Buscar en este blog

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Escudo del cardenal Rosalio Castillo Lara

Rosalio José Castillo Lara nació el 4 de septiembre de 1922. Fue ordenado sacerdote salesiano el día de su cumpleaños de 1949.  Elegimos la misma fecha, 4 de septiembre, para mostrar su escudo cardenalicio.

Tras recibir la  ordenación episcopal,  en 1973, ejerció varios cargos eclesiásticos en su país natal, Venezuela, y en la Curia Romana. En 1985 fue creado Cardenal Diácono del Título de Nuestra Señora de Coromoto en San Juan de Dios (la Virgen de Coromoto es la Patrona de Venezuela). En 1996 fue elevado a Cardenal Presbítero del mismo Título.

Su vínculo con la Argentina -que justifica la inclusión de su blasón cardenalicio en este Blog- consiste en que fue designado por el Beato Juan Pablo II  como Enviado Especial para el Encuentro Eucarístico celebrado en Córdoba en el año 2000,  como acto central, a nivel nacional, de las celebraciones del Jubileo.

El cardenal Castillo Lara,  como enviado del Papa,  presidió las celebraciones de apertura y de cierre de ese Encuentro Eucarístico Nacional.

Este es su escudo cardenalicio:


Cortado y medio partido, 1° de oro, el monograma de María de sable; 2° de gules, la palabra LEX de oro, sumada de una cruz de lo mismo, rodeada de rayos en semicírculo, también de oro; 3° de azur, un castillo de oro, acostado de dos calderas jaqueladas de oro y gules

Algunas  hipótesis respecto del escudo. El primer campo no ofrece dificultades: puede uno suponer que representa la devoción mariana del cardenal.  Respecto del segundo campo, observemos que, al momento de su elevación al cardenalato, Castillo Lara era Pro-Prefecto de la Pontificia Comisión para la Interpretación del Código de Derecho Canónico, de la que, ya cardenal,  fue Prefecto durante muchos años; eso explicaría la palabra "Lex" de esa  partición.  Y respecto del tercer  campo, reúne los símbolos tradicionales de los apellidos Castillo (un castillo) y Lara (dos calderas). 

El lema reza "Misericordia y verdad". La cruz de doble travesaño y las borlas del galero, como es habitual en estos escudos, denotan la jerarquía eclesial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario