Buscar en este blog

lunes, 24 de agosto de 2015

Escudos en la Catedral de Bariloche (1 de 2)

La actual Catedral de Bariloche fue construida en 1946 según proyecto de los arquitectos. Alejandro Bustillo y Miguel Ángel Césari.  El templo, dedicado a Nuestra Señora del Nahuel Huapi,  tiene características neogóticas, y fue construido con piedra de la zona. Por su monumentalidad y por la característica aguja de la torre, que alcanza los 69 metros,  el templo es visible desde gran distancia. 




Fue "Templo Mayor" de la hermosa ciudad rionegrina hasta que en 1993 San Juan Pablo II, por medio de la Bula  “In hac beati” creó la Diócesis de San Carlos de Bariloche; entonces el templo pasó a ser sede catedralicia.

El templo barilochense tiene unos hermosos vitrales, a los que dedicaremos dos entradas, porque contienen elementos heráldicos. Ya nos referimos (aquí) al escudo de monseñor Nicolás Esandi, blasón también presente en vitrales de esa iglesia.



En esta primera entrada de la serie, relataremos brevemente la historia de los vitrales, basándonos en la información que proporciona el sitio oficial de la Catedral de Bariloche




Cuando el templo estaba en construcción, Exequiel Bustillo organizó una Comisión de Damas, presidida por la señora Isabel Nevares de Ortiz Basualdo (hermana de monseñor Jaime de Nevares), que obtuvo el dinero  necesario para encargarlos.  En Buenos Aires se contactaron con Enrique Thomas, un francés dedicado al  arte del vitral. 

Exequiel Bustillo se comunicó a su vez con monseñor Nicolás Esandi, entonces Obispo de Viedma, bajo cuya jurisdicción se encontraba en ese momento la ciudad de San Carlos de Bariloche. Bustillo y el obispo convinieron en que las imágenes de los vitrales tuviesen vinculación con episodios zonales.

De esa idea base surgió, del taller de Enrique Thomas, una preciosa imagen de Nuestra Señora del Nahuel Huapi, Titular del templo,  y otras imágenes vernáculas. 

Entre ellas se distinguen, entre otras, imágenes de  nativos de la zona, del padre jesuita Nicolás Mascardi y su martirio, de Fray Francisco Menéndez, del general Julio Argentino Roca, del beato Ceferino Namuncurá, del padre Melanesio (que fue el primer cura del pueblo de Bariloche), de monseñor Fagnano, y hasta de los creadores del templo: Alejandro Bustillo, representado como San Rafael,  y Miguel Ángel Césari, como San Miguel Arcángel.



Los vitrales fueron colocados en 1947.

Como el templo tiene forma de cruz latina con el eje mayor mirando exactamente al Este,  la luz del Sol ilumina el  interior a través de los vitrales.

Hemos visto, luego del escudo de monseñor Esandi, en primer lugar, una toma que muestra el vitral dedicado a Nuestra Señora del Nahuel Huapi (con el Escudo Nacional al pie y otro escudo arriba, al que nos referiremos mañana), flanqueado por sendos vitrales dedicados a San Gabriel y a San Rafael. Luego vimos el vitral dedicado a monseñor José Fagnano Vero, que no tiene elementos heráldicos, fuera del símbolo episcopal genérico de la mitra en el rosetón superior del vitral.

Y finalmente, tenemos aquí un vitral dedicado a San Pedro Nolasco, mostrando el escudo mercedario, al que nos hemos referido en tantas ocasiones.


Mañana nos ocuparemos del escudo que aparece en el vitral de la Titular de la Catedral barilochense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada