Por disposición del virrey, procedió a organizar el Cuerpo de Blandengues de Montevideo, entre cuyos integrantes estaría José Artigas.  En 1792 por Real Decreto se lo ascendió al grado de Mariscal de Campo.

Como dijimos, fue el sexto Virrey del Río de la Plata; ejerció el cargo, si bien en forma interina, desde  1797 hasta 1799.

Fue nombrado Caballero de la Real Orden de Carlos III por Decreto del 15 de noviembre de 1798.

Después de su mandato virreinal, de regreso a España, fue nombrado Comandante General del Ejército en la Provincia de Guipúzcoa en 1804; tres años después, Inspector General de los Regimientos de Infantería de Línea. El 25 de noviembre de 1807 fue nombrado Secretario de Estado y del Despacho de Guerra por Carlos IV y, además, ascendido al grado de Teniente General. 


Su mandato se desarrolló en medio de las tensiones entre España y Portugal y entre España e Inglaterra, lo que requería "vigilancia extremada y una organización defensiva cabal", en palabras del libro "Blasones del Río de la Plata" (de donde procede la versión del escudo que acabamos de ver y la simplificada que sigue a este párrafo).



En Wikipedia encontramos una versión coloreada del escudo del Virrey, con la descripción que acompañamos:




En el primer partido un escudo cuartelado. En el primer y cuarto cuartel, en campo de plata un monte en color natural. En el segundo y tercer cuartel, en campo de gules, un roel ovalado de plata, rodeado por ocho estrellas de plata. En el segundo partido, en campo de gules, cinco castillos de plata ubicados en cruz aspada.


El escudo se encuentra adornado con seis banderas y dos estandartes propios del rango de Mariscal de Campo que ostentaba y demás ornamentos (cañones, lanzas, alabarda, espada, etc.) característicos de su profesión de armas. En la parte superior porta un yelmo y el todo se encuentra timbrado con una corona de Mariscal de Campo.

Wikipedia también aporta el escudo que Olaguer Feliú "utilizó como Secretario de Estado y del Despacho de Guerra":


Entre otros detalles, es digna de mencionar, en este escudo, la presencia de lo que más tarde fueron nuestros colores patrios:  corresponden, como sabemos, a la Orden de Carlos III, que lleva los colores de la Inmaculada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada