Buscar en este blog

jueves, 24 de noviembre de 2016

Escudo de monseñor Edmundo Valenzuela Mellid

Nacido en Villarrica (Paraguay) en 1944, Edmundo Valenzuela Mellid, actual Arzobispo de Asunción, estudió primero en su ciudad natal y luego en la capital paraguaya, siempre  con los salesianos. Su vocación surgió a temprana edad en la congregación de Don Bosco. En 1961 hizo el noviciado en la localidad argentina de Morón; también en nuestro país, en Córdoba,  cursó filosofía y magisterio. Prosiguió sus estudios en Roma y el Cardenal Antonio Samoré –de feliz memoria para los argentinos lo ordenó sacerdote en 1971.



Tras cumplir diversas tareas pastorales y misioneras, en su patria y en Angola, en 2006 fue nombrado Obispo Titular de Uzali y Vicario Apostólico del Chaco Paraguayo. En noviembre de 2011 fue elegido Arzobispo Coadjutor de la Arquidiócesis de la Santísima Asunción. Tras la renuncia del Arzobispo, monseñor Pastor Cuquejo, por haber llegado a la edad establecida en la ley canónica, accedió automáticamente a la Cátedra de Asunción en noviembre de 2014. Es el sexto Arzobispo de la Arquidiócesis de la Santísima Asunción, tras los pontificados de Juan Sinforiano Bogarín,  Aníbal Mena Porta,  Ismael Rolón,  Felipe Santiago Benítez y Pastor Cuquejo.


De un folleto oficial, publicado el año pasado con motivo de la imposición del palio a monseñor Valenzuela, transcribimos a continuación la descripción y explicación del bonito escudo episcopal


«Según la tradición heráldica de la Iglesia, el escudo de un Obispo se compone de: un escudo que contiene símbolos apropiados a la vida pastoral; una cruz de oro, con las cinco llagas victoriosas de Cristo, indicando el triunfo de la vida sobre la muerte, de la gracia sobre el pecado, del proyecto Dios sobre las fuerzas del mal; una galera, con las cuerdas de veinte borlas, diez de cada lado, pendientes y ordenados, de alto para abajo, de color verde, para indicar la jerarquía del colegio episcopal; una cinta inferior trayendo el lema episcopal: “Por Cristo, al Padre en el Espíritu”.
Dentro del escudo, en la parte superior están las manos de Dios misericordioso que acoge a todos sus hijos, sin distinción alguna. El color rojo indica la fuerza del amor divino. El oro es el metal más noble, símbolo de la Virtud y de la Fe. Mediante la fe comprendemos la fuerza del Amor de Dios a todos sus hijos e hijas.
Al lado izquierdo, sobre un fondo plateado, señal de transparencia de la verdad, los signos eucarísticos del trigo y la uva, que en la santa Misa se transforman por el poder del Espíritu Santo, en el Cuerpo y de la Sangre de Jesucristo, el único banquete sacrificial agradable al Padre.
Al lado derecho, también plateado, las llamas ardientes del Espíritu que desciende sobre María y los Apóstoles en el día de Pentecostés (Hech. 2, 3-4) y continúa hasta hoy a animar su Iglesia.
En la parte inferior, sobre un fondo azul, que indica la humanidad que se abre a Dios, se encuentran dos símbolos:
• la Estrella, símbolo de la Virgen María: Ella es la estrella de la evangelización. En la estrella que luce sobre la tierra Patria, está figurada la Virgen Santísima protegiendo a su pueblo.
• las aguas del Río Paraguay: Aguas que recuerdan el bautismo, fuente de vida nueva en Cristo. Se refieren también al “Acuífero Guaraní”, una de las riquezas mayores de la humanidad y debe ser fuente de vida para satisfacer la sed de amor, verdad, justicia y paz».

1 comentario:

  1. Aquí la estrella tiene 7 puntas, y la de Bergoglio 5, serían lo mismo?

    ResponderEliminar