Buscar en este blog

domingo, 30 de septiembre de 2018

Escudo de Tres Lomas (Buenos Aires)

En circunstancias y lugar que no recuerdo, tomé hace varios años esta foto, por cierto de escasa calidad, que muestra el escudo de la localidad bonaerense de Tres Lomas.

En el sitio web oficial del municipio se señala que el nacimiento de Tres Lomas como pueblo «es poco romántico. No responde a la avanzada de fortines de la Zanja de Alsina, tampoco a donaciones generosas y colonizaciones planificadas de hombres progresistas. Tres Lomas nació en un remate. Pensado, planificado y llevado adelante con pulcritud por el dueño de las 10.000 hectáreas "de campo flor", tal como se presentaba en la publicidad que la firma martillera hacía en los diarios de la época. Era a comienzos de 1906 y el remate sería llevado adelante en febrero de ese año». 

El relato histórico continúa, y explica en parte el escudo: «...había que consolidar un modelo de país: agroexportador, para que la Argentina se convirtiera en "granero del mundo"».

Antonio Blanco, representado por José María Blanco le compró a un inglés las 10.000 hectáreas que luego salieron a remate;  luego esperó que los capitales ingleses y el estado argentino pusieran en valor esas tierras. Ello ocurrió, sobre todo, cuando el ferrocarril pasó por  su campo y una estación de tren se emplazó en sus tierras. Esa estación «se llamaría Tres Lomas, tal cual la toponomia del lugar lo indicaba. Pueblo José María Blanco, estación Tres Lomas, una pulseada, que años después se dirimiría a favor de la mirada geográfica, dejando de lado al hombre que pergeñó el remate».

Ese remate, que tuvo lugar el 7 de febrero de 1906, es la fecha fundacional del pueblo, que en diciembre de 1986 obtiene autonomía política y administrativa.


Pasemos al escudo, que es usado ampliamente en el sitio oficial del municipio, aunque sin explicaciones. Como resulta evidente, no respeta las reglas de la Heráldica y se parece más a un isologotipo.  De todos modos, intentaremos una descripción, inspirados en la que publica el sitio del señor Van der Megroot:



En jefe, de azur, el nombre de la ciudad en plata (en algunas versiones el nombre no aparece). Por debajo, hacia el lado diestro, un sol naciente de gules (en otras versiones: de oro) con forro de sable.  En la faja central, de sinople, tres franjas de oro  (o de verde claro) con forro de sable,  movientes del flanco diestro, que se elevan del centro al cantón siniestro del jefe invadiéndolo. Hacia la punta, en el mismo tapiz de sinople, a  diestra, dos espigas de trigo estilizadas de sable que se elevan por sobre la franja media y llegan a la base del sol naciente; a la siniestra,  una cabeza de toro (de oro o de plata según las versiones) puesta de frente, con el borde de sable.  


La simbología de este emblema resulta evidente por el nombre de la ciudad y la riqueza agropecuaria de la zona.