Buscar en este blog

jueves, 31 de agosto de 2017

El "nuevo escudo" de San Isidro (Buenos Aires)

Ayer nos referimos al escudo de la localidad bonaerense de San Isidro, y aludimos a la polémica desatada cuando se pretendió cambiar ese centenario escudo.  Profundizaremos acerca de esta cuestión.

Escudo en el Museo Beccar Varela de San Isidro
En octubre de 2014, sorpresivamente, la Municipalidad sanisidrense comenzó a usar un nuevo y extraño escudo.   El emblema no  fue bien recibido, tanto por lo inesperado del cambio como por su costo, entre otros motivos.  Por ejemplo, esto informaba en aquel momento un medio local:

La oposición a la gestión municipal de entonces rechazó el cambio de escudo.  A modo de ejemplo citamos esta opinión de Ángeles Martínez Zuviría, del grupo "ConVocación por San Isidro", en octubre de 2014:
La comunidad de San Isidro se encuentra sorprendida por el cambio repentino del histórico Escudo Municipal, que data de 1915. Lo que nos sorprende es que el Departamento Ejecutivo, con la única finalidad de renovar la forma de publicitarse en vistas a la campaña para la Gobernación 2015, haya gastado $500.000 del bolsillo de los vecinos para solventar este cambio de imagen que no es necesario ni urgente para el partido.
Este medio millón de pesos se gastó sólo en el diseño del escudo y la nueva imagen de la Municipalidad, pero hay que sumarle el gasto generado por la cartelería que se renovó en todo el Partido y el ploteo de nuevo de los 130 móviles de Cuidado Comunitario, como mínimo. Se estima en un gasto aproximado de 2 millones de pesos.
La modificación sin más del Escudo es, al menos, cuestionable.(...) Cuestionable es que el Escudo, que representa la tradición, que a lo largo de los años mantuvo su espíritu y simbología, que forma parte de la larga y rica historia de nuestro municipio y que por eso debe ser respetado, conservado y exhibido; haya sido sin más reemplazado por otro nuevo. Sin dar lugar a los vecinos a que opinemos, participemos o aportemos en el proceso de cambio, o más aún, sin consultar siquiera si considerábamos necesario el cambio....
A las objeciones políticas y económicas nosotros les agregaríamos -y en primer lugar-  las objeciones heráldicas que merece este feo emblema.  Otra opinión adversa, esta vez de un usuario de la plataforma Diplox, el 24/10/2014,  ilustra este tipo de críticas, relativas sobre todo a lo propiamente heráldico (los destacados son nuestros):
Con un amplio rechazo vecinal expresado en las redes sociales, recientemente el Municipio de San Isidro ha renovado su imagen a través de un "nuevo escudo", como emblema representativo. Diseñado por la empresa del publicista Ernesto Savaglio –en vez de haberlo creado un heraldista–, el municipio le abonó la módica suma de medio millón de pesos, según consta en el número 899 del Boletín Oficial (decreto 232 del 24 de enero de 2014). El tema no fue tratado en el Concejo Deliberante, no hubo llamado a concurso ni a licitación pública, ni existe norma alguna que determine el cambio del escudo oficial del municipio. El artículo 1° del decreto aludido especifica que se trata del “desarrollo y diseño de una marca de identidad del Municipio de San Isidro”. El documento lleva las firmas de los doctores Carlos Castellano, concejal a cargo del Departamento Ejecutivo, y Ricardo Rivas, secretario general de Gobierno y Administración. 
¡It’s a bargain!, dirían los ingleses, realmente se trata de una verdadera pichincha. Gasto innecesario e inmoral, cuando existen prioridades, salvo que San Isidro haya alcanzado la capacidad económica de algún emirato árabe. San Isidro se caracteriza por ser fiel a sus tradiciones y, como ya contamos con un antiguo escudo, no necesitamos la llamada marca, que parece más un logo comercial que un escudo, impropia para ser nuestro símbolo local. La “marca de identidad”, eufemismo utilizado para no llamar a las cosas por su nombre, fue presentada a funcionarios municipales, concejales e instituciones amigas y, ocupando el lugar del antiguo escudo, ya reemplaza la anterior estética en toda la comunicación oficial. Los patrulleros municipales y la cartelería de las calles del distrito dan cuenta de una fuerte y costosa campaña publicitaria en la renovación de la imagen del municipio. 
El "logo" en la Casa Alfaro, de San Isidro

El "nuevo blasón", en azur y plata, tiene en su campo a toda una sopa de letras, pues las iniciales que allí aparecen representan al partido y sus localidades. Se toman figuras del antiguo escudo y de la bandera municipal para colocarlas en su campo y en su exterior como ornamentos y cimera. Así tenemos el río, el sol, la iglesia, las hojas y flores del espinillo. Las grandes innovaciones consisten en su forma inglesa, una banda que no se entiende qué pretende representar y los caballos y la torre ojival de nuestra catedral dibujados sin estilización alguna. Lejos está nuestro "nuevo escudo" de cumplir con las leyes de la Heráldica
En síntesis, despilfarro escandaloso, mala o mejor dicho nula heráldica, improvisación, todo ello reúne el "nuevo escudo municipal", que nos recuerda muchísimo al "blasón" de la casa de pastas donde compramos los ravioles el domingo... 
Nota: Si bien, jurídicamente, la marca de San Isidro no reemplaza al escudo original, la realidad es que el antiguo escudo queda olvidado pues ya no aparece en los patrulleros locales ni en la cartelería pública. Hasta ahora no se ha difundido información oficial sobre la marca de identidad. 
Coincidimos con la crítica del comentarista respecto de este escudo que, entre otras fallas, carece de esmaltes y  recurre al burdo expediente de usar las iniciales de San Isidro y de sus seis localidades (Boulogne, Villa Adelina, Acassuso, Beccar, San Isidro y Martínez); al timbre pone la torre de la Catedral y añade unos caballos que quizás pretendan evocar al célebre hipódromo local, pero parecen los de los Campos Elíseos en París...  

El "logo" en la Casa Alfaro

En el Concejo Deliberante se presentaron pedidos de informes al Departamento Ejecutivo respecto del inopinado cambio de emblema. Tal parece que el trámite se hizo largo, pues todavía en julio de 2016 la polémica continuaba. Incluso en septiembre del año pasado una funcionaria municipal respondió al Concejo Deliberante con la nota que pueden leer → aquí. En ella se explica el significado y el uso previsto para el nuevo "isologotipo", que -se afirma- no viene a reemplazar al blasón municipal.




No sabemos cómo siguió la historia, pero en febrero de este año y nuevamente en julio visitamos San Isidro y vimos al nuevo emblema en carteles municipales, señalética urbana y afiches. Sin embargo, no había señales del nuevo isologotipo en los sitios web y perfiles oficiales de la Municipalidad de San Isidro. Sí hay, en cambio, un  apartado referido explícitamente a la bandera y al escudo locales. 

El "logo" en la Casa Alfaro
También es curioso que la conferencia a la que aludimos ayer haya sido dictada justo un año después de la aparición del nuevo símbolo, y que haya asistido a ella, como si nada, el Intendente Municipal. 


Escudo en una plaza de San Isidro

Por cierto, el escudo centenario de San Isidro no es un modelo de perfección heráldica. Lo dijimos en 2010, cuando nos referimos a la bandera y al escudo de la localidad. Pero tiene a su favor su antigüedad y, como se dice en algunos documentos, está arraigado en el sentir de los vecinos. Mucho mejor que cambiarlo sin aviso ni consulta habría sido adecuarlo, sin cambiar su esencia, a las normas de la Heráldica.

Escudo en una plaza de San Isidro
Todas las fotos del escudo y del "logo" son propias y las tomé en julio de este año.

1 comentario: