Buscar en este blog

jueves, 13 de octubre de 2011

Escudo de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar

Hemos señalado ya en otra ocasión que al googlear "escudo basilical" los primeros cuatro resultados de la búsqueda corresponden a este Blog.

También hemos hecho público nuestro propósito de recopilar en este Blog los escudos de las 45 basílicas argentinas, o al menos los de aquellas que posean su propio escudo. Ya lo hemos hecho con las Basílicas de la Merced (S. M. de Tucumán), de San Nicolás de Bari (Bs. Aires), del Espíritu Santo (Bs. Aires), de la Natividad de María (Esperanza) y del Señor y la Virgen del Milagro (Salta).

Hoy tenemos el agrado de dar un paso más hacia la concreción de aquel objetivo,  al añadir un nuevo escudo basilical a  nuestra lista.   Se trata del escudo de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, en la Recoleta.


Ayer, 12 de octubre, se celebró la fiesta de la Virgen del Pilar, Patrona de la Hispanidad, y el aniversario de la Dedicación de esta iglesia,  consagrada en 1732, que es el segundo templo más antiguo de Buenos Aires.

En homenaje a la fecha de ayer, Día de la Raza y de la Hispanidad, publicamos hoy esta entrada.

El templo de Nuestra Señora del Pilar,  que es sede parroquial desde el siglo XIX, fue elevado a la dignidad basilical en el año 1936.

Aunque el templo tiene su propio sitio web,  nada se dice en él acerca del escudo basilical. Sin embargo, puede vérselo en la parte alta del retablo del altar mayor, que es una verdadera obra de arte de estilo barroco.  



El retablo está  dividido en dos cuerpos con una cornisa apoyada en seis columnas. La Virgen del Pilar ocupa el nicho central.



En lo alto se encuentra el escudo basilical,  del cual podemos ver varias imágenes.



De azur, un pilar de plata marcado con una cruz patada de oro, superado de una estrella de plata.



El escudo está timbrado con la umbela basilical, y lo acompañan, acolados en aspa, una cruz procesional y un tintinnabulum


En la sencillez de sus muebles, el escudo es sumamente expresivo:  los esmaltes azur y plata (celeste y blanco) son los colores universales de la Virgen María y al mismo tiempo los colores nacionales argentinos;  el pilar marcado con la cruz en cierto modo es "parlante" del nombre de la Basílica;  la estrella de plata que lo supera es un símbolo también universal de María, que parada sobre un pilar se le apareció y le habló a Santiago en Zaragoza, animandolo a proseguir su tarea de evangelización en España y a construirle un templo.



En resumen, un diseño heráldico muy bonito y elocuente.  Si además tenemos en cuenta que el escudo fue añadido al retablo después de la elevación del templo a la dignidad basilical, hace "apenas" 75 años, (el templo tiene casi tres siglos) es forzoso reconocer que se lo ha agregado con arte y buen gusto.

A un lado del altar se encuentra la umbela basilical.



Salvo la primera foto de esta entrada, obtenida de la Red, todas las demás fueron tomadas por mí en junio de este año.  Por cierto, la belleza y la historia de este templo y su entorno ameritan que se lo visite personalmente,  a lo que  invito a los lectores.

2 comentarios: