Buscar en este blog

martes, 22 de diciembre de 2015

Escudo de monseñor Miguel de Andrea

Corresponde ocuparnos hoy,  en el aniversario de su ordenación sacerdotal, de una figura destacadísima de la Iglesia en la Argentina: monseñor Miguel de Andrea, de  "fecunda e importante acción social, y ardorosa prédica en favor de la libertad, democracia y dignidad humana", en palabras de Wikipedia.



Nació en Navarro, provincia de Buenos Aires, el 5 de julio de 1877; fue ordenado sacerdote en Roma el 22 (otras fuentes dicen: el 23) de diciembre de 1899.  

A su regreso a la Argentina, muy pronto se le encomendaron importantes tareas pastorales, cuyo detalle excede el propósito de este Blog (pero puede consultarse más información aquí). En 1912 fue nombrado Cura Párroco de San Miguel, en la Capital Federal, cargo que ejerció hasta su muerte.


Tras casi veinte años de sacerdocio,  fue designado Obispo Titular de Temnos y Auxiliar de Buenos Aires; recibió la consagración episcopal en junio de 1920. En 1923, tras la muerte de monseñor Espinosa, estuvo en la terna del Gobierno Nacional para ejercer el cargo de Arzobispo de Buenos Aires,   pero declinó esa posibilidad. La sede porteña estuvo vacante durante tres años por falta de acuerdo entre el Gobierno y el Vaticano acerca del sucesor de Espinosa.

Tras cuatro décadas de servicio pastoral como Obispo de Temnos, y sesenta en total de sacerdocio,  falleció el  23 de junio de 1960.



Su escudo episcopal lo hemos visto, hasta ahora, a través de una reproducción facsimilar de una nota autógrafa suya con ocasión del Congreso Eucarístico Internacional de 1934; fue publicada en ese momento en una edición especial de "La Razón" dedicada al magno acontecimiento eclesial.

Vemos ahora ese escudo en la versión que trae el libro "Obispos de la Argentina" de Batre:



En el jefe, la bandera argentina. Partido, 1° de plata, un águila en el nido con sus pichones en actitud de alimentarlos; 2° de gules, una balanza de oro. Cruz sencilla episcopal, acolada en palo,  y galero episcopal de sinople. No lleva lema.



El escudo es elocuente. El águila alimentando a los pichones parece ser una alusión al emblema de la ciudad de que monseñor De Andrea era Obispo Auxiliar; la balanza expresa sus afanes de justicia social, tantas veces expresados con palabras y acciones. La bandera no necesita interpretación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada