Buscar en este blog

martes, 3 de julio de 2012

"Escudo", de Leonardo Castellani

Nos hemos ocupado,  en alguna ocasión, de las referencias más o menos explícitas a la Heráldica en la Literatura argentina.   El 17 de diciembre pasado hablamos de "El hambre", y hace unos días de "La fundadora", ambos cuentos de Manuel Mujica Láinez.  En los dos relatos hay explícitas referencias a nuestra disciplina.  En un par de días nos dedicaremos a una obra de Enrique Larreta.

Aun más directo (aunque no más claro) es el poema titulado justamente "Escudo", del sacerdote jesuita argentino Leonardo Castellani. Reproducimos a continuación la página 163 de "El libro de las oraciones" (Ediciones Dictio, Buenos Aires, 1978), "la única colección de  poesías publicadas como tal por el padre  Castellani", como dice una solapa del libro.




Gran admiración nos producen las notables referencias heráldicas en el poema: "escudo noble", "plata", "cuarteles", "púrpura", "sinoble" (sinople), "mote"...

Pero aun mayor es la intriga que causan los interrogantes que nos genera esta poesía. ¿Está Castellani describiendo un escudo real? ¿Un escudo que desea para sí mismo? ¿A qué se refiere con "dentro" y "fuera": al campo mismo y a sus ornamentos exteriores? ¿Cómo ha de interpretarse la referencia a Vasconia y Lacio? ¿Cuántos son los cuarteles de púrpura y sinople y cómo están distribuidos? ¿Cuáles son los signos "bélicos" que aparecen en los campos? ¿Cuál es el "toque plebeyo" que se añade para poner "llama" y quitarle "simetría" al blasón? En una palabra: ¿cómo habría que dibujar el escudo descripto y cómo habría que interpretarlo?


Escudo

Por asimilación con el de Ignacio
¡qué gran ideal labrarse escudo noble!,
dentro, chapado recio en fierro y roble;
fuera, plata y marfil: Vasconia y Lacio.

A los flechazos del mentir, reacio.
A los soplidos del parlar, inmoble.
Los cuarteles: de púrpura y sinoble.
Mote: "Hablar poco, obrar fuerte y despacio".

Alegóricos signos más bien bélicos
de imposibles amores arcangélicos
con militar cautela y osadía...

De lo hermitaño y de lo cortesano
con un toque plebeyo -no villano-
que ponga llama y quite simetría.



Queda claro, eso sí, que el escudo que Castellani describe debe ser invulnerable a las mentiras y a las habladurías,  como también lo sugiere el mote elegido. La vida de Castellani puede darnos pistas para interpretar algunos enigmas de este poema.

Publicamos esta maravillosa obra heráldico-poética en el 80° aniversario de su creación, pues, como puede verse en la página escaneada,  el padre Castellani la fechó el 3 de julio de 1942. Gracias al colega que nos acercó esta poesía, que desconocíamos.

3 comentarios:

  1. En nuestro sitio en recuerdo del P. Castellani, hemos explorado las posibilidad de un vínculo con los Castellani de Florencia. Quizá le interese. Puede verlo aquí.

    ResponderEliminar