Buscar en este blog

lunes, 7 de octubre de 2013

Escudos de los Lavalle (1 de 3)


En tres entradas consecutivas nos referiremos a la Heráldica vinculada con el linaje al que pertenece el general Juan Lavalle.

Leemos en Wikipedia que Juan Lavalle era "hijo de María Mercedes González Bordallo y del peruano Manuel José de Lavalle, contador general de las Rentas y el Tabaco del Virreinato del Río de la Plata", quien a su vez era "hermano menor de José Antonio de Lavalle y Cortés, I Conde de Premio Real" y además "descendiente directo por parte de su abuela paterna de Hernán Cortés, conquistador de México, y por parte de su abuelo paterno de la familia francesa Levieux, condes de La Vallée; de donde proviene la forma simplificada de su apellido como Lavalle. En 1799, los De La Valle se trasladaron a Santiago de Chile y volvieron en 1807 a Buenos Aires, donde Juan cursó sus estudios primarios y secundarios. (...) En 1812 ingresó como cadete en el Regimiento de Granaderos a Caballo, momento en el cual cambió su apellido a "Lavalle" para desprenderlo de su origen francés, algo muy común entre los jóvenes patriotas de la época".  Algunos de estos datos pueden servir para entender mejor algunas informaciones que se darán en estas tres entradas.

Cumpliremos nuestro propósito en las dos primeras entradas de esta serie, a través de dos artículos publicados hace un cuarto de siglo en sendos números del Boletín del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas: el número 158 (julio-agosto de 1988) y el número 160 (noviembre-diciembre de ese mismo año).

El artículo de hoy pertenece a Isidoro Ruiz Moreno y se titula "El primitivo escudo de los Lavalle".   Como siempre, transcribimos textualmente, aunque con mínimas correcciones (hay que tener en cuenta -como relatamos en otras ocasiones- que el original, publicado en la página del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, está mecanografiado y escaneado). Las dos ilustraciones en blanco y negro corresponden al artículo original; las otras imágenes han sido obtenidas de la Red.

«Con una sola excepción, los libros sobre genealogía y heráldica que tratan el linaje tan destacado de los Lavalle, describen el blasón de esta familia como lo certificó en 1862 el Cronista y Rey de Armas don Luis Vilar y Pascual: "en campo de oro con los leones azures puestos en pelea, y en torno suyo cinco estrellas de gules, y jefe de oro con águila naciente de sable". Así lo traen en España a lo largo de un siglo desde Piferrer hasta Atienza, pasando por García Carraffa y Fernández de Bethencourt. En la Argentina lo reproduce de idéntica manera Calvo, y en Chile Espejo. 
Es el que sigue, que fuera adoptado como emblema por el Regimiento 4 de Caballería que lleva el nombre del prócer que fue  su jefe durante la guerra con el Brasil:  




La familia Lavalle, como muchísima otras, ilustró su apellido tanto en la Península Hispana como en América, desde que pasó al Perú don Simón de Lavalle, nacido en 1706 y caballero de Santiago en 1750, quien contrajo matrimonio  en Lima en 1729 con  doña María del Carmen Cortés y  Cartabio, y el cual tuviera lucida actuación en este Reino.   Los nombrados fueron padres —entre otros— de dos varones que deseo destacar: don Manuel de Lavalle (quien se trasladó a Buenos Aires y resultó padre del general don Juan Lavalle) y don José Antonio de Lavalle y Cortés, creado Conde de Premio Real en 1782 en gracia a sus relevantes servicios, casado en Perú con doña Mariana de Zugasti y Ortiz de Foronda.



El hijo de este último enlace que llevó el nombre de su progenitor y heredó su título, nacido en Trujillo en 1772 y cruzado en la Orden de Alcántara en 1794, retornó a España a fines del siglo XVIII. Y en el concejo de San Julián de Musques, valle de Somorrostro, edificó el palacio de su morada con frente a  la  carretera de Santander.    




Este segundo Conde Lavalle —primo hermano de nuestro militar— colocó su escudo, repetido, sobre la fachada de su residencia y encima del portón de entrada a la misma, surmontado por la corona de su título: era cuartelado y con escusón, con las armas de sus apellidos paternos y maternos: 1) Lavalle; 2) Cortés; 3) Zugasti; 4) 0rtiz; 5) escusón de Cartabio.

Palacio de Lavalle


Esta doble ostentación en piedra labrada en bien visible en las reproducciones fotográficas que incluye en su obra don Javier de Ibarra y Vergé, “Escudos de Vizcaya”, t. V, "Las Encartaciones", p. 53 (Bilbao, 1957). Y surge de ella que para Lavalle sus elementos son completamente distintos al del blasón certificado en 1862, puesto que muestra estas otras piezas: siete casillas de ajedrez y flor de lys en jefe... Naturalmente, la roca armera no permite identificar colores y esmaltes, pero no deja dudas sobre la primitiva heráldica del apellido, diferente a la que cobraría difusión más de media centuria después:



Es incuestionable que el II Conde de Premio Real conocía bien sus armas; y entonces surgen dos interrogantes: ¿puede calificarse al blasón en piedra como "auténtico"? ¿por qué se usó el otro?  
En lo que hace a la primera cuestión, considero que más bien cabe denominar al escudo ajedrezado como originario, ya que de considerárselo auténtico, resultaría falso el certificado por el Rey de Armas, y ésto no puede ser pues reviste una connotación propia: tales funcionarios tienen atribuciones para reconocer u otorgar armas, de modo que siendo válidas las compuestas por Vilar en 1862 —en mérito a esa facultad— los Lavalle están en todo derecho de usar unas u otras armas. Son dos propiedades igualmente legítimas.  



Respecto a la modificación de las piezas, sólo cabe ofrecerse una hipótesis, y daré la que me trasmitiera D. Luis MacGarrell, consignándola como tal.  
Refiere el Rey de Armas de doña Isabel II en su despacho "confirmatorio de la antigua nobleza" de los Lavalle (transcripto por Mariano Segovia Lavalle en la Revista N° 3 de este Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas en 1944), que en el siglo XVI residió en Roma el Cardenal Andrés de Lavalle, quien edificó allí su palacio y una iglesia, "del cual consta que blasonó su escudo de armas con las correspondientes a tan esclarecida Casa" (pág.166). Pues bien: según suposición de MacGarrell, este prelado habría adoptado el más adornado emblema de los Della Valle italianos.... En efecto, éstos usaban el mismo que más tarde emplearon los Lavalle españoles: "d'oro, a due leoni affrontati di rosso, accompagnati de cinque stelle dello stesso, tre ordina te in capo e due fra i leoni, una sopra l'altra; con capo del primo, caricato di un'aquila di nero coronata d'oro". Tal la descripción correspondiente a la familia Della Valle de Roma, conforme lo asienta G. B. di Crollalanza en su Diccionario Storico-Blasonico, etc., tomo III, p. 64 (ed. 1977). 
Escudo del Cardenal Lavalle

Y por eso, los subsiguientes Condes de Premio Real y demás parientes, creyendo quizá que unos elementos heráldicos más llamativos —leones, estrellas, águila— que el sencillo ajedrezado sumado de una lys, servían mejor al lustre externo de su estirpe, mostraron al Cronista Vilar y Pascual el  blasón adoptado de una familia homónima y ostentado en Madrid, al tiempo de solicitar su certificación, con ocultamiento del primitivo que lucía su palacio norteño, de factura más simple»

¡Atención! Algunas de las afirmaciones de este artículo fueron refutadas pocas semanas después mediante otra nota en el mismo Boletín.  Publicaremos ese otro artículo en la entrada de mañana, continuando con esta serie dedicada al general Juan Lavalle y a la Heráldica vinculada con su apellido y linaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario