Buscar en este blog

martes, 26 de abril de 2011

Correcciones y sugerencias acerca de las nuevas armas


El sábado pasado "presenté en sociedad" mis nuevas armas. Casi de inmediato recibí los dos comentarios que aparecen en la entrada de ese día y que transcribo aquí:


* Rolando de Yñigo y Genio dijo:
Me alegra que haya adoptado armas nuevas, en base al blasón de Pomar. Solo diré, el yelmo tendría que ser un terciado a diestra, encima la corona de caballero internacional y encima el ciervo.

* Otro lector, que firma A. Corominas, comentó:
Creo incorrecto que encima del yelmo situe una corona que en este caso corresponde a barón

Poco más tarde, nuevamente Rolando hizo un aporte, más extenso, que también está publicado en la entrada correspondiente.



Por otra parte, mediante el correo electrónico he recibido algunas correcciones más:
* A través de don José Juan Carrión Rangel -que tuvo la bondad de publicar mis armas el Domingo de Pascua, junto con una correo que le remití al respecto- recibí varias sugerencias y correcciones de parte de don José Antonio Padilla Solano, lector del Blog de Heráldica:

Acerca de las dudas sobre el yelmo y la corona que comenta Don Alejandro Pomar en tu entrada de Sábado Santo, le doy las siguientes recomendaciones:
- La corona de Señor sólo es procedente como timbre si se está en posesión del título nobiliario de Señor.
- El yelmo que usa es una mezcla de varios tipos de celada:
En primer lugar lo pone en situación de afrontado, que es propia de Rey y de Príncipe.
En segundo lugar, es un casco dorado, también propio de Rey y de Príncipe.
En tercer lugar, es un casco cuya visera está cerrada por 7 rejillas, que en su posición natural terciada, indicaría que el armígero posee el título de Marqués.
Mi recomendación en este aspecto es que use un casco que no corresponda a la nobleza, ni siquiera el tan habitual yelmo de hidalgo, sino que use un yelmo o celada tipo morrión español, casco de cruzado, o cualquier otro que no esté reservado al estamento nobiliario.
- En cuanto al ciervo, si quiere usarlo en ese tamaño, debería hacerlo como soporte, y mejor usando dos. Si quiere usar el ciervo como cimera, debe reducirlo de tamaño y ubicarlo sobre la celada.


-También a través de un correo enviado al señor Carrión Rangel, don Xavi García se "desfoga" haciendo llegar la siguiente opinión:

He visto las nuevas armas para Alejandro Pomar y el mismo se cuestiona si son procedentes o no los ornamentos externos. ¿Le has informado sobre su incorrección? además, no son coherentes la representacions de corona de barón con ese yelmo, además de que la corona va sobre el yelmo, no por encima. El yelmo parece de oro y va de frente, por tanto  solo puede ser de emperador/rey, príncipe o infante, y al llevar rejillas creo que corresponde al de infante, aunque creo que le faltan rejillas. Le falta el borlete para sujetar los lambrequines, y el ciervo, que supongo que será una cimera, debería salir de la corona. Por lo demás, a falta de saber el blasonamiento, parece correcto, aunque el yelmo debería estar por encima del escudo. Bueno, el yelmo, la corona y los lambrequines NO deberían estar.
Ya me he desfogado.

El verbo "desfogar", que no se usa por estas tierras, significa algo así como  "expresar con vehemencia una opinión".


* Recibí también un correo de Rolando de Yñigo y Genio, a la dirección de este Blog; el mensaje contenía no sólo comentarios, sino incluso diseños alternativos (y más correctos) para mi escudo, lo que agradezco enormemente:

Estimado Alejandro:
Primero, quiero felicitarlo por haber tomado nuevas armas, felicidades. Por otra parte le adjunto dos escudos que diseñe, el primero es de los Pomar y el segundo es su escudo de armas personal, más o menos como tendría que ser. Por ultimo le recomiendo que registre sus armas (...)  yo le recomendaría que lo registrara en el RIAG.
Felicidades de nuevo.






-Finalmente (al menos hasta la fecha), un anónimo lector, que firma j.s., aporta su comentario y  asimismo dos diseños de su autoría, que también agradezco.


(...) Soy un lector asiduo del blog de don José Juan Carrión, y he podido ver su comunicación sobre la adquisición de nuevas armas. Seguramente el Sr. Carrión o otros sabios heraldistas que participan en su blog le habrán contestado a sus dudas sobre el yelmo y la corona que lucen sus nuevas armas. En mi modesto conocimiento sobre estos temas, opino con toda certeza que el yelmo no es en absoluto correcto, (...).  En cuanto a la corona de señor, pues no debería estar representada si usted no es poseedor de ningún señorío; aunque no me cabe duda de que es usted un señor. (...)










Agradezco de todo corazón estos aportes, recibidos apenas unas horas después de publicar mi nuevo escudo en la Red (lo que ocurrió aquí en la noche del sábado 23 y casi al mismo tiempo, por diferencia horaria,  el día 24, en el blog de don José Juan Carrión Rangel).

Al mismo José Juan, ni qué hablar, le agradezco haberme dado el impulso inicial para confeccionar armas propias, hace tres años,  así como los valiosos aportes y comentarios que me hizo llegar por correo electrónico hace unos días.

Dado que soy sólo un aprendiz en estas cuestiones,    aseguro que tendré muy en cuenta las sugerencias; ya he hablado al respecto con el diseñador del escudo,  con quien compartí los comentarios y mensajes de correo que acabo de transcribir.  Pronto habrá novedades al respecto, que recogerán  las correcciones propuestas. Mientras tanto, como ya lo habrá notado el lector, uso mis armas sin ornamentos exteriores.

2 comentarios: