Buscar en este blog

viernes, 15 de mayo de 2015

Escudo de Domingo de Acassuso

Monumento a Acassuso
en San Isidro
Domingo de Acassuso (o Acasuso), nacido en Vizcaya a mediados del siglo XVII, "pasó al Río de la Plata acompañando, en el año 1681, al gobernador Alonso de Herrera y Sotomayor, en los navíos al mando del Capitán Tomás de Miluti".  Era soldado y formaba parte de las tropas que venían a socorrer la Colonia del Sacramento ante las invasiones portuguesas. "Avecindándose luego en Bs. Aires alcanzó el grado grado de Capitán, ocupando distinguidos cargos públicos (...). Dedicándose luego al comercio, esta actividad le permitió hacerse de una sólida fortuna (...).  La posteridad lo recuerda con veneración por haber erigido de su peculio primeramente una capilla en Buenos Aires, dedicada a San Nicolás de Bari. Luego una segunda, en el entonces Pago de Monte Grande o de la Costa que, por licencia concedida el 5 de octubre de 1706, fundó bajo la advocación de San Isidro Labrador, dando lugar (...) al pueblo del mismo nombre, hoy partido de San Isidro. De todo lo anteriormente expuesto podemos asegurar, sin lugar a dudas, que el Capitán Domingo de Acassuso perpetuó entre nosotros la devoción a San Isidro Labrador heredada de sus mayores, quienes poseían de tiempo inmemorial el Patronazgo de su Capilla en Zóquita, en el Consejo de Zalla, dedicada al santo labriego".

Los párrafos que acabamos de leer proceden de una nota publicada en el número 17 (correspondiente al año 1977) de la Revista "Genealogía", del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas. La nota se titula "DON DOMINGO DE ACASSUSO Y EL VERDADERO ORIGEN DE SU DEVOCIÓN A SAN ISIDRO LABRADOR", y está firmada por Diego Herrera Vegas y Bernardo Lozier Alzamán.

Actual Catedral de San Isidro,
edificada en el mismo lugar
que la capilla erigida por Acassuso
El artículo hace en primer lugar una reseña de las investigaciones "que en distintas épocas se han ocupado de biografiar a Don Domingo de Acassuso y, al mismo tiempo, establecer el origen de su devoción a San Isidro Labrador". Luego se ocupa de rastrear los orígenes de don Domingo de Acassuso, desde sus abuelos Pedro de Acasuso y María Ortiz de Sollano. Los padres de nuestro Domingo de Acassuso fueron Domingo de Acasuso y Ortiz de Sollano, hijo de los anteriores, y María de Terreros y Baluga. "Este matrimonio tuvo por hijo, entre otros, a nuestro legendario personaje".

Tras otras precisiones que exceden el propósito de esta entrada, los autores de la nota, basándose en sus investigaciones, dicen: "establecemos que las armas del noble linaje de Acasuso son: "Oro, con una banda de gules engolada de sinople; bordura de azur cargada con ocho aspas de oro".


La versión que mostramos pertenece a Sergio Núñez y Ruiz Díaz y fue publicada en el blog "Heraldistas", de Fernando Martínez Larrañaga, quien afirmaba, al exhibir este escudo y otros que lo acompañaban: "Hoy quiero mostrar los fantásticos diseños Heráldicos de un buen amigo, Sergio Ruiz Díaz, natural de Argentina, concretamente de la ciudad de Buenos Aires".

Imagen procesional del santo,
perteneciente a la Catedral de San Isidro
Naturalmente, hemos elegido la fecha de hoy (la memoria litúrgica de San Isidro Labrador) para publicar esta entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario