Buscar en este blog

jueves, 26 de julio de 2012

Escudo de las Hijas de Santa Ana

Hoy es la memoria litúrgica de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María.  Por ello dedicaremos la entrada de hoy al escudo de la Congregación Hijas de Santa Ana.


En campo de azur una rama de  lirio moviente de la punta,  florecida con  flores y capullos de plata;  brochante un pergamino también de plata que dice "Virga Jesse", "Vara de Jesé".  


El lirio, no hace falta explicarlo, es símbolo de pureza y de la virtud. 


La frase, por su parte,   alude al fragmento del libro de Isaías  que dice:  "Saldrá una rama del tronco de Jesé y un retoño brotará de sus raíces". Jesé era el padre del Rey David;  por ello la expresión se refiere  al linaje de David,  al que pertenecían los padres de María.


En el Común de la Bienaventurada Virgen María anterior a la reforma del Concilio Vaticano II se leía esta antífona del Aleluia para el Tiempo Pascual:


Allelúia, allelúia. Virga Jesse flóruit: Virgo Deus et hominem génuit;           pacem Deus réddidit in se reconcilians ima summis
Floreció la vara de Jesé; una Virgen engendró a un Dios-Hombre;                               Dios nos devolvió la paz, reconciliando en sí mismo lo más bajo con lo más alto 
Tomamos la cita y su traducción del "Misal Diario para América" del padre Azcárate (36° edición, de 1946), donde se alega la cita "Núm XVII". En el capítulo 17 del libro de los Números encontramos este fragmento, que también es evocado por la expresión "Virga Jesse":


        "El Señor dijo a Moisés:  
«Manda a los israelitas que todos los jefes de las familias patriarcales te entreguen cada uno una vara: deberán ser doce en total. Tú escribirás el nombre de cada uno en su propia vara; y en la de Leví escribirás el nombre de Aarón, porque tendrá que haber una sola vara por cada jefe de familia. Luego las pondrás en la Carpa del Encuentro, delante del Arca del Testimonio, donde yo me encuentro con ustedes. La vara del hombre que yo elija florecerá, y así acallaré las incesantes protestas que los israelitas levantan contra ustedes».

        Moisés transmitió esta orden a los israelitas, y todos los jefes de las familias patriarcales le entregaron una vara cada uno: eran doce en total. Entre ellas estaba la vara de Aarón. 

        Moisés las depositó delante del Señor, en la Carpa del Testimonio, y al día siguiente, cuando fue a la Carpa del Testimonio, la vara de Aarón –correspondiente a la familia de Leví– estaba florecida: había dado brotes, flores y almendros. 

        Entonces Moisés sacó de la presencia del Señor todas las varas, y las presentó a los israelitas: ellos las identificaron y cada uno recuperó la suya. 

        Luego el Señor dijo a Moisés:  
«Vuelve a colocar la vara de Aarón delante del Arca del Testimonio, como un signo para los rebeldes. Así alejarás de mí sus protestas, y no serán castigados con la muerte».

        Moisés hizo exactamente lo que el Señor le había ordenado".


San Pablo retoma la misma imagen en la carta a los Romanos (15, 12): "Y el profeta Isaías dice a su vez: 'Aparecerá el brote de Jesé, el que se alzará para gobernar las naciones paganas: y todos los pueblos pondrán en él su esperanza´".


Suponemos que los colores celeste y blanco han sido elegidos adrede por ser los representativos de la Virgen María.

El escudo se completa con una corona sostenida por dos ángeles, y una banda con el nombre de la Congregación.  Estos últimos elementos faltan en la versión que mostramos a continuación, tomada del sitio oficial (en construcción) de las Hijas de Santa Ana.



La Congregación Hijas de Santa Ana   se instaló en 1915 cerca del Bajo Belgrano, donde fundó un colegio gratuito de niñas. El primer lugar en que se establecieron las hermanas fue un viejo caserón en Blandengues 2215, que fue el núcleo del actual edificio del Instituto Santa Ana. 
Desde entonces la acción educativa de la Congregación en la Argentina no ha cesado de crecer. El Instituto Santa Ana y San Joaquín y el Profesorado Santa Ana en la Capital Federal y otras casas en el interior, son la cara visible de esta Congregación, fundada por la Beata Ana Rosa Gattorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario