Buscar en este blog

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Escudo de la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes

Entre los escudos vinculados de algún modo con la religión católica, estamos acostumbrados a compartir escudos basilicales (como en la entrada de ayer),  escudos episcopales y escudos de órdenes religiosas. Hoy, sin embargo, exhibiremos lo que es una curiosidad poco común: el escudo de una parroquia. 

Se trata de la parroquia porteña dedicada a Nuestra Señora de las Mercedes, ubicada en Echeverría  1371. El templo parroquial -se nos explica en su sitio web-  "responde a la tradicional advocación de la Virgen de la Merced, Redentora de Cautivos", pero fue llamado así ("de las Mercedes") "en homenaje a la donante del templo, Sra. Mercedes Castellanos de Anchorena".

El sitio web de la parroquia presenta también el escudo parroquial, que vemos bajo estas líneas, con un largo texto, firmado por el   Cap. Carlos Gómez Nolasco, que resumiremos más abajo manteniendo en cursiva y entrecomillados los párrafos que conservemos en forma textual.





Como vemos,  el núcleo del escudo lo constituye el blasón mercedario a que ya nos hemos dedicado en otras ocasiones (por ejemplo aquíaquí, y aquí). 

Sobre ese núcleo se han dispuesto otros símbolos. Dice el texto en la página de la parroquia de Nuestra Señora de las Mercedes: "El escudo tiene siete elementos: Un cuartel superior de oro con cuatro palos gules y cinco palos oro con una cruz de plata en el centro; un segundo cuartel inferior sobre la izquierda color celeste y blanco, un tercer cuartel inferior sobre la derecha, color plata con la sigla ART, separado del segundo por un cetro de mando, la corona real en la parte superior, las cadenas abiertas sobre los laterales y dos ramos de laureles en la parte inferior del escudo". Enumeramos a continuación esos siete elementos

1) Conocemos las "barras de Aragón". Al respecto dice el autor:
"El cuartel con los cuatro palos de gules: 
El palo, heráldicamente, es símbolo de la lanza del caballero y era concedido por un Príncipe o Rey a raíz de actos de arrojo o heroísmo, en batallas o guerras. Este fue el caso de los Condes de Barcelona que lo usan en su escudo desde el Siglo IX. En el siglo XII Ramón Berengner IV, Conde de Barcelona, llamado el Santo por sus costumbres puras y amor a la Justicia y a la Iglesia, se casó con la heredera del trono de Aragón (la infanta Petronila) y cuando fue Rey de este lugar incorporó el escudo de los cuatro palos rojos de sus antepasados al escudo real de Aragón. El rey Ramón y la reina Petronila fueron los bisabuelos de Jaime I de Aragón.  
El Rey Jaime I, entusiasta colaborador de la Orden de la Merced, presente en su fundación en la catedral de Barcelona el día 10 de agosto de 1218, regaló a la Orden su escudo como expresión de su apoyo a la obra redentora. El escudo se convirtió entonces en pasaporte real más allá de las fronteras a la hora de ir a las redenciones y mostrar credenciales de autoridad. Por eso se verá muchas veces el escudo coronado con la corona real. 
La orden es Real por que nace en presencia del Rey de España, es celestial por que es un trabajo en nombre de Dios y de la Iglesia y Militar por que la exigencia del momento así lo estipulaba. 

Los cuatros palos gules o rojo sangre en el escudo de la corona de Aragón, tienen su origen, conforme a la tradición, cuando cayó gravemente herido Wifredo, el Velloso, fundador de la dinastía de los Condes de Barcelona, luchando contra los normandos y al servicio de Carlos, el Calvo, Emperador de los franceses entre los años 875 - 877.  
Para premiar su valor en batalla, Carlos, el Calvo, le concedió en su lecho de campaña las armas heráldicas a él y a sus descendientes. Mojó los cuatro dedos de su mano derecha en la sangre que brotaba de su herida, los imprimió en la rodela dorada del Conde, y dejó marcadas las cuatro rayas rojas, que se han convertido en los cuatro palos gules o barras catalanas". 
Escudo mercedario

La cruz de plata  "posee los cuatro lados iguales" y simboliza, según el texto que estamos glosando,  "la decisión entusiasta de la Iglesia de apoyar la labor redentora de Pedro Nolasco en el momento de la fundación de la Orden Mercedaria".
"Es el emblema sacrosanto de Jesucristo, Rey de Reyes y por ello va colocada en el puesto principal.
La Cruz de Plata con los cuatro lados iguales, fue la enseña de los cruzados en la Edad Media y constituyó el hábito militar de todas las órdenes medievales, entre las que se encuentra la Merced. Fue la antigua insignia de la Catedral de Barcelona, concedida a los mercedarios el día de la fundación de la Orden, el día 10 de Agosto del año 1218 por el Obispo Don Berenguer de Palou. También es la misma cruz que Cristóbal Colón llevaba en el velamen de sus carabelas. 
A la cruz están vinculados todos los hechos de la historia mercedaria, tanto los comunes y sencillos de la vida monástica, como los gloriosos y heroicos de las gestas redentoras, militares y misioneras".

2) La Corona es la de los  Reyes de Aragón; fue "entregada por Don Jaime I de Aragón, el Conquistador, al fundador de la Orden, San Pedro Nolasco. Se trata de un círculo de oro enriquecido con piedras preciosas que sostienen hojas de apio (corona de los Reyes de Aragón) al tener la Orden carácter religioso y militar".

3) El segundo campo lo ocupa la bandera argentina: "tres barras [sic] paralelas, siendo la superior e inferior celeste y la del centro blanca".

4) En el tercer campo, "sobre el color plata, se puede observar la sigla ART: Adveniat Regnum Tuum – (del latín: “Venga a Nosotros tu Reino”) coronada por una cruz en color marrón". 

El símbolo recuerda a los Padres Asuncionistas,  quienes "se hicieron cargo de la Parroquia en el año 1914. El lema y divisa de su peculiar carisma acuñado por el P. Manuel Dalzón (fundador de la congregación) es “Adveniat Regnum Tuum”".


Escudo mercedario en un vitral
de la Basílica de Nuestra Señora de los Buenos Aires

5) "Entre los campos inferiores y separando los mismos se representa el Cetro de Mando con extremos dorados y cuerpo color marrón / nácar, similar al utilizado por el General Dn. Manuel Belgrano en la Batalla de Tucumán durante la Guerra por la emancipación de la corona española".

Sobre este bastón de mando añade el autor:
"En la mañana del 24 de septiembre de 1812, día de la Batalla de Tucumán, el General Belgrano estuvo orando largo rato ante el altar de la Virgen. 
Cuenta la tradición que al salir del templo para dar las últimas órdenes sobre la batalla, el general Manuel Belgrano se cruzó con unas damas tucumanas que iban también a pedir misericordia a la Virgen. Belgrano les dijo al pasar: “Pidan milagros señoras, que milagros hemos de necesitar hoy”.
Los españoles eran unos tres mil y los argentinos apenas mil ochocientos. Belgrano, puso su confianza en Dios y en Nuestra Señora de las Mercedes. 
En esta batalla se decidía buena parte de la suerte de las Provincias Unidas del Río de la Plata. 
El Ejército Argentino obtuvo la victoria. En el parte que transmitió al Gobierno, Belgrano hizo resaltar que la victoria se obtuvo el día de Nuestra Señora de las Mercedes, bajo cuya protección se habían puesto las tropas. 
El parte decía textualmente: 'La Patria puede gloriarse de la completa victoria que han tenido sus armas el día 24 del corriente, día de Nuestra Señora de las Mercedes bajo cuya protección nos pusimos". 
El 27 de Octubre de 1812, el Gral. Belgrano cumplió voluntariamente su voto, durante la procesión con la imagen de la Virgen de la Merced, en el mismo Campo de las Carreras, cuyo suelo un mes antes había sido regado con la sangre de tantos mártires.
En agradecimiento por la victoria obtenida en la batalla de Tucumán, Manuel Belgrano se dirigió hacia las andas en que era conducida la Virgen las Mercedes, y haciéndola bajar hasta ponerla a nivel, le ofrendó su bastón de mando a la Virgen de la Merced, proclamándola a partir de entonces Patrona y Virgen Generala del Ejército Argentino.
El bastón de mando es una verdadera reliquia, que se conserva en el actual Camarín de la Virgen, junto a una réplica".



6) "Sobre ambos laterales del escudo están materializados dos juegos de cadenas color gris con sus últimos grilletes abiertos o rotos". La Orden Mercedaria se caracterizó desde su fundación por "el compromiso solemne y heroico de dar la propia libertad y la propia vida para redimir a los cautivos cristianos, que además de ser hijos de la Iglesia eran los ciudadanos de España, caídos en poder de los sarracenos enemigos". Así, las cadenas rotas o abiertas "son una clara alusión a la búsqueda permanente de la libertad de los hombres cautivos y oprimidos".



7) Finalmente, "en la parte inferior del escudo se destacan dos ramos de laurel. Sus tallos se entrecruzan sobre en el centro imaginario del escudo y, como resulta natural, los mismos son de color verde". "Son símbolos heráldicos de victoria, triunfo y esperanza y evidencian la gloria militar adquirida en la Batalla de Tucumán". 

En la entrada del 24 de septiembre de 2011 y ayer mismo nos ocupamos de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced, en Tucumán, en la que se halla la imagen venerada por Belgrano.      




Cortado y medio partido, 1° de oro, cuatro barras de gules y brochante sobre el todo una cruz patada de plata; 2°  terciado en faja, 1° y 3° de azur-celeste, 2° de plata; 3° de plata, la sigla ART en marrón; al timbre, corona real; brochante sobre el límite entre los campos 2° y 3° un bastón de mando de oro; a ambos lados del escudo, cadenas de plata abiertas que caen sobre los laterales del escudo; debajo del mismo, dos ramas de laurel de sinople frutadas de gules, que se cruzan en la parte central. 

Es realmente infrecuente encontrar escudos parroquiales. Le dedicamos la entrada de hoy, fiesta de Nuestra Señora de la Merced, en el año del centenario de la llegada al templo parroquial de los padres asuncionistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario