Buscar en este blog

martes, 11 de junio de 2013

Escudo de monseñor Raúl Marcelo Pacífico Scozzina


Hoy se cumplen dos años de la muerte de monseñor Raúl Marcelo Pacífico Scozzina, primer Obispo de Formosa.



Había nacido en el año 1921, y en 1944 fue ordenado sacerdote en la Orden de Frailes Menores. Cuando fue creada la diócesis de Formosa,  Scozzina fue designado obispo de la nueva jurisdicción, y recibió la ordenación episcopal el 21 de julio de 1957.  Ejerció el cargo hasta 1978, año en que renunció por motivos de salud (aunque también se dice que por presión del gobierno militar de entonces). Falleció en 2011. Fue un pastor ejemplar, amigo de los pobres, devoto de la Virgen y muy querido por su pueblo.

Su escudo en colores lo hemos hallado en un blog dedicado al Papa Pío XII.


Cortado y medio partido. Tiene en el primer campo (posiblemente de oro) el símbolo franciscano por excelencia  (la Cruz junto a los brazos de Cristo y de San Francisco), en recuerdo de la Orden a la que pertenecía "el padre Pacífico" (como gustaba de ser  llamado monseñor Scozzina, por su nombre de profesión religiosa). El segundo campo (de esmalte dudoso, quizás de plata, terrasado de oro) tiene una palmera: suponemos que alude al paisaje de la diócesis que le tocó gobernar, en la provincia de Formosa, si bien también puede interpretarse como una referencia al salmo 92, 13: "El justo florecerá como palmera".  El tercer campo, de azur, carga el monograma de María de sable, superado de una corona de oro, y ambos rodeados de doce flores de algodón, de su color, como si se tratara de las "doce estrellas" del Apocalipsis.
Este último campo evidencia la devoción de monseñor Scozzina hacia la Virgen, lo que queda confirmado en el lema episcopal elegido:  "Vita, dulcedo et spes nostra salve". Se trata de una fragmento del Salve Regina: "Vida, dulzura y esperanza nuestra, salve". Monseñor Scozzina tuvo durante su gobierno pastoral el privilegio de coronar, en nombre del entonces Pontífice Pablo VI, la imagen de la Virgen del Carmen, Patrona de Formosa: ello ocurrió en 1966.

El galero verde a modo de timbre indica la dignidad episcopal, así como la cruz acolada en palo, junto con la mitra y el báculo, como era más habitual antes que ahora en las armas episcopales.

Rendimos homenaje, de este modo, a una de las figuras más respetadas y queridas de la Iglesia en la Argentina del siglo XX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario